Entrevista: Julieta Venegas desencadenada
Entretenimiento

Entrevista con Viva

Entrevista: Julieta Venegas desencadenada

Actualizado el 16 de abril de 2013 a las 12:00 am

Entretenimiento

Entrevista: Julieta Venegas desencadenada

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La artista mexicana presentó su sexto disco, el cual llegó a los primeros puestos de popularidad en Latinoamérica y EE.UU. Con mayor presencia de pianos y sonidos electrónicos, Los momentos expone a una Julieta más nostálgica y oscura , pero a la vez ilusionada por su maternidad. En entrevista con Viva , se desborda a propósito de este y otros temas

“Hoy por primera vez veo con claridad. Algo ha limpiado mi ventana. Hoy puedo confiar un poco más en lo que siento”. Con esas estrofas arranca Los momentos , el nuevo disco de Julieta Venegas que, a pesar de ese primer encuentro, se desarrolla en un ambiente oscuro y melancólico, rompiendo la tendencia de sus producciones pasadas, que eran más optimistas.

Lanzado al mercado latino a mediados de marzo, y en abril al anglosajón, el sexto álbum de la mexicana aparece exactamente tres años después de Otra cosa , una producción que no vendió tan bien como sus antecesoras, pero que le valió una nominación al Grammy.

Mucho pasó en esos últimos tres años. Simona, su primogénita, llegó a la vida, de las manos de una madre soltera pero eficaz. La sangre se derramó por todas las calles de México, y la violencia del país se hizo insostenible. Y, recientemente, el Partido Revolucionario Institucional (PRI) volvió al poder.

De todo esto y más, Venegas se alimenta. Lo que no cambió fue su deseo de explorar otros sonidos, de incorporar otros instrumentos, de colaborar con aquellos a los que admira, y de expresarse con honestidad por medio de su música.

“La música es la mejor biografía”, dice –en entrevista con Viva –, cuando recuerda aquel libro biográfico que Enrique Blanc le publicó en el 2007. Siendo así, Los momentos es el espejo de una Julieta Venegas radicalmente diferente.

El disco carece –en su mayoría– de acordeón, su compañero inseparable en el apogeo de su carrera. Ahora, el piano, las texturas ambientales y las melodías suaves dibujan relieves sobre sus temas.

Producido junto a Yamil Rezc (un gigante del indie mexicano), Los momentos cuenta con colaboraciones de los mexicanos Rubén Albarrán (de Café Tacvba), Natalia Lafourcade y Ceci Bastida (de Tijuana No!), y los chilenos Ana Tijoux, Javiera Mena y Gepe.

PUBLICIDAD

Para promocionar esta nueva producción, la artista concedió una serie de entrevistas a medios de todo el mundo. Con el diario La Nación , conversó hace un par de semanas, vía telefónica, y esto es lo que compartió y respondió.

¿Le hace falta el acordeón?

No, bueno, pues a mí no me hace falta. Si no está ahí es porque no me hizo falta. De hecho, como que siempre trato de quitar elementos elementos conocidos para mí, como ciertos instrumentos, incluyendo el acordeón. No eran instrumentos que en ese momento quería utilizar, así que me llevan a otro lado, a probar otras cosas y sonoridades, y creo que eso es algo positivo.

Para promocionar el disco, la disquera dijo usted lo hizo sin pensar en el qué dirán. ¿No es acaso eso lo que ha hecho siempre?

La verdad que sí. Creo que lo que pasó con la disquera es que sí se asustaron un poquito (ríe). Siempre son muy respetuosos y siempre me han apoyado, pero no habían escuchado nada durante el proceso, entonces al inicio se asustaron.

Las letras de Los momentos evidencian nostalgia y desahogo, pero a la vez hay un elemento perdurable que es lograr una conexión positiva –incluso esperanzadora– en la gente. ¿Cómo mezcla esos dos sentimientos tan antagónicos?

Cuando hablo de cosas tristes o intento contar una historia que tal vez es más sobre preocupaciones o sentimientos más oscuros, mi carácter no es sentirme derrotada por las cosas, sino cómo buscar salidas y respuestas. Eso es lo que intento hacer cuando escribo, estar preguntándome cosas y reflexionando sobre ellas, pero el resultado no suele ser como “ah, sí, caí”, sino “a ver, y ahora, ¿cómo me levanto?”.

Hablemos sobre el arte minimalista del disco. Llama la atención por su pureza, el blanco y que no aparece una solo foto suya.

Platicando con el diseñador del arte, lo primero que le dije fue eso, que yo no quería estar presente en fotos. Me parecía más interesante buscar otra manera de presentarlo. Él me mostró el trabajo de Richard Haines (ilustrador del New York Times ), que es el diseñador con el que trabajamos al final, y me gustó. Para mí, se suma con Los momentos ; son momentos diferentes, y aunque en teoría soy yo, es una interpretación del yo –Julieta– hecha por alguien que de hecho no conozco personalmente, así que también me parece interesante eso.

PUBLICIDAD

¿Cómo la cambió la violencia que se vive en México?

Es muy doloroso, la verdad, lo que está pasando en México. Más que nada porque uno piensa en la violencia en términos de si le puede afectar o no, pero también a mí me duele en términos de que es mi país el que se ha transformado mucho, son muchos jóvenes mexicanos los que están muriendo todos los días. Es durísimo porque no sabes muy bien cuál va a ser la salida, ese es el tema que tenemos pendiente: no sabemos cómo vamos a salir de esta situación. Yo cuando hablo sobre México en mis canciones es algo inevitable, porque... ¿cómo no voy a hablar de esto que me está preocupando? También: ¿cómo puedo hacer para que el miedo se convierta en algo más, que no sea algo paralizante, sino que sea algo creativo?

Sobre los invitados, aparece Ceci Bastida en el disco, quien también fue parte de Tijuana No! (la banda con la que Julieta se dio a conocer). ¿Sigue teniendo mucho peso esa banda en su vida?

Bueno, Ceci tiene un proyecto solista muy padre y es también mi amiga de toda la vida, como mi hermana. En el disco hay presencia de muchas amigas cercanas mías, como Natalia Lafourcade, María Norris, Ceci y Ana Tijoux. Tijuana No! fue muy importante, porque cuando empecé a escribir canciones fue por ellos, pero en una banda antes de Tijuana No!. Yo venía estudiando piano plástico y estaba en un plan como de interpretar y cuando empecé a tocar con ellos fue como cambiar el rumbo para mí, descubrí la composición y cantar, subirme al escenario, tocar, improvisar. Fue entrar en otro planeta.

Para Los momentos estuvo trabajando con Yamil Rezc, tuvo roces con Javiera Mena y Alex Anwandter. ¿Cuál es su relación con la escena de música independiente?

En el caso de Yamil, yo tenía mucho interés de trabajar con él y no es solamente porque sea un productor independiente, sino también porque me interesaba mucho su trabajo. Me acerco a la gente por el trabajo de cada quien. En el caso de Javiera, ella está en la versión en vivo de Vuelve . Con Alex me senté pero no quedó nada, sale en el disco en los agradecimientos. Son personas que fueron parte del proceso cuando yo apenas estaba empezando a escribir. Alex me inspira mucho. Es acercarme al trabajo de la gente que me interesa y que me gusta; hay muchísimo talento en Latinoamérica dando vueltas y gente que he tenido la oportunidad de conocer y es muy lindo, la verdad.

¿Hay mayor facilidad al hacer música con elementos electrónicos, o es igual de desafiante?

El proceso de este disco no lo hicimos como si fuera música electrónica. De hecho, para mí, el resultado no es electrónica. Usamos otras sonoridades, usamos muchos teclados, pero digo, es algo que fue surgiendo de una manera natural y espontánea. Yo estoy contenta con cómo se dio el proceso y estoy contenta del resultado. Me parece que hice el disco que tenía que hacer y estoy feliz de que ya salga.

Finalizando: ¿ha encontrado el poco de paz que anhela en la última canción de Los momentos ?

Esa canción de lo que habla es de que la paz empieza con uno mismo y cómo contagiarla a los demás. Eso es lo que estoy buscando.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Entrevista: Julieta Venegas desencadenada

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Alessandro Solís Lerici

alessandro.solis@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Periodista de la Revista Dominical de La Nación. Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica. Escribe sobre temas sociales, internacionales, generaciones jóvenes, crónicas, problemáticas culturales.

Ver comentarios
Regresar a la nota