Entretenimiento

Primer concierto internacional gratuito de Palmares

Cultura Profética: momentos sublimes plagados de reggae

Actualizado el 19 de enero de 2015 a las 12:00 am

Buen repertorio La banda vino por última vez el año pasado. En esta ocasión, promocionaron su más reciente sencillo ‘Saca, prende y sorprende’

Entretenimiento

Cultura Profética: momentos sublimes plagados de reggae

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Concierto de Cultura Profética en Palmares (René Valenzuela)

Cultura Profética tiene un no sé qué que encanta y seduce. Puede venir varias veces al año y hacer que, en cada visita, el alma de todos sus seguidores levite hasta la cúspide.

Ayer, en el primer concierto gratuito de Palmares, esta banda volvió a enloquecer a centenares de personas con sus mejores éxitos, pero también con su más reciente sencillo, Saca, prende y sorprende , el cual, en poco tiempo, se ha convertido en el himno de muchos.

Después de que los teloneros Julio Nájera y su banda, Café Surá y Ojo de Buey calentaran el ambiente de 11 a. m. a 3 p. m., llegó el momento más esperado por todos.

Aquello de ayer fue un viaje por los casi 20 años de carrera de esta emblemática agrupación de reggae puertorriqueño. Una travesía que comenzó a las 3:30 p. m., con Ritmo que pesa , tema incluido en el segundo disco del grupo, M.O.T.A (2005).

Las más de 15.000 personas que estaban apuñadas por toda el área de conciertos de este campo ferial dejaron que sus cuerpos fluyeran veleidosamente no bien el tema empezó a sonar.

El cansancio por estar en vigilia desde temprano pasó a segundo plano y la hipnosis colectiva fue casi total.

Algunos no se resignaron a la idea de no poder ver a sus músicos favoritos debido a la multitud, de manera que escalaron uno de los pequeños toldos en los que se vendía cerveza. Tenían una vista perfecta, pero no les duró mucho: la Policía los bajó.

Otra muchacha fue más radical y, a punta de maniobras dignas de un escalador profesional, subió hasta la parte más alta de una palmera. No le importó que en la hazaña su blusa rosada haya perdido la batalla; lo importante es que nadie le estorbaba.

Cultura Profética conoce a su público costarricense y por eso inmediatamente después cantaron uno de sus éxitos La complicidad , de su disco más importante La dulzura (2010). El público la recibió extasiado y la coreó.

La primera interacción de Willy Rodríguez, cantante, con sus fans, fue un gancho tan calculado como inesperado, e hizo que todos estallaran de la emoción. “¡Respiro pura vida, respiro Costa Rica!”, exclamó.

PUBLICIDAD

Sube el humo fue el tema idóneo para seguir en este ride , en el que los hombres con el pecho descubierto y las mujeres en vestido de baño eran los protagonistas. Esto a pesar de que el sol ya empezaba a cantar viajera mientras los típicos vientos palmareños empezaban a arreciar.

Los conciertos de Cultura son zonas libres de complejos. Todos hacen lo que quieren y bailan como se les antoje: unos dan vueltas sobre sí mismos mientras que otros agarran a sus parejas por la cintura y se acompasan bien juntos, piel con piel.

Cuando cantaron Para estar , decenas de banderas de Jamaica y otras de los colores rojo, amarillo y verde fueron ondeadas por los aires. Un hombre sobresalió de la masa al subirse a los hombros de su acompañante; lanzó cerveza y así comenzó la típica “guerra” de alcohol.

Una versión de Buffalo Soldier , de Bob Marley, encendió, aún más, los ánimos. Mientras el baterista Boris Bilbraut interpretaba ese cover , por el frente de la tarima pasaban globos en forma de condón.

“¿Quién habla inflado eso? Es un genio”, afirmó una muchacha que estaba por la zona de prensa.

Willy tenía planeada una sorpresa para todos los costarricenses. Tal y como lo ha hecho en México y Chile, ofrecieron un adelanto de lo que será su nuevo sencillo, aún sin bautizar.

“Música sin tiempo...”, comenzó. Todos se detuvieron, dejaron de bailar y escucharon atentos la letra. Willy terminó de cantarla y la respuesta del público fue: “Ricoooo, mi amor, todo lo haces perfecto”.

Con Amante luz , un fanático alzó una tela con dos caras: por un lado, la bandera tica; por el otro, el nombre del grupo en letras negras con fondo blanco.

Verso terso y Un deseo siguieron en la lista para dar paso a las dos canciones más esperadas de la tarde.

La primera de ellas, Ilegal . Como es usual, aquello fue un estallido de sensualidad; muchos sacaron su celular para grabar la interpretación; otros se la dedicaban, entre beso y beso, a su pareja. Un momento íntimo entre el grupo y su público.

La segunda fue su más reciente sencillo Saca, prende y sorprende , que es una encendida celebración por la legalización de la marihuana. Una gran mayoría hizo caso a la letra: sacó sus pipas y una nube de humo tapó todo el área de conciertos.

PUBLICIDAD

Así es como, musicalmente, Cultura Profética ofreció la tarde de este domingo un momento sublime, un concierto de lujo y, desde ya, muchos esperan que la banda puertorriqueña de reggae regrese pronto a Costa Rica.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Cultura Profética: momentos sublimes plagados de reggae

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Katherine Chaves R.

katherine.chaves@nacion.com

Periodista de Sucesos

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Bachiller en Periodismo en la Universidad San Judas Tadeo.

Ver comentarios
Regresar a la nota