Entretenimiento

Un músico fanático: Un sueño de 33 años

Actualizado el 14 de marzo de 2014 a las 12:00 am

Entretenimiento

Un músico fanático: Un sueño de 33 años

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Músico y fanático de los Beatles

Mi octavo cumpleaños marcaría mi propia invasión británica. Diecisiete años habían pasado desde que los Beatles remecieran el planeta con su llegada a Estados Unidos —fecha que marcaría el inicio de la beatlemanía—, el primer aniversario de la triste muerte de John Lennon estaba pronto a cumplirse y, hasta ese momento, los Beatles eran para mí , apenas, unos personajes de caricatura que cantaban en la TV nacional cada tarde.

Ese 5 de setiembre de 1981, mi madre me regaló un casete que, a la vuelta de los años, resultó ser providencial. Se trataba de The Beatles 20 Greatest Hits , un disco que me introduciría a la vida de la banda más influyente de la historia de la música rock . Cada noche, durante años, escuché ese casete hasta quedarme dormido. Muy pronto, comenzaría mi camino por el resto de su discografía, esta vez en acetatos. La colección llegó a ser tan completa y particular que a mis manos llegaron ejemplares de la antigua Unión Soviética y Alemania.

No puedo negarlo: su historia y su música me inspiraron también a meterme en el camino musical. Estoy seguro de que sin la llegada a mi vida de la música los Beatles, a la que habría de introducir a mis amigos mientras formábamos una banda que llamaríamos El Parque, nuestra historia —y con ella la del rock tico— sería diferente.

33 años después de que los escuchara por vez primera, surge la posibilidad de ver en concierto a uno de sus miembros en Costa Rica, algo que jamás pensé que pudiera suceder. Porque más que a Sir Paul McCartney, el músico, ese 1.° de mayo, estaré escuchando a “un Beatle”.

Lo más cerca que había estado de algo así fue cuando a mis 9 años , ya inmerso completamente en mi propia beatlemanía, soñé vívidamente que venía caminando por La Sabana y me topaba de frente con Ringo Starr. “Hola, me llamó Ringo”, me dijo y yo respondí de vuelta con un gran apretón de mis manos de 9 años. Ahora, tras el paso de tres décadas, aquel sueño de estar cerca de un “Beatle” parece que se me hará por fin realidad. ¡Y qué casualidad: como en mi sueño, será también en La Sabana!

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Un músico fanático: Un sueño de 33 años

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota