Entretenimiento

David Fonseca-Astorga, cantante costarricense de ópera

'No debí demostrarle la belleza de mi voz (a Plácido Domingo); él ya la conocía'

Actualizado el 31 de mayo de 2014 a las 12:00 am

¡Lo que se quiere, se puede! El tico, de 25 años, quiso abrirse campo en tierras europeas y, tras tres años de esfuerzo y dedicación, logró agarrarse de la mano de Plácido Domingo, con quien grabó una ópera

Entretenimiento

'No debí demostrarle la belleza de mi voz (a Plácido Domingo); él ya la conocía'

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
David Fonseca-Astorga, de 25 años, trabaja en el Palacio de las Artes Reina Sofía, de Valencia, España, y, febrero de este año, grabó una ópera con Plácido Domingo y Adrea Bocelli. Foto: Pablo Montiel

David Fonseca-Astorga partió en el 2011 hacia Bélgica con solo 500 euros (unos ¢380.000), dos valijas cargadas de ropa y una gran voz en el pecho.

A sus 22 años, este tenor costarricense de ópera dejó su natal Poás de Alajuela para abrirse camino en tierras europeas. En ese año, él fue la única persona latinoamericana que fue admitida en el Conservatorio Real de Bruselas.

Tiempo después ganó uno de los ocho puestos en la Ópera Estudio de Flandes, Bélgica.

“Cuando fui a Bélgica, no sabía francés y estaba flojo en el inglés, pero gracias a Dios todo se acomodó a mi favor”, recordó.

En el 2013, Fonseca, de 25 años, viajó a España para concursar por una beca en el Centro de Perfeccionamiento Plácido Domingo, que pertenece al Palacio de las Artes Reina Sofía, de Valencia. Otros 124 cantantes luchaban por un cupo en esa compañía.

“Uno participa esperando ganar, pero siempre da una gran felicidad saber que sí lograste alcanzar una de tus metas”, cuenta.

Tras pasar la audición, su voz sobresalió, y el costarricense logró quedarse con uno de los 14 campos que estaban en disputa.

A partir de ese momento, el cantante tomó la mano de uno de los grandes de la ópera, Plácido Domingo, y aseguró que no la soltará. “Es una gran persona y tengo mucho que aprender de él”.

Domingo y la Orquesta de la Comunidad Valenciana del Palacio de las Artes –de la que forma parte Fonseca– grabaron a principios de este año una nueva versión de la ópera Manon Lescaut , de Giacomo Puccini.

En esta producción, contaron con la participación del italiano Andrea Bocelli, quien suma más de 70 millones de discos vendidos a lo largo de su carrera profesional.

¿Cómo fue grabar un álbum con esos dos famosos? ¿Cómo ha sido trabajar en España? A esas y otras preguntas respondió Fonseca en una entrevista que dio a Viva .

Acá un extracto de esa conversación telefónica.

¿Cómo fue la audición?

Este concurso fue en junio del año pasado y fuimos 125 personas. Nos pusieron a cantar y nos escucharon con atención. De todos esos cantantes, escogieron solo a 14, yo entre ellos.

PUBLICIDAD

¿Cómo eran las clases?

Muy duras, recibíamos como mínimo ocho horas de clases; era cansado, pero valía mucho la pena. Ya terminamos el curso, se acabó el 31 de enero.

Allí recibió clases con Plácido Domingo, ¿qué tal le fue?

Plácido Domingo está muy involucrado con la actividad del centro, está supervisando el trabajo que hacemos ahí. Por su trabajo, él casi no tiene tiempo, pero nos da clases cada vez que viene a Valencia.

”Es sensacional. No podría tener un mejor maestro: tiene paciencia, y lo más importante es que entiende que uno está aprendiendo. Eso sí, es muy estricto”.

Como parte del estudio cantó la ópera La coronación de Darío , de Antonio Vivaldi.

Sí, eso fue en diciembre. Me tocó el rol principal, fui Darío. En la preparación trabajábamos 15 horas al día porque los ensayos eran muy limitados: la orquesta del Palacio tenía que prepararse para unos conciertos que daría.

”Nos tocó hacer la producción en cuestión de un mes. El trabajo fue muy intenso”.

Después de ingresar al Centro de Perfeccionamiento Plácido Domingo, logró quedarse como parte del elenco estable del Palacio de las Artes, de Valencia.

En el centro se prepara a jóvenes cantantes para la vida profesional y para insertarlos en la vida del teatro. De esos 14 que pasamos la audición en junio nos dieron una plaza fija en el palacio solo a nueve, yo entre ellos.

¿Qué significa trabajar en el Palacio?

Trabajar en el Palacio es como manejar un Ferrari, es riquísimo y estoy muy orgulloso de estar ahí.

Inmediatamente después de ser contratado ahí le sale la oportunidad de grabar la ópera Manon Lescaut , de Giacomo Puccini, con Plácido Domingo y Andrea Bocelli.

¡Imaginate! Estoy superfeliz por eso. Es un sueño cumplido, lo hicimos en febrero de este año.

¿Cómo se dio?

Cuando Plácido tiene un proyecto toma en cuenta a las personas que trabajamos en el Palacio de las Artes. Hace una audición, en la cual participé y me seleccionaron.

La grabación, ¿cómo fue?

Grabamos en el auditorio del teatro, con la orquesta del Palacio. El ambiente era completamente relajado. Los ensayos eran de 3 p. m. a 10 p. m. Todo se repetía miles de veces, porque tenía que sonar perfecto. Creo que por la experiencia que tiene Domingo ya lo ha visto y vivido todo, y eso hace que nos dé mucha confianza y serenidad. No existe esa sensación de sofoque.

PUBLICIDAD

¿Cuál papel le tocó?

Andrea Bocelli cantó el rol principal, y a mí me tocó un rol de carácter, en donde el sonido bonito no es tan necesario.

¿Qué fue lo más difícil de hacer este rol?

Lo más complicado fue darle el carácter que necesitaba. Empecé con una línea definida, elegancia, pero después Plácido me dijo que buscara un color no tan elegante, que debía divertirme más, hacer un sonido feo porque este rol es para gente experimentada, gente con gran teatralidad.

”Ese fue un reto, darle ese sonido perfumado y no hacerlo con la elegancia que me caracteriza. Lo bueno del caso es que yo no tuve que demostrarle la belleza de mi voz (a Domingo); el ya la conoce”.

Una cosa es tener a Plácido Domingo como maestro y otra como colega...

Es maravilloso, Plácido ya no tiene que demostrarle nada a nadie, no le interesa lo que digan de él, es muy relajado. Es supersencillo, humilde, cercano a la gente, nunca te va a ver por debajo del hombro. Ha sido una inspiración.

”Te admito que yo estaba preocupado por sacar un sonido hermoso, pero él nos dio tranquilidad”.

¿Y Andrea Bocelli?

Superbellagente . No lo conocía, lo había escuchado, claro, pero fue una gran impresión conocerlo. Tiene una voz bellísima.

”Es un poco diferente trabajar con él por su discapacidad, pero es un colega maravilloso. Tiene disposición, tiene deseo grande por escuchar voces nuevas. Me dijo que le encantaba mi voz, que le gustaba”.

¿Cuándo sale a la venta este disco y cómo se llama?

Aún no sé cuándo saldrá a la venta, y en cuanto al nombre no tiene uno en particular.

Después de esta experiencia, asumo que existe la posibilidad de trabajar de nuevo con Domingo.

¡Sí! El maestro Domingo me invitó a cantar en noviembre para una producción, ya tenemos el contrato. Pero mejor no adelantarnos.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

'No debí demostrarle la belleza de mi voz (a Plácido Domingo); él ya la conocía'

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Katherine Chaves R.

katherine.chaves@nacion.com

Periodista de Sucesos

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Bachiller en Periodismo en la Universidad San Judas Tadeo.

Ver comentarios
Regresar a la nota