Entretenimiento

Festival de la Municipalidad de San José comenzó ayer

En Transitarte, abuelos armaron un bailongo con Orquesta Lubín Barahona

Actualizado el 09 de marzo de 2013 a las 12:00 am

Gozadera Decenas de adultos mayores movieron las caderas a ritmo de swing , bolero y hasta cumbia en el parque Nacional

Entretenimiento

En Transitarte, abuelos armaron un bailongo con Orquesta Lubín Barahona

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Solos, en pareja y hasta en grupo. Ayer, ni un solo adulto mayor se quedó sin mover las caderas y agitar las canas en un bailongo musicalizado por la Orquesta Lubín Barahona, durante la primera tarde del Festival Transitarte.

El fiestón se armó en el corazón del parque Nacional, bajo un cielo gris impenetrable. En los alrededores hacía frío, pero frente a la tarima la temperatura era digna del Carnaval de Puntarenas.

Entre esquina a esquina, los señores buscaban entre el gentío a su próxima pareja de baile.

El ritual era el mismo en todos los casos: ellos les lanzaban una mirada pícara, alzando un poquito el mentón; ellas, con una sonrisa de oreja a oreja, movían su cabeza para otorgarles el ansiado sí.

De la mano se iban hasta el centro de la pista de baile y juntos se rendían a los placeres del swing , al contagioso merengue y a ese paso doble que se baila cachete con cachete en un ladrillo.

Como abejas a la miel canciones como Te extraño , de Leo Dan; Cómo fue , de Benny Moré, y La guaria morada, de Roberto Gutiérrez atrajeron a tantos señores al sitio del baile, que la danza se extendió al zacate y a cuanto espacio quedara libre.

A quien la suerte no favorecía con un acompañante, poco le importaba, pues para bailar solo era necesario ponerse una mano en el vientre y subir la otra al aire mientras la cadera se balanceaba de un lado a otro. A estas edades, la experiencia le ganaba a la verguenza.

“Me parece magnífico que hagan estas actividades; esto nos llena de vida”, aseguró Leonel Morales de 80 años, mientras miraba al resto disfrutar.

Como chiquillos, los abuelos aplaudían después de cada pieza y gritaban como adolescentes en concierto cuando alguno de los cantantes decía “¿quién dice que los adultos mayores no bailan?”.

Pura felicidad. En escena, los músicos vibraron con cada ejecución. Cómo no lo iban a hacer: para aquellos señores, ellos eran los capitanes de un viaje a los mejores años de su vida.

“Ver a toda esta gente bailando es bueno para el corazón”, dijo el cantante limonense Jhonny Dixon, invitado especial de la orquesta para la ocasión.

PUBLICIDAD

Por supuesto, la fiesta no fue solo para los mayores. Desde una orilla de la pista de baile, un numeroso grupo de espectadores que venía de sus trabajos contemplaba, emocionado y posiblemente con algo de envidia, el júbilo de los señores.

“Me parece buenísimo que hagan estos bailes para los señores; ellos también pueden disfrutar, no solo los jóvenes”, dijo Nicole Sequeira, vecina de Heredia. Ella aprovechó la ocasión para llevar a su abuelita Dalila Cascante, quien vino desde Santa Cruz para compartir con su familia.

“Esto es perfecto, cuando era joven vivía en San José y no me perdía los bailes con la Lubín Barahona. Era de las que iba a salones como La Galera y El Jorón; estar aquí me hace recordar aquellos tiempos”, dijo Cascante.

La guanacasteca agregó que los municipios deberían organizar más bailes como este para que las generaciones de jóvenes y adultos mayores se encuentren.

Eran las 5 p. m., en medio de los nubarrones que vaticinaban por lo menos un chubasco, el Sol apareció y con ello la orquesta se despidió al ritmo de una pieza del swing de las grandes bandas.

Emocionados, una buena parte señores se dispersó rápido entre los numerosos puestos de artesanías, mientras que otro grupo atacó el frío de la tarde con un café y pan casero.

Los más emocionados no perdieron el tiempo y, sin pensarlo mucho, fueron a esperar que los músicos descendieran de la tarima para preguntarles cuándo se volverían a encontrar; ellos les contaron de su agenda de presentaciones. Tras el intercambio de información, aquello era otra cita asegurada.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

En Transitarte, abuelos armaron un bailongo con Orquesta Lubín Barahona

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota