Entretenimiento

Herencia musical

Generaciones unidas por el fenómeno Beatle

Actualizado el 02 de mayo de 2014 a las 12:00 am

En las grandes filas que llevaron al concierto de Paul McCartney, decenas de familiares compartieron la pasión por el sir inglés y también por el resto de los cuatro grandes.

Entretenimiento

Generaciones unidas por el fenómeno Beatle

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Temprano. Ximena Menéndez y su padre Jorge, fueron de los primeros en llegar a la fila de la zona de gramilla. Luis Navarro

En una inolvidable e inverosímil mañana, brincos de locura pegó la quinceañera Ximena Menéndez. No era para menos, escuchó de su padre algo que jamás pensó saldría de su boca: “Sabe qué, no lo va a creer, viene McCartney”.

La locura juvenil se enredó, entonces, con la pasión de un hombre de 55 años, un absoluto enamorado de Los Beatles. Sin querer queriendo, hace unos años atrás, don Jorge Menéndez prendió en su hija la chispa por los cuatro grandes y eso no tendría marcha atrás.

“Siempre escuché la música de ellos gracias a mi papá. Me encantó y ya como a los 6 años comencé a investigar todo lo referente a Los Beatles”, recordó Ximena.

Como debía ser, y en un dulce plan de padre e hija, ambos madrugaron desde las 7:30 a. m. para tomar el mejor puesto en la fila de gramilla.

“Nunca creí que esto llegara a pasar. De hecho, Ximena me decía que tenía que hacer algo para verlo en Inglaterra o en Estados Unidos. Pero muy difícil. Ahora estamos viviendo esto juntos”, expresó emocionado Menéndez.

Cómplices. Sandra Rivas y su nieta  Valeria gozaron de lo lindo antes del concierto de Paul McCartney, ayer en el Estadio Nacional. Luis Navarro
ampliar
Cómplices. Sandra Rivas y su nieta Valeria gozaron de lo lindo antes del concierto de Paul McCartney, ayer en el Estadio Nacional. Luis Navarro

Como buen tercio, la esposa y madre de ambos, que no fue identificada, les proveyó toda la asistencia necesaria durante larga espera.

“También le gusta McCartney, pero no le gustan los tumultos. Sin embargo, de alguna manera está con nosotros”, finalizó don Jorge.

Ximena, mientras tanto, sonreía, pues quien para ella es “el guapo” y “talentoso” McCartney estaba cerca, increíblemente cerca.

Emocional. Pero el de Ximena y don Jorge no fue el único caso. Don Julio Alberto Hernández, de 62 años, y su hija Rebeca, de 35, fueron otros a los que la música de Los Beatles le puso sabor y ritmo a su relación familiar.

Conmovedor. Rebeca Hernández sollozó al recordar cómo su padre le cantaba temas de Los Beatles cuando ni siquiera había nacido. Alex Sánchez
ampliar
Conmovedor. Rebeca Hernández sollozó al recordar cómo su padre le cantaba temas de Los Beatles cuando ni siquiera había nacido. Alex Sánchez

“Yo estoy aquí como un homenaje a mi papá. Desde que yo estaba en la pancita de mi mamá él me tocaba las canciones de Los Beatles y no pude resistirme luego”, narró Rebeca con los ojos llenos de lágrimas.

“Los Beatles nos unieron como padre e hija. Cuando crecí, el tocaba la guitarra y yo cantaba. Es emocionante y hermoso estar aquí con mi papá”, agregó.

Don Julio sabe todo eso y se unió así al discurso emocional de su hija: “Así fue, ¡ella canta muy bonito! Y sabe qué, hace tiempo estuve muy mal del corazón, me recuperé y ahora vivo este milagro. Es un regalo para mí”.

Abuelita roquera. Sandra Rivas, de 61 años, es una abuelita ‘tuanis’, le gusta el rock y también a McCartney.

Su nieta, Valeria Vonliebech, así lo confirma y se guindó de ella para venir al concierto.

“Me prometió las entradas por mis quince años y aquí estoy con ella. En realidad, ella es mi compañera de viaje, de conciertos y de todo, nos llevamos súper”, dijo Vonliebech.

Con su melena teñida de morado, doña Sandra irradia entusiasmo y se nota feliz de complacer a su nieta.

“Esto es una alegría. Alguna vez quise ver a McCartney en Nueva York pero no pude. Ahora, de forma increíble, vino a mí y lo veré con ella. Los Beatles encendieron en mi la chispa del rock ”, agregó la abuela.

¡Esparza presente! Madre e hija, 30 años de diferencia pero unidas por la misma pasión que evoca esta leyenda viviente: Olga Cousin, de 48 años, y su hija Andrea Lizado, de 18, llegaron desde Esparza bien identificadas con camisa de Los Beatles al pecho.

“Desde muy joven soy fan de Los Beatles, recuerdo cuando canal 7 pasaba las fábulas de ellos, por ahí de 1973. Siempre los admiré, compramos las entradas desde hace un mes y aproveché el feriado para venir”, dijo la señora, quien trabaja en una empresa exportadora.

“Él es un ícono de la música, no es como otros que pasan de moda; él siempre se mantiene evolucionando. Vi toda la maratón de él en VM Latino para calentar”, finalizó la joven.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Generaciones unidas por el fenómeno Beatle

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Alexánder Sánchez

asanchez@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Periodista del suplemento Viva de La Nación. Bachiller en Periodismo de la Universidad de Costa Rica. Su formación académica la complementó con trabajos estudiantiles en medios de comunicación universitarios.

Ver comentarios
Regresar a la nota