Entretenimiento

Frío fue uno más de los invitados al concierto

Heredianos aplaudieron y cantaron junto a la Sinfónica Nacional

Actualizado el 08 de diciembre de 2012 a las 12:00 am

Al aire libre La orquesta tocó durante una hora clásicos instrumentales y villancicos propios de la época navideña

Entretenimiento

Heredianos aplaudieron y cantaron junto a la Sinfónica Nacional

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Una verdadera noche musical fue la que le llevaron los músicos de la Orquesta Sinfónica Nacional y el Coro Sinfónico Juvenil a los heredianos. Durante una hora se escucharon desde obras clásicas, hasta villancicos muy populares en la época de diciembre.

La brisa fría recordaba a todos los aires decembrinos; la noche estrellada era un buen augurio que presagiaba la ausencia de lluvias, mientras frente al Hospital San Vicente de Paul varios centenares de heredianos esperaban el comienzo del concierto.

Los más preparados llegaron con bufandas, gruesos abrigos y hasta sillas plegables, para disfrutar al máximo tan distinguida visita musical.

Cualquier lugar era un buen lugar para disfrutar, el entusiasmo en muchos se incrementó a las 8:05 p. m., cuando la Sinfónica Nacional comenzó a interpretar los acordes de Una pequeña serenata nocturna , de Wolfgang Amadeus Mozart.

Luego de los primeros aplausos, el director invitado, Drawin Aquino agradeció a los presentes por el entusiasmo, y, de inmediato, anunció la siguiente obra: la Suit del balletEl Cascanueces , de Piotr Ilich Chaikovski.

La orquesta de todos los ticos recorrió varios de los pasajes más hermosos de este ballet ; por las zonas verdes, los niños corrían como impulsados por la música y sobre la acera un joven padre no se resistió y comenzó a bailar al ritmo del Vals de las flores , junto a una niña aún de brazos.

Con el coro. Para poner voz a esta celebración navideña, apareció el Coro Sinfónico Juvenil, del Instituto Nacional de la Música. Ellos interpretaron en primer lugar villancicos costarricenses, como Mi niño campesino , Vamos vaquita mía y Suenan las campanas en el cafetal .

La música parecía tan hermosa, que muchos vehículos se detenían frente al hospital, para escuchar por algunos segundos, los acordes que llenaban de Navidad la noche herediana.

También estuvieron presentes algunos villancicos que tienen bien merecido el título de clásicos navideños; ese fue el caso de Los peces en el río , Campana sobre campana y Hacia Belén va .

Con las notas de Noche de paz , hermosamente interpretadas por el Coro Sinfónico Juvenil, el concierto se acercaba a su final. En el lugar, más de uno se atrevió, con algo de timidez, a cantar junto a los músicos invitados.

PUBLICIDAD

La mayor y más activa participación del público llegó casi a la despedida, cuando todos comenzaron a usar sus palmas para acompañar el villancico Cascabel .

Para complacer a quienes querían una más, el director Aquino complació con un arreglo sinfónico de un merengue dominicano. Ya fuera por el frío, por el sabor o porque los heredianos son muy bailadores, lo cierto es que la despedida estuvo llena de palmas y hasta baile. A las 9:10 p. m., todos regresaban felices a sus hogares.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Heredianos aplaudieron y cantaron junto a la Sinfónica Nacional

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota