Entretenimiento

Dos turistas fueron los primeros y los únicos

Actualizado el 20 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Entretenimiento

Dos turistas fueron los primeros y los únicos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Tino y Nicola son las únicas personas acampando cerca de la tarima, en la que se realizará hoy el concierto. Luis NavarroSolitarios.
ampliar
Tino y Nicola son las únicas personas acampando cerca de la tarima, en la que se realizará hoy el concierto. Luis NavarroSolitarios.

Ciudad Cortés, Osa. Tino Elliot y Nicola Pierobon llegaron desde el martes a los jardines del Palacio Municipal para asistir al Osastock. No solo fueron los primeros en llegar, sino que, además, son los únicos que esperan en el lugar... o por lo menos hasta ayer en la tarde.

Elliot es un estadounidense originario de Alaska, y vive en Costa Rica desde el 2009 en una finca en el Pacífico Sur; mientras que el italiano Nicola arribó al país hace tres semanas, de Bogotá, desde donde llegó en bicicleta.

Ambos están pernoctando en sus tiendas de campaña, a escasos metros de donde ya está colocada la tarima para los conciertos de hoy. “Somos los únicos que hemos visto cómo ha pasado todo aquí”, comenta el europeo rubio, de 37 años de edad.

Los foráneos se conocieron en Costa Rica hace tres semanas, y se convencieron de quedarse en la zona, a la espera del Osastock.

“He escuchado el nombre de Boy George pero no lo conozco ni me llama la atención, me gusta más el reggae y el rock ; esta es una buena ocasión para conocer grupos ticos”, opina Nicola.

Sin embargo, no solo la música los tiene entusiasmados, pues también han aprovechado todas las charlas que han habido sobre las míticas esferas de piedra de la región, y además recibieron una clase de yoga en el marco del festival. “No éramos muchos pero por lo menos hicimos yoga”, dice.

Si bien estos turistas no se autodenominan hippies , sí viven de la autosubsistencia y se dedican a cruzar fronteras subidos en sus vehículos de dos ruedas.

Ellos cargan algunas prendas de vestir, un mapa de Costa Rica, unas papayas, otros cacaos y unas cuantas carambolas. “Todo esto nos lo encontramos en la calle y vamos así hasta México para luego pasar a Cuba”, contó uno de ellos.

Para disfrutar los conciertos de hoy, invitaron a sus internacionales amigos de la comunidad nómada Rainbow, de la cual Elliot forma parte, pero todavía nadie más había llegado aparte de ellos dos.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Dos turistas fueron los primeros y los únicos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota