Entretenimiento

Una actriz y filóloga fiebre de Los Beatles: Todavía es tiempo

Actualizado el 14 de marzo de 2014 a las 12:00 am

Entretenimiento

Una actriz y filóloga fiebre de Los Beatles: Todavía es tiempo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Filóloga, actriz, directora y beatlemaníaca

Ante el primer rumor, tomé el teléfono y llamé a mi papá. Emocionada le dije: “¿Viste? Esta vez sí es cierto. Viene Paul.”

Esperaba que la emoción fuera recíproca y lo que escuché al otro lado fue a un exadolescente apasionado (y quizás algo resentido) de los 60 que me lanzó un lacónico: “¡Se le hizo un poco tarde!”

Aclaro: mi Beatle es John Lennon, pero por circunstancias obvias, no puedo esperar su visita.

Que venga Paul McCartney a Costa Rica después de varias décadas de haberse convertido, con los otros tres enormes de la música, en la historia misma de una generación, de dos, de tres, representa el fin de una larguísima espera, la nostalgia de aquel tiempo que, ciertamente, fue mejor, porque estaba más viva que nunca la esperanza de que habría un tiempo mejor.

Sin embargo, yo también tengo cosas que contar: Mi adolescencia y mi vida adulta han sido marcadas por cada uno de los primigenios acordes “simples” y pegajosos, esos que me hacían brincar en la cama mientras coreaba incansable los estribillos de Twist and Shout . Recuerdo la complicidad que sentí con Paul cuando escuché por primera vez Do you want to know a secret? Nunca dejo de acudir a Revolution cada vez que siento que en el mundo las cosas deben ser siempre de otra forma, una más humana y entrañable. Y evoco cómo Let it be me consoló durante una gripe interminable. And I love her me acompañó camino al altar; no podía ser de otra forma.

Pocas veces se alinean los astros para que en el lugar preciso y en el momento justo los genios se conozcan y cual alquimistas, conviertan en oro todo lo que tocan (literalmente). Los Beatles hicieron más que eso, porque estoy convencida de que seguirán viajando en el ADN de incontables generaciones más. Paul y Ringo sobrevivieron a sus compañeros y continúan recordándole a esos eternos adolescentes de los 60 y de los 70 que quizás el sueño aún esté vivo.

Papi dijo: “¡Se le hizo un poco tarde!”. Paul dijo: Let me roll it . Yo tengo 33 y digo: “Hacelo, Paul, que todavía es tiempo”.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Una actriz y filóloga fiebre de Los Beatles: Todavía es tiempo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota