Entretenimiento

Madrileña ofreció ayer un segundo concierto de despedida

Paloma San Basilio se despidió de Costa Rica con un espectáculo donde la música y los aplausos llenaron el Teatro Melico Salazar

Actualizado el 26 de mayo de 2013 a las 12:00 am

Un viaje La artista española entregó la noche del viernes un espectáculo con el que voló por lo más destacado de su carrera

Entretenimiento

Paloma San Basilio se despidió de Costa Rica con un espectáculo donde la música y los aplausos llenaron el Teatro Melico Salazar

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La voz de Paloma San Basilio fue como un vendaval, poseía una fuerza que brotaba desde el interior de la madrileña. Con una pasión desbordante, dio vida a muchos de los grandes éxitos de su carrera.

Con una entrega ilimitada, como la que ofreció el viernes, en el Teatro Melico Salazar, es fácil de entender el por qué salió con una cosecha de aplausos que haría pecar de envidia al artista más santo.

La del viernes fue la primera de dos noches, con su gira Hasta siempre . Este espectáculo es la manera que San Basilio seleccionó para despedirse de sus fans; esto porque ella anunció que luego de cuatro décadas de carrera, llegó su hora para retirarse de los escenarios.

Ojos llenos de un brillo especial tiritaban desde las butacas; eran sus admiradores más fieles que llegaron para ver por última vez a su artista. Era fácil de identificar a parejas de ancianos; adultos que comenzaban a peinar canas; y jóvenes que vivieron junto a un ser querido temas inolvidables.

Bajo una la luz tenue, y sobre una pequeña tarima, apareció la artista que abrió sus alas para el vuelo final. El negro de su traje le sentaba de maravilla, mientras ella comenzaba a demostrar que si se retira no es por problemas con su voz, porque la conserva afinada y llena de fuerza.

Las palmas hicieron eco en los cuatros pisos del histórico escenario, mientras la sonrisa de la invitada especial dejaba claro que estaba encantada con las muestras de agradecimiento.

Espectáculo.Hasta siempre fue más allá de un simple concierto; fue una propuesta que combinó la música con un toque de teatralidad. La cantante se interpretaba a sí misma, mientras que uno de sus coristas interpretó a un ingenuo periodista.

Entre pregunta y respuesta brotaron anécdotas. Desde esos recuerdos de cómo su disquera tímidamente le abrió las puertas, hasta el momento cumbre en que la llamaron para ofrecerle el protagónico en el musical Evita .

Pero ante todo brilló su voz y la música. Con temas como Sin saber por qué , Beso a beso...dulcemente , Juntos y desde luego No llores por mí Argentina .

PUBLICIDAD

Los aplausos abarrotaron nuevamente el teatro, ella con sus brazos abiertos agradeció al público y recordó que, quizás, el papel en el musical Evita fue el más importante de su carrera.

El vendaval San Basilio parecía crecer con cada nuevo tema, con los ¡bravo! y ¡guapa! Ella derrochó energía, giró a placer sobre las tablas y lanzó besos a sus fans.

El tiempo avanzó a prisa, como ocurre siempre que se está muy a gusto. Luego llegaron canciones que le recuerdan a ella su estrecha relación con América. No faltaron Tú me acostumbraste, Piel canela, El día que me quieras y Yolanda.

No era necesario a los asistenets si estaban disfrutando de la velada, era suficiente con cerrar los ojos y escuchar cómo desde sus butacas seguían con devoción cada una de las estrofas. Tal fue la conexión, que en varios momentos público y artista cantaron a una sola voz.

Para cuando llegó el turno de Cariño mío , Luna de miel , Demasiado herida y Por qué me abandonaste , ya la conexión entre ella y su público estaba en su clímax.

“¡Gracias, gracias, gracias!, hasta siempre”, así concluyó su vuelo. En agradecimiento el teatro la despidió en pie, con un caluroso aplauso aderezado de nostalgia.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Paloma San Basilio se despidió de Costa Rica con un espectáculo donde la música y los aplausos llenaron el Teatro Melico Salazar

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota