Entretenimiento

David Gilmour y el imposible retorno

Actualizado el 29 de julio de 2015 a las 12:00 am

Entretenimiento

David Gilmour y el imposible retorno

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

David Gilmour lo tenía claro cuando salió Endless River . Lo sigue teniendo tan claro que ahora lo repite como un mantra: Pink Floyd es historia y no hay forma de que regrese.

“Mientras trabajábamos (en el disco), nos enfocamos en que Rick (Richard Wright) no iba a regresar, de que no íbamos a tener otra oportunidad de tocar con él”, expresó Gilmour meses atrás, a raíz del lanzamiento del que sería el último álbum del grupo.

“Sin Rick es imposible que haya más conciertos de Pink Floyd. Es imposible”, remató.

Wright falleció en el 2008 de cáncer; es el segundo fundador del grupo que murió: en el 2006, partió Syd Barrett.

En realidad, Gilmour lleva unos 20 años tratando de dejar a Pink Floyd en el pasado, pero el largo brazo de su grupo lo alcanza.

Para Gilmour, otra razón –y muy poderosa– para cerrar la etapa con Pink Floyd es que no se siente cómodo con el papel de rock-star.

“Siento que pierdo conexión con las audiencias. Es algo más grande de lo que me hubiese gustado”.

Cuatro notas. Ahora espera que esto se acabe de una vez el 18 de setiembre cuando salga Rattle That Lock. Es su cuarto disco de estudio en solitario; primero desde el 2006.

El primer corte (del mismo nombre) se dio a conocer la semana pasada.

La canción comienza con las cuatro notas de Michaël Boumendil, las cuales preceden los  anuncios de la SNCF –empresa pública de ferrocarriles de Francia– en las estaciones de tren de ese país.

“Para componer Rattle That Lock me inspiré, musicalmente hablando, en la sintonía que se puede oír en las estaciones de tren francesas antes de los anuncios.

“Son apenas cuatro notas, pero, como suenan tantas veces, creo que al final me entraron ganas de bailar. Estaba en la estación de Aix-en-Provence, iba a visitar a unos amigos. Cuando volvió a sonar cogí mi teléfono, lo acerqué al altavoz, esperé al siguiente anuncio y lo grabé”, recuerda Gilmour.

Las letras son de Polly Samson, esposa de Gilmour, quien es acompañado por los músicos Phil Manzanera y Jools Holland.

Cuando el álbum Rattle That Lock salga al mercado, Gilmour estará en plena gira por Europa presentando su disco.

PUBLICIDAD

“A mí me gusta mi vida y mi música. Me estoy poniendo viejo (cumplirá 70 el 6 de marzo del 2016). No tengo campo para Pink Floyd”, asegura de manera tajante.

Sin embargo, el baterista Nick Mason se atreve a decir: “No estoy completamente seguro de que el grupo se haya acabado”.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

David Gilmour y el imposible retorno

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota