Entretenimiento

Percance revienta los amplificadores y arranca el final de una tarde de música

Actualizado el 26 de abril de 2014 a las 07:47 pm

La presentación de Percance es la última de una jornada que ha tenido en el escenario a Pedro Capmany, Sonámbulo, Akasha, Los Govinda y La Milixia

Entretenimiento

Percance revienta los amplificadores y arranca el final de una tarde de música

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El cover de la noche llega cuando el vocalista de la banda, Esteban Ramírez, anunció que le rendirían un tributo a los Auténticos Decadentes. (Luis Navarro. )

Después de una anticipación que duró toda la tarde, el grupo Percance salió a escena en el concierto de presentación de su tercer trabajo en estudio Contra viento, en la Plaza de la Democracia, en San José.

El grupo nacional subió al escenario a las 6:09 p. m. con el tema Mismo lugar, que ha sido también el primer sencillo promocionado por el grupo, y la "cara" del nuevo disco hasta el momento.

La presentación de Percance es la última de una jornada que ha tenido en el escenario a Pedro Capmany, Sonámbulo, Akasha, Los Govinda y La Milixia, así como los mexicanos de Maskatesta y el nicaragüense Perrozompopo.

¿Qué está regalando Percance en la plaza de la Democracia? Lo que sus fieles ya saben que les puede dar, esa fusión electrizada de rock latino, aderezado en ritmos de son, ska, soca y, por qué no bajamos la velocidad, de balada.

A mitad del concierto, la música se detiene para presentar, en video, dos testimonios de migrantes, una nicaragüense y un venezolano, que agradecieron los brazos abiertos que han encontrado en Costa Rica para trabajar y vivir.

Los videos atemperaron los humores de fiesta para presentar la canción Pasate, que el grupo interpretó junto a Perrozompopo, y cuya letra resalta, justamente, a la "gente valiente" que atraviesa una frontera.

El cover de la noche llega cuando el vocalista de la banda, Esteban Ramírez, anunció que le rendirían un tributo a los Auténticos Decadentes. Entonces sonaron los trombones con No quiero trabajar. A los 50 minutos de concierto, aquello fue el éxtasis.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Percance revienta los amplificadores y arranca el final de una tarde de música

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota