Entretenimiento

Entrevista con Viva

Entrevista con Gustavo Santaolalla, músico, productor y miembro de Bajofondo

Actualizado el 02 de marzo de 2013 a las 12:00 am

El prolífico productor y músico argentino Gustavo Santaolalla conversó con Viva, previo a los dos conciertos que dará la banda Bajofondo en Costa Rica, el próximo fin de semana

Entretenimiento

Entrevista con Gustavo Santaolalla, músico, productor y miembro de Bajofondo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Más de 45 años de carrera musical. Ha tocado en agrupaciones tremendamente relevantes para la formación y consolidación del rock argentino. Como solista, hizo producciones que dieron rienda a nuevas tendencias en su país.

Gustavo Santaolalla es exitoso hasta en el cine, en donde compone bandas sonoras para grandes títulos. Con la agrupación Bajofondo también goza de un gigantesco éxito a nivel mundial, al copular ritmos de diversas partes del orbe con sonidos auténticos del Río de la Plata y la bifurcación que hace entre Argentina y Uruguay, cunas de una amplia diversidad cultural.

Ganador de un premio Óscar en el 2005, por la banda sonora de Brokeback Mountain, Santaolalla se las ingenia para andar metido en distintos gremios y, a la vez, exteriorizar su alma en sus propios proyectos musicales, y especialmente en Bajofondo, el conjunto que formó hace más de una década junto al uruguayo Juan Campodónico.

Santaolalla, Campodónico y un sexteto de músicos extraordinarios editaron, más de cinco años atrás, Mar dulce, un disco que les apretó la agenda durante todo este tiempo. Ahora, llega el momento de la tercera pieza oficial en su discografía, un álbum llamado Presente, que ve a la banda dejando de lado las colaboraciones (antes trabajaron canciones con Gustavo Cerati, Julieta Venegas y Elvis Costello, entre otros), y apostándole a una obra hecha, a plenitud, por ellos y un conjunto de cuerdas, desde la música hasta las voces.

El 5 de marzo, Presente saldrá a la venta en diversas partes del mundo. Apenas tres días después, dos conciertos en Costa Rica, a realizarse los días viernes 8 y sábado 9, verán a la banda estrenar la gira de promoción del álbum, regresando a un terruño donde descuenta una buena cuota de adeptos.

Santaolalla conversó ayer, vía telefónica, con Viva, sobre este momento, el disco, su carrera, sus conciertos acá y algunos otros temas.

Mar Dulce salió en el 2007. ¿Desde hace cuánto están dando vueltas en el aire las ideas que ahora muestran en Presente?

Creo que, en realidad, este disco es muy importante en nuestra carrera; es nuestro tercer álbum y coincide también con que la banda cumple diez años de vida. Quisimos hacer como una especie de discurso, o manifiesto, de lo que han sido estos diez años de tocar juntos, con la misma gente, de experimentar y de haber mutado de una cosa que empezó siendo un proyecto de estudio, de laboratorio, a hoy en día, que realmente somos una banda, no un colectivo con montones de colaboradores, sino un grupo de ocho personas; entonces, para nosotros era muy importante hacer un disco confeccionado totalmente por la banda, sin invitados especiales.

PUBLICIDAD

“Queríamos hacer también un álbum que fuera conceptual, que no fuera como los discos anteriores que, digamos, nos encantan y los adoramos, pero son más colecciones de canciones y de temas instrumentales. En este caso, la idea era más que hubiera un concepto, que si bien no tiene una línea argumental, es una especie de viaje, que cuando lo terminas te tiene que haber llevado por diversos paisajes emocionales, geográficos, visuales y musicales. Y como los grandes álbumes conceptuales que nos han inspirado, como Pet Sounds (de The Beach Boys) o como el álbum blanco de los Beatles, o Sgt. Peppers, pensamos también que era importante el soporte que nos podía dar el uso de una orquesta, de usar cuerdas, bronces y madera, entonces eso también fue parte del proceso de creación. Presente resume estos 10 años de trabajo como banda.

¿Pero son canciones que surgieron desde la época de Mar Dulce?

El trabajo más en foco del álbum se realizó en los últimos dos años, pero, de alguna manera, en el álbum se expresan los 10 años de estar tocando juntos y de haber desarrollado un sonido que no se hizo en los últimos dos años, sino que se hizo en la última década.

Presente es un disco dirigido a la pista de baile, en el que la banda suena enganchada. ¿Qué puertas les abrió el no tener invitados?

Bueno, por lo pronto, exploramos en eso de cantar nosotros, los miembros de la banda, cosa que no habíamos hecho antes. Hasta el punto de tener en el álbum un tema que es todo a capela. Seguimos fusionando cosas que pueden ser inesperadas, como música soul y funk, con tango, milonga, rock y electrónica, y ahora también con cosas que tienen que ver con música sinfónica y progresiva. También con 40 años de rock nacional, de rock argentino y uruguayo. Creo que todo eso está volcado ahí.

Este es el álbum de Bajofondo que mejor refleja la experiencia de un concierto de la banda. ¿Hay una influencia directa de las experiencias en vivo en la composición?

Totalmente. Por eso te digo que, de alguna manera, el disco es el fruto de diez años y de cómo la música fue mutando, y gran parte de lo que se refleja en el álbum tiene que ver muchísimo con haber tocado este estilo de música, que desarrollamos en vivo y que fue tomando vida propia, y otros caminos que solo en el estudio no hubieran ocurrido.

PUBLICIDAD

¿Cuál es la dinámica de la relación entre Río de la Plata y las funciones cotidianas del grupo?

Lo interesante de Bajofondo es que venimos de distintos lugares, tenemos distintas edades. Todos venimos del Río de la Plata, pero estamos en varios lugares; algunos viven en Montevideo, otros en Buenos Aires, otros que vivimos en Los Ángeles (EE.UU.). De todas maneras, aparte de que lo llevamos adentro, porque venimos de ahí, todos tenemos mucho contacto. Yo voy a Buenos Aires seis u ocho veces al año, entonces estoy en contacto directo con la cultura rioplatense, no solamente por la historia que tengo con el lugar, sino por el presente. Y creo que eso se traduce en la música; nuestra cotidianidad es ser de ese lugar y tener esa identidad y llevarla con nosotros donde vamos.

¿Cómo se explica el concepto que se imprime en Presente?

Es una especie de viaje, es una travesía, que comienza con algo como muy introspectivo y de pronto salís y recorrés todos estos lugares, que son paisajes abstractos, pero que tienen que ver muchísimo con ese lugar del mundo, que es el Río de la Plata, y con distintas emociones. El primer tema que sale cantado en el álbum se llama Pena en mi corazón, y tiene que ver mucho con ser inmigrante, lo que es el estar lejos de un lugar y al mismo tiempo empezar a sentirse como desubicado, y pertenecer a un lugar pero no pertenecer a ese lugar, entonces todo el dilema que viene con eso; no solamente en una relación que puede ocurrir entre dos personas, sino en una relación con un lugar.

“Luego continúa con Cuesta arriba, que habla de las vicisitudes que nos toca vivir para poder continuar, y cómo a veces el camino es llano, y a veces se hace realmente cuesta arriba, y las cosas implican un esfuerzo mayor. Después, continúa con Lluvia, que habla un poco de la redención que espera la gente afinada y metida en el mundo monótono y opresivo que puede tener la vida en una ciudad, y cómo la lluvia siempre puede tener ese elemento sanador y esa especie de metáfora de lavarnos, limpiarnos y resucitarnos. Circular habla de terminar y volver a empezar, y cómo todas las cosas ocurren en círculo, cómo hay una curva que termina en un círculo siempre.

“También está el tema Así es (Propergol). Propergol es el nombre del combustible que utilizan las naves espaciales. La idea de la canción es esa búsqueda, después de haber pasado por todas estas sensaciones y estas vivencias, con estos viajes y la vida en este mundo, en esta sociedad, en estas urbes, sobre todo en urbes como Buenos Aires y Montevideo. La búsqueda de la eternidad del hombre, la búsqueda de proyectarse; los hijos, la obra que uno hace, el libro que escribe, la música que escribe, pero también la onda de proyectarse viajando a otro planeta. Es una metáfora que tiene que ver con empezar una nueva vida en un nuevo lugar. Cierra con música que trae las cosas a la tierra y a la fiesta, a la celebración, para volver a meternos en ese mundo introspectivo, que es Outro, que se engancha con el principio del álbum y que te vuelve a llevar a ese mundo de ensueño. Es como un viaje, ese es el concepto, y todo se engancha.

El disco saldrá el 5 de marzo y tres días después tendrán el primero de dos conciertos en Costa Rica. ¿Cómo es el espectáculo actual?

El espectáculo es una combinación de la música que los fans de Bajofondo están esperando, que de alguna manera para ellos son clásicos de la banda, con un montón de temas y música del disco nuevo. El show es más largo; está dividido en dos partes, tiene un intervalo.

Son varias décadas ya de una prodigiosa carrera en las artes. ¿Le ha dejado más satisfacción el cine, la producción, los conciertos o todo lo satisface igual?

Siento que todo me completa y que me gusta todo. Me gusta hacer todo, pero hay cosas en las que en algún momento pongo más foco. Ahora, ya no tengo SURCO, el sello discográfico, y he dejado de producir un poco, aunque produje el álbum de Café Tacvba, el año pasado, y eventualmente alguna cosa más. Pero estoy más enfocado en producir lo de Bajofondo, mi música, mis proyectos de películas, que producir a otros artistas. Pero, en realidad, me completa todo, me gusta tocar en vivo, me gusta tocar con otra gente, me gusta trabajar en la música de otra gente, me gusta trabajar en mi música, me gusta hacer filmes, me gusta hacer discos con Bajofondo; siento que todo me completa, de alguna manera.

¿En cuáles bandas sonoras está trabajando actualmente?

Acabo de terminar mi primer videojuego, que se llama The Last of Us. Eso sale en junio y va a tener su disco con el soundtrack. Estoy trabajando en una película de animación, grande, producida por Guillermo del Toro, que es para el 2014,

Tengo entendido que trabajó en la musicalización de On the Road.

Sí, que se estrena aquí, en EE.UU., el 27 de marzo, que la hice nuevamente con Walter Salles.

¿De casualidad le gusta el libro en el que está inspirada?

¡Por supuesto! Es un libro que leí cuando era adolescente y que volví a leer ahora.

Sobre el disco de Café Tacvba, imagino que fue una experiencia bastante novedosa y diferente...

Esa fue una experiencia que se relaciona con el concepto de que el arte y la obra se completan con el espectador. Prueba de ello es que uno puede estar trabajando en un estudio tres días en una canción, escuchándola y cambiándole cosas, y de pronto a los tres días le pasas esa pieza a un amigo y escuchas algo que en los tres días anteriores nunca escuchaste, y es porque ese amigo está escuchando y tú ahora estás escuchando algo que nunca habías escuchado porque él lo está escuchando (ríe). Es muy raro, pero para mí la música se completa con el oyente. Entonces, es haber hecho participar a la gente, no en un concierto en vivo, porque acá no había ni gritos, ni luces, ni aplausos al final, sino que había silencio y atención por parte de la gente, que estaba participando y permeando esa música que se estaba haciendo. El resultado es maravilloso.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Entrevista con Gustavo Santaolalla, músico, productor y miembro de Bajofondo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota