Entretenimiento

Banda presentó el martes su nuevo disco

El extraño (y ansiado) regreso de No Doubt

Actualizado el 27 de septiembre de 2012 a las 12:00 am

Once años han pasado desde que la banda estadounidense lanzó su anterior disco de estudio y esta semana rompen ese silencio con Push and Shove . ¡Qué siga la fiesta!

Entretenimiento

El extraño (y ansiado) regreso de No Doubt

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Desaparecidos por más de una década, los músicos de No Doubt aseguran que, en realidad, nunca se fueron y que con su nuevo disco Push and Shove están más vigentes que nunca.

“No lo tomamos como una pausa, porque hemos hecho tantas otras cosas, ya sea relacionadas con No Doubt o no, lo cual incluye tener ocho hijos en total, entre todos”, recordó el baterista Adrian Young, en un comunicado enviado por su disquera.

Además de los hijos de cada uno, el grupo produjo una colección de éxitos en el intermedio que incluyó una nueva versión de It’s My Life y la correspondiente gira de promoción.

Asimismo, la cantante Gwen Stefani lanzó su primer disco como solista en el 2004 llamado Love. Angel. Music. Baby. y que se convirtió en un éxito de ventas en todo el mundo.

“Después de Rock Steady (2001) decidimos que queríamos tomarnos una pausa. Nunca lo habíamos hecho. Pero, en realidad, no sé cómo tomar una pausa, así que pensé que tal vez podía hacer un disco bailable, pero terminaron siendo dos. Luego, tuve dos bebés. Eso nos lleva al 2008 cuando decidimos hacer un nuevo disco de No Doubt. Todo mundo dice que estábamos en pausa, pero si hacemos números, más bien nos adelantamos”, aseguró, por su parte, la cantante.

“Estuvimos haciendo música y haciendo bebés. Nos gusta hacer cosas”, bromeó Young.

Cualquier presión para que lanzaran un nuevo disco simplemente la ignoraron y optaron por hacer las cosas con calma y de la mejor manera posible.

“Me agrada que nos hayamos tomado nuestro tiempo y que insistiéramos en hacer nuestro mejor esfuerzo. Me inspira la ética de trabajo de mis compañeros y su compromiso en hacer algo realmente especial. Creo que eso se nota en Push and Shove ; es un álbum del que estamos muy orgullosos”, resaltó el guitarrista Tom Dumont.

La inspiración para este nuevo trabajo salió luego de que se embarcaran en una gira norteamericana en el 2009 y se dieran cuenta de que lo bien que la pasaban juntos y en el escenario.

Para la banda, este fue un proceso que se dio de forma natural y fue solo como volver a caminar justo donde se habían detenido más de una década atrás.

PUBLICIDAD

“Tanto ha pasado y realmente todavía somos tan buenos amigos y todavía podemos seguir haciendo esto. Nada lo damos por sentado”, sentenció Stefani.

De igual forma, este proceso los hizo regresar a sus primeros días como banda en 1987, cuando hacían lo que más disfrutaban: tocar en vivo. “Eso es lo que nos sale de forma muy natural. Componer siempre ha sido un reto, pero cuando los cuatro estamos juntos en un escenario nos sentimos como en casa”, dijo el bajista Tony Kanal.

Esa confianza renovada fue el principal impulsor que desató el proceso creativo que hoy da como resultado Push and Shove .

Diferencias. A pesar de la comodidad con la que No Doubt abordó este nuevo trabajo, no todo fue igual a lo habitual.

“Lo escribimos de una forma distinta. Nos juntábamos a eso de las 4 p. m. y nada pasaba antes de que el Sol se pusiera aunque lo intentáramos. Y luego, a las 9 p. m. y por 15 minutos, alguna magia sucedía. Fue un proceso muy largo que llevó todo un año hasta que tuvimos listo el disco. Son solo 11 canciones; no hay más”, reveló la rubia intérprete.

Según agregó Kanal, en el pasado siempre tenían entre 20 y 30 canciones entre las cuales elegir las diez que iban a formar parte del producto final. No esta vez.

“Pasamos mucho tiempo con cada canción, asegurándonos de que cada elemento fuera igual de bueno. Si no lo era, pasábamos cinco semanas arreglándolo hasta que estuviéramos seguros de que era el correcto”, dijo Kanal.

“Aprendimos que no se puede apresurar una composición. Si se hace, se termina con una basura. Una vez que la puerta se abría, la atravesábamos y las canciones fluían”, añadió el bajista.

En Push and Shove , también fluyen los sonidos que han caracterizado a la banda desde el inicio. Están presentes sus raíces ska y rock , sus influencias de dancehall y su lado electrónico.

“Es una perfecta combinación de nuestras influencias musicales a través de los años, pero unidas de una forma realmente moderna”, afirmó Dumont.

“No teníamos idea de qué dirección seguir cuando empezamos con este disco. Solo empezamos a escuchar las canciones que amamos y que deseamos haber escrito y las analizamos. Intentamos sonar como lo que amamos, pero siempre terminamos sonando como nosotros. Es lo más extraño”, concluyó Stefani.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

El extraño (y ansiado) regreso de No Doubt

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota