Entretenimiento

Concierto en Ciudad Colón

Orquesta Sinfónica Nacional tuvo un cierre vibrante de su verano

Actualizado el 24 de febrero de 2014 a las 12:00 am

Con invitados Verano Sinfónico cerró su experimento musical con el rock de Gandhi, el jazz y new age de Editus, y el sabor de Marfil

Entretenimiento

Orquesta Sinfónica Nacional tuvo un cierre vibrante de su verano

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Tema fresco. El público pudo disfrutar de Asimétrico , un adelanto del nuevo disco de Gandhi. Jonathan Jiménez

El parque de Ciudad Colón se despedía apenas del ardiente calor de la tarde cuando, a eso de las 5:20 p. m., le dio la bienvenida a la Orquesta Sinfónica Nacional (OSN) y su última entrega del maratónico ciclo Verano Sinfónico.

Unas 1.500 personas se congregaron en la cabecera del cantón de Mora para escuchar, en primer lugar, a la OSN en compañía del jazz fusión y la música new age de Editus. El ensamble cerró con una composición del recordado Fidel Gamboa. El carácter instrumental de ambas agrupaciones hicieron que esta fuera la presentación más armónica de la tarde-noche; aunque las disonancias estilísticas que siguieron fueron muy afortunadas.

Para cuando la noche ya se comenzaba a anunciar, llegaron las vibrantes estridencias del grupo Gandhi, y el vocalista Luis Montalbert anunció que aquella colaboración con la gran orquesta cristalizaba un sueño que su banda mantuvo por 15 años. El grupo aprovechó para presentar Asimétrico , un tema que vendrá en su próximo disco; y el tenor Ono Mora subió al escenario para preludiar el cierre del conjunto en el escenario.

A eso de las 6:40 p. m., el director de la orquesta para estos conciertos, Rafael Irizarry, confesó que, como puertorriqueño, siente que los ritmos de la banda Marfil no le son ajenos, y agregó que la agrupación sigue teniendo cosas nuevas que decirle a su público. Así empezó el Rastaman de Marfil en el escenario, en una presentación que encendió la noche y que, por supuesto, se despidió con Represento .

Niños, adolescentes y adultos mayores; familias completas (con perros incluidos) se presentaron en el lugar y salieron con alegría. La gran piscina de arena del parque se convirtió en un sitio ideal para que la mayoría se tirara, al estilo de un concierto en la playa, a disfrutar de aquel inmenso ensamble.

Silvia Rodríguez fue en compañía de su papá y de su hija. Conocía a la OSN y a Marfil, pero no tenía noticia de las otras bandas. Johnny Schroeder, quien es músico y roquero, para más señas, salió alucinado con la experiencia, muy contento por el resultado de la colaboración de sus colegas.

PUBLICIDAD

La OSN e invitados ofrecieron cinco espectáculos en ocho días: una experiencia tan extenuante como afortunada. Y aquí no acaba: ayer se anunció que la colaboración dejará un disco. A esperar.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Orquesta Sinfónica Nacional tuvo un cierre vibrante de su verano

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota