Entretenimiento

Banda tocará en el país el 10 de noviembre

La Oreja de Van Gogh oye las voces de Latinoamérica

Actualizado el 03 de noviembre de 2014 a las 12:00 am

Para el grupo español, más allá de la venta de discos, su más grande recompensa es dar conciertos y ver a sus seguidores suspirar

Entretenimiento

La Oreja de Van Gogh oye las voces de Latinoamérica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
La Oreja de Van Gogh viene para promocionar su último disco, Primera fila, en donde recopila sus más grandes éxitos. Foto: Sony Music

Por ser su tierra natal o por ser un país que siempre está tendido a los pies de ellos. La razón no tiene gran peso; lo realmente importante es que España fue y es el público preferido para La Oreja de Van Gogh.

Latinoamérica se enteró, luchó por tener un espacio más grande en la agenda de esa banda y a punta de susurros que decían: “Ven, acércate; ven y abrázame” se ganó una gira solo para ella.

Primera fila , que promociona el último disco del grupo que lleva el mismo nombre, es un tour exclusivo para los países de este lado del mundo, y Costa Rica, para dicha de todos, los tendrá en el Teatro Melico Salazar, el 10 de noviembre.

Días antes de su presentación en estas tierras, el baterista de la agrupación Haritz Garde habló con Viva sobre el concierto y los casi 20 años de carrera musical.

Van a cumplir 20 años de estar en la escena musical. ¿Qué autoevaluación se hacen?

Han sido años de grandes experiencias, de seguir acumulando buenos momentos, viajes, amigos, de conocer países diferentes. Hemos recolectado muchas historias que a veces plasmamos en canciones y, bueno, en general, son años de lucha y de aprendizaje.

”Nos sentimos vivos. El grupo ha pasado por muchos momentos; nos sentimos muy privilegiados de poder vivir de nuestra pasión. Fue y es un lujo de ocupación. Con estos años de trabajo musical hemos aprendido a disfrutar con mucha calma, sentimos que hay todavía mucho por aprender y por hacer”.

Cuando Amaia Montero se retiró del grupo, la crítica apuntaba a que tal vez el grupo podía llegar a bajar mucho su perfil, y no fue así. ¿Cómo hicieron?

La gente suele pensar que la cara del grupo es la vocalista y no, la cara del grupo es el grupo. Ella se fue y fue una gran pérdida, pero respetamos su decisión. Luego encontrarnos a Leire (Martínez) y fue una bendición. Ella se adaptó tan bien a nosotros y al estilo que por eso seguimos siendo quienes somos.

”Con Amaia fue una etapa preciosa, disfrutamos como niños; pero esta etapa también es preciosa. Ni siquiera sentimos que la gente la extrañe, porque el trabajo tiene la misma calidad”.

PUBLICIDAD

Para mantenerse también hay que arriesgarse. ¿Cómo asumen ustedes el reto de reinventarse cada cierto tiempo?

Tenemos una identidad difícil de perder, pero sabemos que hay que hacer cosas nuevas, ritmos y sonidos. Cada vez que nos planteamos hacer un disco, nos ponemos creativos, porque queremos que nuestros seguidores vean una cierta evolución en nosotros.

”Quizás en ese proceso no todo salga como se quisiera, pero es parte del riesgo y también nos recuerda que si nos equivocamos es porque estamos vivos y es válido”.

Un claro ejemplo es el disco Primera fila (2013) en donde, por primera vez, incursionan en las colaboraciones. ¿Por qué lo hicieron?

¡Sí! No lo habíamos hecho nunca y nos pareció una buena idea hacerlo. Pero, no creas, fue algo muy espontáneo, no fue que lo pensamos y meditamos mucho. Fueron las canciones las que nos llevaron a llamar a otros intérpretes y también nos decían a quiénes.

”Un día interpretábamos la canción María cuando la misma melodía nos llevó a preguntarnos: ‘¿Por qué no invitamos a Natalia (Lafourcade)?’ Ella era amiga de nosotros desde hacía tiempo y le propusimos y ella aceptó encantada.

”Con su voz pequeña y sentimientos, ella le imprimió su personalidad a la canción y eso fue un ganar-ganar. Eso es lo beneficioso de las colaboraciones, que uno consigue darle un color y una tonalidad que jamás habría podido tener”.

También aparece Abel Pintos, que se ha destacado por colaborar con artistas como Rosana.

Lo encontramos en Argentina, y vimos que teníamos muchas cosas en común. Estamos muy a gusto con él porque viéndole cantar, es impresionante el sentimiento y cariño que le pone a las canciones. Sabíamos que iba a hacer algo especial y eso se queda corto a lo que hizo.

Hablando del disco, ¿por qué retomar sus clásicos?

Nos llevó un año hacerlo y fue una nueva experiencia, salimos de nuestra zona de confort. Lo que quisimos era retomarlos, pero para mejorarlos, hacerlos evolucionar, darles la vuelta, casi rehacerlas. Hay unas a las que le metimos banda y suenan genial; a otras las desnudamos y la pusimos solo a piano y voz, y el resultado es excelente.

PUBLICIDAD

”Hubo unas que quisimos traer de nuevo, pero no conseguimos ir más allá, no pudimos mejorarla a las originales, así que mejor no”.

¿Ejemplo de eso es Jueves , una de sus canciones más importantes en el repertorio?

Sí, esa canción es inmejorable, quedó perfecta desde el inicio, con el tono indicado; no había nada que hacer.

La gira para promocionar este disco los ha llevado a visitar países latinoamericanos, ¿por qué la selección?

No hemos querido promocionar ni tocar en vivo en España; nuestra atención está dirigida a Latinoamérica. Queremos llegar a sitios donde, normalmente, no habíamos podido llegar porque nuestras visitas a Latinoamérica las hacíamos cuando había huecos que quedaban de la gira española.

Ustedes mencionan que los conciertos son la mejor recompensa para ustedes, ¿por qué?

Ver a la gente y ver lo que sienten con tus canciones es un placer total. A nosotros no nos importa vender discos, aunque si eso pasa es genial. Lo que realmente nos interesa es llegarle a la gente, ser parte de la historia de cada uno.

”Cuando nos enteramos que lo logramos, es fenomenal. Ver cómo lo disfrutan es maravilloso”.

La Oreja de Van Gogh estará en el país el 10 de noviembre. (Cortesía de Sony Music)

Este espectáculo que darán en el país, ¿cómo será?, ¿íntimo?

Es recrear el Primera fila que grabamos. Repetir emociones, pero de forma más extensa. Duraremos dos horas y habrá momentos de energía, de más tranquilidad, más íntimos.

”La verdad queremos que sea un concierto donde la gente la pase bien. Tenemos un repertorio fijo, pero si los fanáticos nos piden intensamente algún tema con gusto hacemos el cambio”.

En varios países, ustedes han llevado cantantes sorpresa, como en México que cantaron con Ha-Ash. ¿Traerán a alguien a Costa Rica?

Trabajamos en ello, en cada país nos gusta invitar a gente. Aunque es muy complicado encajar agendas, pero veremos qué pasa. Aún no hay nada.

La Oreja de Van Gogh es uno de los grupos españoles que más ayudan en causas benéficas. ¿En qué están ahora?

Todo esto del ébola nos tiene preocupados, muy preocupados. Nuestra forma de ayudar en esto es colaborar en las causas que nos pidan, con donaciones o con cualquier otra cosa.

En Jueves ustedes le hacen un homenaje a las cientos de personas fallecidas en los atentados del 2004 en trenes de Madrid, España. ¿Pensarían hacer algo similar con esto del ébola?

Seguramente nos influya para escribir algo, aún no lo sabemos, pero perfectamente puede salir una historia de todo esto.

”Aunque hay que tener bastante cuidado con este tipo de letras, porque no queremos parecer oportunistas”.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

La Oreja de Van Gogh oye las voces de Latinoamérica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Katherine Chaves R.

katherine.chaves@nacion.com

Periodista de Sucesos

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Bachiller en Periodismo en la Universidad San Judas Tadeo.

Ver comentarios
Regresar a la nota