Entretenimiento

Temporada en el Teatro de La Aduana

La tragedia del rey Lear aún vive

Actualizado el 12 de octubre de 2013 a las 12:00 am

Aunque Shakespeare escribió esta tragedia en 1605, el tema del abandono y el abuso a los adultos mayores sigue vigente. Hoy, por primera vez en su historia, la Compañía Nacional de Teatro presenta este clásico.

Entretenimiento

La tragedia del rey Lear aún vive

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
1. Falso amor. Regan ( María Orozco) juró lealtad a su padre (Óscar Castillo), pero falló. Pablo Montiel

ymiranda@nacion.com

La traición, la ambición y el engaño están a la orden del día en Rey Lear, el clásico de William Shakespeare que la Compañía Nacional de Teatro estrena hoy en el teatro de La Aduana, en barrio Escalante.

Escrita entre 1605 y 1606, esta puesta en escena aborda un tema vigente hoy: el abandono y el abuso a los adultos mayores.

Las funciones son de jueves a sábado 7:30 p. m. domingos 5 p. m. La temporada inicia hoy y concluye el 1° de diciembre. En el Teatro de La Aduana, entradas: ¢4.000 general

La Compañía Nacional de Teatro presenta: El Rey Lear

Funciones: de jueves a sábado, 7:30 p. m. / domingos, 5 p. m. / La temporada va de hoy Al 1° de diciembre.

dÓnde: Teatro de La Aduana, en la Antigua Aduana, en barrio Escalante.

Entradas: ¢4.000 (general) y ¢2.000 (estudiantes y ciudadanos de oro )

Reservaciones: 2257-8305.

En ella, el Rey Lear decide heredar a sus hijas (Goneril, Regan y Cordelia) en vida, basándose en las muestras de afecto que le propician en vez de fijarse en la autenticidad del amor y respeto que le profesan.

Deshechas en halagos, Goneril y Regan logran conmover el corazón de su padre. Cordelia, en cambio, prefiere guardar silencio y mostrar con hechos el cariño hacia su progenitor.

Furioso con la actitud de Cordelia, Lear la deshereda y divide el reino entre sus hermanas. Con ellas vivirá en diferentes épocas, con la condición de que le reserven 100 caballeros solo para él.

Dividido el reino, comienzan los problemas: Goneril y Regan ya no soportan a su padre y sus locuras. Pronto lo dejan sin ninguna pertenencia y lo echan de sus casas.

A partir de ahí, cada uno de los personajes de esta historia paga el precio de sus decisiones.

Idea. La tragedia descrita en Rey Lear se presenta este año luego de que el director Fabián Sales resultara ganador del concurso Puesta en Escena, un certamen que proporciona los recursos necesarios para el desarrollo de obras para el repertorio de la CNT.

“Hace muchos años, me interesa la obra. Estamos en un momento que tiene mucho que ver con lo que pasa en ella. Mientras estaba escribiendo la propuesta para el concurso, yo pensaba que había un gran problema con los ancianos a los que se les estaba ‘ninguneando’ en la sociedad, y justo en esa semana apareció una ola de noticias en la prensa sobre el tema. Ahora es uno de los temas que está en el tapete ”, aseguró Sales.

2. En escena. Óscar Castillo y Andrés Montero dejaron la dirección y   volvieron a la actuación.  Pablo Montiel
ampliar
2. En escena. Óscar Castillo y Andrés Montero dejaron la dirección y volvieron a la actuación. Pablo Montiel

El artista comentó que otro de los factores que lo motivó a postular este clásico del teatro fue la experiencia que ha sumado hasta el día de hoy.

PUBLICIDAD

“Si bien tengo la obra en la cabeza desde hace varios años, con esta supero la treintena de obras dirigidas por mí. No es que me siento capacitado, sino lo suficientemente atrevido para asumir una obra de Shakespeare”, agregó.

Sobre su propuesta en esta versión de Rey Lear Sales manifestó que está muy alejada de una propuesta clásica.

“La escenografía está basada en la era de piedra. Es un lugar que no se sabe bien cómo y para qué servía, lo único que se sabe es que ahí solo se realizaban rituales de fiesta y funerarios. Los vestuarios (Rolando Trejos) también tienden a ir a lo primitivo; ni siquiera el rey aparece con grandes trajes. Incluso la música (Carlos Escalante) va de acuerdo con ello, con tambores y ritmos primitivos”, explicó el artista que ha dirigido El viento entre los álamos y Rompiendo códigos.

Según dijo el director, esta concepción “intenta acercarse a lo más esencial del ser humano y casi a lo instintivo de los personajes porque tanto las fallas humanas como los aciertos tienen que ver con decisiones tomadas por instinto” .

Las piezas. El elenco que acompaña a Sales en esta producción está integrado por un equipo de experimentados artistas.

En el montaje participan Óscar Castillo, Rodrigo Durán Bunster, Luis Fernando Gómez, María Orozco, Grettel Cedeño, Laura Montero, Elías Jiménez, José Manuel Elizondo, Douglas Cubero, Andrés Montero, Alex Molina, Roberto Bautista, Alejandro Fonseca, Leonardo Sandoval, William Solano y Esteban Alfaro.

“Lo principal para mí era favorecer el espectáculo y la interpretación de los personajes. En la elección del elenco, lo principal era buscar al actor ideal para cada personaje. A la mayoría los conozco; he trabajado con ellos en otras ocasiones”, acotó.

Sales dijo que el único ‘riesgo’ era Óscar Castillo, pues él tenía más de 20 años de no subir a escena. “Yo había tenido varios contactos con él. Con mi olfato de director y viéndolo en determinadas circunstancias, me di cuenta de que tenía muchas posibilidades para este personaje; por otro lado, me asesoré con gente que lo había visto actuar antes, para no solo guiarme por mi olfato al adjudicar un protagónico como Lear”, aseguró.

PUBLICIDAD

El resultado fue satisfactorio para Sales: “La experiencia es rica, porque Óscar tiene muchas características actorales que favorecen al personaje. El está trabajando bien y dando lo mejor que puede en este momento. Es un privilegio trabajar con gente con experiencia y, más allá de los 20 años que lleva de no subirse a un escenario, a mí ha demostrado que un actor, por más que deje de actuar, nunca olvida su trabajo”, enfatizó.

Hoy el público costarricense verá por primera vez esta versión del Rey Lear . Gladys Alzate, directora de la CNT, pidió a los espectadores volver la mirada a este clásico que aún tiene mucho que decir.

“Shakespeare era un gran dramaturgo, no solo por la obra dramática , sino por su capacidad poética, por esa forma de poner a los personajes a decir las cosas más trascendentales. La literatura te permite ver espejos de seres humanos a los que vos te podés parecer en determinado momento, y sobre eso, ver reflejada tu realidad. Siempre es bueno volver a estas obras que son clásicos, releerlas y darnos cuenta de que no hemos evolucionado tanto”, concluyó.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

La tragedia del rey Lear aún vive

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota