Entretenimiento

Concierto Verano Sinfónico en Multiplaza

Escazú gozó con vino, queso y palomitas

Actualizado el 22 de febrero de 2014 a las 12:00 am

Entretenimiento

Escazú gozó con vino, queso y palomitas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
A prueba de todo. El público resistió las bajas temperaturas para disfrutar a la Sinfónica en Escazú. Pablo Montiel

El calipso, el rock y el jazz del concierto Verano Sinfónico se acompañó ayer con vino, quesos, carnes frías y palomitas de maíz, en el centro comercial Multiplaza Escazú.

Los cientos de espectadores que dijeron presente al encuentro, aprovecharon las facilidades del centro comercial para escuchar a la Orquesta Sinfónica Nacional con bebidas calientes de las cafeterías, e incluso, palomitas de maíz que trajeron desde los cines.

Los administradores de los restaurantes ubicados en las inmediaciones de la zona donde se realizó el espectáculo, no se quedaron atrás y aprovecharon la ocasión para sacar mesas, sillas y demás enseres de cocina para que los clientes disfrutaran de sus cenas al aire libre.

El del jueves fue un concierto diferente a otras paradas de esta gira, donde la gente ha disfrutado de los espectáculos sentados en las sillas de gimnasios comunales, como pasó en Alajuela, o de pie sobre la gramilla de una plaza de fútbol, como en Santo Domingo.

A eso de las 7:30 p. m., en sillas ubicadas frente al escenario y en los improvisados restaurantes, el público se dejó envolver por las notas de Editus y arias de ópera, interpretadas por la soprano Sofía Corrales y el tenor Ono Mora.

Al principio, el público disfrutó el concierto quieto en sus sillas; solo una fuerte ovación entre artista y artista irrumpía el orden.

Poco a poco, la intensidad del espectáculo comenzó a subir. De eso tuvo la responsabilidad Gandhi, que provocó que los más fiebres “rompieran el protocolo” para acercarse a la tarima a roquear frente a la tarima.

Pero no fue hasta que salió a escena Marfil que a ritmo de temas como Rastaman y Represento levantaron a la gente de las sillas ubicadas frente al escenario, así como en los restaurantes.

La gente estaba emocionadísima, tanto que la orquesta tuvo que tocar dos veces Represento , porque nadie se quería ir.

Fiesta. Al final del espectáculo, más de uno aprovechó la cercanía para ir a saludar a los músicos y tomarse fotos con ellos.

“La orquesta sonó excelente y me encantó escuchar a Marfil, con ellos yo soy su fan”, aseguró Brenda Abdelmour, vecina de San Rafael de Alajuela, quien dijo que de fijo irá a una de las presentaciones pautadas para este viernes o domingo.

PUBLICIDAD

Sin conocerla, Anne Marie Altmann, comprendía el sentimiento de Abdelmour. Ella fue a la presentación del martes en el Melico Salazar y el jueves repitió.

“Me encantó la actividad. Vine a ver a Gandhi, pero también me gustó mucho Marfil”, acotó.

Elaine Brenes, de Alajuela, fue con cinco amigos y prometió que el domingo llevaría a más gente a Ciudad Colón.

“Me encantó la amalgama musical de este espectáculo, porque había algo especial para cada persona desde el rock , hasta el calipso. La pasamos superbien”, aseguró la vecina de Alajuela.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Escazú gozó con vino, queso y palomitas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota