Entretenimiento

Carmen Ros interpretó Castillos de España , en su debut

¡Qué lindo suenan las guitarras en su despedida!

Actualizado el 20 de septiembre de 2012 a las 12:00 am

Inauguración Ayer comenzó el XIX y último Festival Internacional de Guitarras. Aunque el público acudió, no se llenó el teatro

Entretenimiento

¡Qué lindo suenan las guitarras en su despedida!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         La española Carmen Ros se mostró apasionada durante su participación en la fiesta de guitarras.  Diana MéndezInvitada.
ampliar
La española Carmen Ros se mostró apasionada durante su participación en la fiesta de guitarras. Diana MéndezInvitada.

Para el público que acudió a la inauguración de la última edición del Festival Internacional de Guitarras, no quedó duda de lo hermoso del sonido de las seis cuerdas de este instrumento. Así se lo hizo saber la audiencia a los solistas, con sus generosos aplausos.

En unas breves palabras de Luis Zumbado, creador y director del festejo, este dio las gracias a los artistas invitados y en especial a los asistentes, que si bien no llenaron la sala, llegaron deseosos de escuchar a los artistas.

Durante su intervención, su rostro reflejó más tristeza que seriedad, al ver que su creación comenzó su recta final, su última aparición.

La primera en aparecer fue la española Carmen Ros. Llegó con un vestido rojo intenso, una sonrisa calurosa y su guitarra en una mano.

Una vez en su sitio, en el centro del escenario... ¡Se hizo la música!

Ella seleccionó Castillos de España , una composición del también español Federico Moreno Torroba, para complacer a los amantes de la guitarra.

El público se mostró atento a cada detalle de su ejecución; la obra de Moreno Torroba estaba compuesta por 14 obras cortas.

Sobre el escenario, Ros se mostraba segura, con una mano derecha que se movía con gracia sobre su guitarra.

Entre cada brevísima pausa de la guitarrista, las que hizo entre cada una de las 14 partes de la obra, se colaba el sonido de los bocinas de los automóviles desde el exterior. Mientras que en el interior de la sala las personas aprovechaban para moverse un poco y acomodarse entre sus butacas.

La labor de la guitarrista era seguida de cerca por todos, sin embargo, quienes ocupaban las primeras filas de la luneta se mostraban apasionados mirando cada movimiento de la artista.

Ros finalizó su trabajo –una vez más con una cálida sonrisa– mientras el público le demostraba cuánto les gustó la interpretación mediante un generoso aplauso. Al cierre de esta edición, el guitarrista Luis Fernando Aguilar se mantenía sobre el escenario presentando su disco Quimera .

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

¡Qué lindo suenan las guitarras en su despedida!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota