Entretenimiento

Octava edición del festival de música costarricense

¿El Rock Fest escribió su punto final?

Actualizado el 23 de abril de 2013 a las 12:00 am

Sin futuro El productor del festival, Ernesto Adduci, dijo que es probable que la actividad roquera no se vuelva a realizar

Entretenimiento

¿El Rock Fest escribió su punto final?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Tras varias semanas de expectativa, el Rock Fest 2013 tuvo lugar el sábado 20 de abril en el Palacio de los Deportes, sin atrasos ni faltante de ninguna de las bandas anunciadas, pero con escaso público y graves problemas de sonido.

El creador y organizador del Rock Fest, Ernesto Adduci –que en su edición 2013 trabajó al lado de la productora Evenpro– ha dicho que es probable que el festival no se vuelva a realizar más.

En entrevista con Viva , el productor habló acerca de la música contemporánea nacional y el futuro del Rock Fest, entre otros temas.

La memoria está fresca. Como fan de la música, ¿cuáles presentaciones lo marcaron del festival?

Tuve muchas sorpresas en este festival. Cocofunka es hoy una de mis bandas favoritas, gracias a lo que vi ahí y al disco que me dieron. La presencia de Javier en escena es sensacional; él tiene una persona que es él mismo, no actúa. Las letras y la música están muy bien. La otra que me impresionó fue Sight of Emptiness, que como escribiste ayer, no ‘pifiaron’ una nota, y esos maes tocan a mil por hora. Cuando se bajaron de la tarima, fui a decirles que están volando muy alto, mucho más alto que otra banda de metal que haya tenido.

”Y Percance yo siento que armaron un show para Rock Fest con todo. La energía que estos muchachos tienen en escena... No podés parar de brincar; no me sabía las canciones y no podía parar de brincar tampoco. Es toda una experiencia; me gustaría verlos en un concierto en el que no estoy trabajando.

Tras 10 años no realizar un Rock Fest, ¿cuál es su percepción de la música costarricense actual?

Hemos mejorado muchísimo. Te lo voy a decir desde dos puntos de vista. Desde el punto de vista del músico, siento que es más profesional. Antes tenía una banda de banca, porque siempre había un músico que no llegaba. Todos los músicos hicieron un show especial para Rock Fest, todos tenían los tiempos medidos, creo que solo a una banda le tuvimos que bajar el telón. Hay unos que cambiaron muchísimo: vos oís a Pato Barraza hoy y lo oías hace 10 años y es algo completamente diferente. Ha habido muchísimo cambio y también otras propuestas como la de Patterns, que es una cosa totalmente nueva en algo como el Rock Fest.

PUBLICIDAD

”Han subido varias gradas a nivel de profesionalismo. Lo otro importante es de industria. Ahora hay mánagers en serio; antes éramos un poco de fiebres. Gente como Tomás o Graciela de Autómata, son tipos que van un paso adelante siempre, eso no pasaba; nosotros éramos más reactivos, ahora somos más proactivos. Todo mundo está trabajando por llevar nuestra música afuera de nuestras fronteras; Percance está saliendo a Colombia, Los Cuchillos viene llegando del Vive Latino, The Great Wilderness viene del Canadian Music Festival. Estamos internacionalizándonos en serio. Antes íbamos y matábamos un chivo, y ahora es con plan.

¿Ha podido deliberar acerca las posibles razones de la baja asistencia al festival?

Como yo no vivo aquí, lo que he tenido son muchos comentarios de gente. Me dicen que hay muchos conciertos de bandas nacionales todos los fines de semana, ya sean patrocinados por empresa privada o por el Gobierno, y que son gratuitos, y cuando se les pide que paguen un monto por ver rock nacional le está costando más a la gente. Y tal vez no tanta gente sabía lo que era Rock Fest. Yo sé que los que llegaron y vieron la tarima y el nivel de producción salieron totalmente satisfechos. Ayer vi un comentario en Facebook que decía “qué maravilla la mística del Rock Fest, ahora entiendo”. Y es cierto, mucha gente que tuvo el sueño de tocar en esa tarima o de verla se le cumplió. Quedé satisfecho porque la gente que lo disfrutó fue la que lo quería disfrutar y la que quería aprender de esa mística del Rock Fest.

¿Cuáles considera que fueron los aciertos y desaciertos?

Parece mentira, pero creo que fue un acierto pasarnos al Palacio de los Deportes. La cantidad de público que llegó, en el Saprissa, se hubiera visto muy poco. Acá si acaso hay tres lugares hechos para la música en vivo. Había gente vendiendo cortesías afuera, muchísimo más baratas que el costo normal de la entrada, y eso es algo que la ley no permite decomisar. Uno de los mayores aciertos fue tener las dos tarimas ininterrumpidas. La música no paró en todo el día y eso fue fantástico. También tener un programa de bien social como lo de las guitarras, estar con los músicos en las escuelas con los chiquitos de siete años que se saben las canciones de Percance. El disco es un trabajo bastante válido y obra de Graciela Picado. Los muchachos de La Carpio cantando con Luis y Andrés...

PUBLICIDAD

¿Cuáles son las posibilidades de que se vuelva a hacer el festival?

Son muy bajas. No únicamente por el resultado financiero del evento, sino porque tengo 10 años más que cuando lo hacía antes, y los siento en el cuerpo. Ayer (domingo para los lectores) me tuve que tomar una pastilla en la mañana; no aguantaba las piernas. Hemos estado en auto desde las dos de la tarde del sábado [13 de abril] hasta hoy [22 de abril]. Fue un esfuerzo como el que nunca había hecho en ningún otro Rock Fest. Esto fue una quijotada, y salió muy bien y estoy satisfecho con lo que hicimos, pero estoy muy cansado físicamente. Hay un alto nivel de sacrificio al hacer un concierto de este tipo. Tenemos una película por editar. Tenemos un concierto de 27 bandas, de 13 horas, grabado completo en audio profesional, y hay que hacer algo con eso. Hay mucho por hacer; no es únicamente un concierto, es un estado mental y suena cliché, pero si es el estado de mi mente entonces no es cliché, es cierto. Las probabilidades de que vuelva a pasar son muy bajas.

Recuento final. En la crónica publicada por Viva al día siguiente, se habló de la puesta en escena de todos los artistas que se habían presentado antes del cierre de edición, llegando hasta el concierto de Gandhi.

Antes de eso, El Guato hizo un buen repaso por los temas más icónicos de sus dos álbumes, como Nosotros los pobres y Tan Linda Costa Rica . A la banda la abrazó el público con enérgicos bailes y coros que pusieron en evidencia el apego que todavía existe entre ambas partes.

Gandhi, una de las más esperadas, tuvo un arranque abrupto que se superó con el paso de unos minutos. La banda mezcló canciones ya consolidadas, como Al son del dolor y Seca roja reja , con algunas de Arigato no! (su disco más reciente, del 2009), como Lo que más dolió .

La fiesta culminó con la mejor agrupación del país para efectos de celebrar y pensar, sin que ambos actos sean excluyentes, con canciones de estructuras alternativas que, como bien lo dice su Manifiesto , no son “para los sentados”.

Literalmente moviendo al público de un lado al otro, Sonámbulo puso a menear a metaleros , punketos y poperos ; a señores, niños y adolescentes; a vendedores de comida, sonidistas y conserjes; todos por igual, todos en unión, todos poniendo en práctica el saber del cantante Daniel Cuenca: “sigan bailando”.

Tras más de 30 minutos de presentación, con presencia en tarima de miembros de Percance, 424 y Cocofunka, la banda se despidió y cerró el telón del que será, quizá, el último Rock Fest en la historia.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

¿El Rock Fest escribió su punto final?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Alessandro Solís Lerici

alessandro.solis@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Periodista de la Revista Dominical de La Nación. Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica. Escribe sobre temas sociales, internacionales, generaciones jóvenes, crónicas, problemáticas culturales.

Ver comentarios
Regresar a la nota