Entretenimiento

El Parque: un experimento, un regreso fugaz y un nuevo cantante

Actualizado el 20 de febrero de 2013 a las 12:00 am

Entretenimiento

El Parque: un experimento, un regreso fugaz y un nuevo cantante

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Luego de los problemas internos y de que la poca experiencia de sus músicos en el mercado musical afectara sus relaciones, El Parque se separó en 1998, luego de dos conciertos llenos en el Teatro Nacional.

No hubo mucha comunicación entre ellos después de eso, aunque la música seguía siendo una parte importante de sus vidas personales.

Luis Arenas (cantante) se fue a Europa, Churro Trejos (bajista) e Inti Picado (guitarrista) volvieron a estudiar a la universidad.

Fico Dörries (baterista) no sabía qué hacer; llegó a un call center , pero rápidamente se pudo salir y, luego, volvió a componer y retomó un proyecto musical en el que venía trabajando desde antes de la separación de El Parque, y que en un principio era el sucesor del disco Oma .

Fico llamó a Inti y le dijo: “Mae, voy a grabar un disco. Estoy inyectado, tengo material, quiero hacer un grupo, voy a grabar yo, voy a cantar yo y quiero que usted sea el mánager”, e Inti accedió.

En 1998, el proyecto era solo del baterista; luego, se empezó a gestar como una nueva producción de El Parque, pero sin Luis Arenas.

Necesitaban buscar a un cantante, e Inti se encontró a un carajo llamado Andrés Calvo.

Era un tipo que nunca antes había explorado su lado musical o artístico, pero Picado lo vio y pensó que tenía que ser bueno para cantar. Inmediatamente, hicieron una audición y les gustó su voz.

Con él grabaron Anoche vino el diablo a hablarme de dios , disco de 10 canciones que salió a la venta en agosto de 1999. Sin embargo, el álbum llegó un año y medio después de la primera separación del grupo, y el impulso de los músicos se había agotado.

[Descargue aquí, completamente gratis, el disco Anoche vino el diablo a hablarme de dios ]

Los días 7 y 8 de agosto, El Parque regresó con conciertos en el teatro Eugene O'Neill, los cuales gozaron de buenas críticas, tanto por parte de la prensa como del público. Incluso se lanzó un video para un tema del álbum, el cual se vendió relativamente bien.

“Para mí siempre fue como el patito feo de la banda. Es el disco menos breteado; yo llegué a grabar sin haber hecho maquetas siquiera. Pero igual, el disco no es malo”, comentó Fico .

PUBLICIDAD

Ellos consideraban que las canciones tenían calidad, pero no sentían ganas de seguir tocando.

Más conciertos. Dieron cuatro últimos conciertos: uno en la universidad EARTH, otro en el teatro Laurence Olivier, pasando por el bar Cabeza Grande y, finalmente, una presentación acústica de la emisora de radio 97.9 FM, en el Auditorio Nacional.

Luego, Fico volvió a la Universidad Nacional a estudiar música, y después se fue a Alemania a continuar su formación académica. Inti siguió en el campo de la arquitectura, y Churro estudiaba en la Universidad de Costa Rica.

Andrés Calvo, por su parte, continuó sumergido en asuntos musicales, creando el proyecto 11:11, y participando con las bandas Sensor Trifulcador y Poper. Además, es el carajo detrás del personaje El Moradito.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

El Parque: un experimento, un regreso fugaz y un nuevo cantante

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Alessandro Solís Lerici

alessandro.solis@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Periodista de la Revista Dominical de La Nación. Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica. Escribe sobre temas sociales, internacionales, generaciones jóvenes, crónicas, problemáticas culturales.

Ver comentarios
Regresar a la nota