Entretenimiento

Nuevo ‘box set’ de la banda británica

Pink Floyd cierra el ciclo de restauración de su inventario

Actualizado el 02 de julio de 2014 a las 12:00 am

Con el lanzamiento esta semana de la reedición remasterizada de lujo del disco The Division Bell , queda completamente remozada la discografía de la banda inglesa

Entretenimiento

Pink Floyd cierra el ciclo de restauración de su inventario

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
(William Sánchez)

Hace casi tres décadas, Pink Floyd comenzaba uno de los discos más icónicos de su catálogo –el popular Wish You Were Here (1974)– con la frase: ¿Recuerdas cuando eras joven? Brillabas como el Sol. Sigue brillando, diamante loco .

Hoy, esas líneas podrían dedicársele a toda la discografía de la banda, ya no solo por la característica de imperecedera que tiene su música, sino también por el hecho de que ahora todos sus discos pueden adquirirse remasterizados y sonando como mejor pueden.

Aprovechando las facilidades que han brindado los cambios de la tecnología en el campo de la ingeniería de sonido, el maestro James Guthrie (productor cuya labor con Pink Floyd ha sido constante desde 1978) se encargó del proceso de remodelación sonora de The Division Bell (1994), décimo cuarto y último álbum en estudio del grupo y, por ende, con el que se concluye la serie de reediciones de sus discos. Conozca el proceso de remasterización y la discografía de la banda [[BEGIN:INLINEREF LNCGNF20140702_0001]]aquí[[END:INLINEREF]].

El lanzamiento de la nueva edición de The Division Bell también marca el vigésimo aniversario desde su lanzamiento al mercado musical. Esto se celebra con un box set (o caja de discos), en el que se incluyen dos vinilos cuya remasterización se realizó a partir de las cintas originales de Pink Floyd, con algunas tomas extendidas e inéditas.

Por si fuera poco, el paquete de lujo también incluye vinilos de 7” con los sencillos Take It Back y High Hopes , un Blu-ray con el audio en alta definición y el disco en versión de audio 5.1, y el video de Marooned , canción que ganó el Grammy al mejor tema de rock instrumental en 1994 y cuyo video fue estrenado hasta este año.

Alineación de Pink Floyd para ‘The Division Bell’: Richard Wright, David Gilmour y Nick Mason. / Fotografía: Cortesía de Warner Music.
ampliar
Alineación de Pink Floyd para ‘The Division Bell’: Richard Wright, David Gilmour y Nick Mason. / Fotografía: Cortesía de Warner Music.

Epílogo. Al momento de su salida a la venta, la crítica especializada no fue muy positiva con The Division Bell . Eso no fue importante ni para los fans ni para los curiosos que no pudieron pasar por alto un lanzamiento de Pink Floyd; gracias a ellos, el disco llegó al tope de las listas de ventas en Estados Unidos y el Reino Unido.

PUBLICIDAD

Hasta la fecha, el álbum ha vendido más de 12 millones de copias en todo el mundo, y su música ha sido rescatada por algunos críticos años después de su lanzamiento.

Division Bell podría ser solo el caballo negro del canon de Floyd. El tríptico de las canciones de apertura es un impresionante regreso a algo muy cercano a la esencia eterna de la banda, y gran parte del resto del disco conserva un poder silencioso y una cualidad meditativa que delata un sentido genuino de unidad”, publicó la revista Uncut en un especial lanzado en el 2011.

Ese sentido de unidad era importante para la banda en ese momento, puesto que era su tercer disco sin el bajista y cantante Roger Waters, quien se marchó de la banda en 1985 y comenzó varias polémicas con los demás integrantes. De hecho, cuando se le consultó por The Division Bell , él lo describió simplemente como “basura”.

Fueron el guitarrista David Gilmour, el tecladista Richard Wright y el baterista Nick Mason (además de un sinfín de músicos contratados) quienes se echaron al hombro el peso de Pink Floyd tras la salida de Waters, y el consenso fue que, de los tres discos que hicieron bajo esa formación, Division Bell era el más rescatable, por lo cual parecía la opción más lógica para despedirse.

20 años después, está claro que no importa lo que diga la crítica ni los escépticos: simplemente hay bandas que todo lo pueden, y por eso es que no hay un álbum en la discografía de Pink Floyd que no se pueda considerar trascendental, ya fuera los que hicieron con Syd Barrett, Waters o Gilmour.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Pink Floyd cierra el ciclo de restauración de su inventario

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota