Entretenimiento

¿Pelar 300 naranjas para oír a la orquesta? ¡Claro que sí!

Actualizado el 11 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Entretenimiento

¿Pelar 300 naranjas para oír a la orquesta? ¡Claro que sí!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Emiliano Ugalde, Wilfren Salas y Darling Camas pelaron y exprimieron 300 naranjas.  Pablo Montiel.Dream Team de los jugos.
ampliar
Emiliano Ugalde, Wilfren Salas y Darling Camas pelaron y exprimieron 300 naranjas. Pablo Montiel.Dream Team de los jugos.

Aunque la Sinfónica Nacional no pide refrigerios ni ninguna atención especial en las comunidades donde se presenta, los vecinos de Nuevo Arenal de Tilarán no podían dejarlos ir con el estómago vacío. Hicieron caso omiso a la solicitud de la agrupación musical y muy diligentes les prepararon emparedados y refrescos.

Fue así como integrantes de la Asociación de Desarrollo Integral de Nuevo Arenal se lavaron las manos y, a partir de las 5 a. m., se pusieron a pelar 300 naranjas para poder compartir el jugo con los artistas.

Como si fuera poco, también les alistaron emparedados de jamón y queso, para que todos se sintieran como en su casa.

“Ellos me dijeron que no, pero cómo se iban a ir sin comerse nada, así que organizamos todo”, dijo don Dayson Jenkins, presidente de la Asociación.

Las naranjas con las que se hizo el jugo vinieron de la finca de don Felipe Flores, quien amablemente les hizo llegar tres sacos repletos de frutas para la orquesta.

Darling Camas se apuntó a ayudar pelando los cítricos, primero con un cuchillo. Luego, con una máquina especial que les consiguieron, a Wilfren Canfinera Salas y Emiliano Melo Ugalde, dos integrantes de la asociación, les tocó exprimirlas. La ensamblada de los emparedados también fue un trabajo de este trío.

“Estamos muy felices de que la Sinfónica venga a Nuevo Arenal; es algo nunca visto por nosotros. Por lo menos en mi caso, la única vez que he visto a una orquesta ha sido en televisión”, aseguró Melo, quien afirmó que valía la pena todo el trabajo hecho.

Lo avaló Canfinera: “Es importante que los recibamos bien, porque, depende de la atención que tengan, ellos van a querer volver y, entonces, les dejamos la puerta abierta para el futuro”.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

¿Pelar 300 naranjas para oír a la orquesta? ¡Claro que sí!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota