Entretenimiento

Ritmos tropicales convocaron a un público muy variopinto

Actualizado el 11 de noviembre de 2012 a las 12:00 am

Entretenimiento

Ritmos tropicales convocaron a un público muy variopinto

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         La pequeña Erica Castro celebró sus 11 años en el concierto a lado   de sus progenitores, Jazmín Ulate y Arturo Castro  .Pablo Montiel.De cumple.
ampliar
La pequeña Erica Castro celebró sus 11 años en el concierto a lado de sus progenitores, Jazmín Ulate y Arturo Castro .Pablo Montiel.De cumple.

El concierto Son para bailar tenía un propósito muy claro: hacer que los asistentes dejaran correr por sus venas ese sabor que solo la música tropical puede lograr.

Fue esa razón lo que motivó a que un público muy diverso se diera cita en el Estadio Ricardo Saprissa para disfrutar de una noche en la que salsa y el merengue fueron protagonistas.

Ese fue el caso de la pequeña Érica Castro, quien celebró anoche sus 11 años en compañía de sus padres, Jazmín Ulate y Arturo Castro. Asistir al concierto fue una gran sorpresa.

“Hoy (ayer para los lectores) estoy cumpliendo años. Mis papás me levantaron esta mañana con un regalo y cuando lo abrí me di cuenta de que eran las entradas. No lo podía creer”, contó la niña, quien además confesó que le encanta bailar y esperaba hacerlo con su padre.

Con igual adrenalina estaba la pareja de esposos formada por Luz Gaitán y Sigur Cordero, quienes llegaron desde Cartago, con la convicción de que sería una noche para bailar y celebrar su amor.

“Esta es la primera vez que vemos a estos tres artistas. Vinimos porque nuestra hija nos regaló las entradas y no queríamos perder esta oportunidad”, aseguró Cordero.

Para su esposa, la salsa y el merengue son géneros que también permiten expresar amor y romanticismo. Es por ello que apenas ingresaron al área Vip decidieron buscar posibles lugares en los cuales poder bailar.

“Espero poder lograrlo y que bailemos gran parte de la noche”, expresó la señora.

En el costado norte del recinto tibaseño, específicamente en el sector dispuesto para personas con necesidades especiales, se encontraba en su silla de ruedas, Francisco Castillo.

Con una cálida sonrisa comentó que siempre había soñado con escuchar a Gilberto Santa Rosa en vivo, en especial sus baladas.

“Para mí, él es un músico maravilloso. Sé que el destaca en la salsa, pero cantando baladas también es muy bueno. Estoy feliz de poder disfrutar de su música”, afirmó mientras tomaba la mano de su esposa, Ana Arévalo.

Ambos tenían muy claro algo: el momento más especial sería cuando el salsero puertorriqueño interpretara el tema Mentira .

PUBLICIDAD

“Es una canción que transmite mucho sentimiento, así que los dos sentimos que es nuestra canción como pareja”, dijo Arévalo.

El vocero de One Entertainment, Juan José Rojas, estimó la cantidad de asistentes en unas 10.000 personas. Sin duda, para ellos, el concierto fue la ocasión ideal para sacar a bailar el amor y los recuerdos, muchos al lado de sus seres queridos.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Ritmos tropicales convocaron a un público muy variopinto

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Lysalex Hernández A.

lysalex.hernandez@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Coordinadora editorial en la Revista Teleguía de La Nación. Licenciada en Periodismo Social por la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre documentales, series de TV y streaming y todo lo relacionado al mundo del entretenimiento.

Ver comentarios
Regresar a la nota