Entretenimiento

Crítica de música: La Sinfónica responde a su director titular

Actualizado el 24 de mayo de 2014 a las 11:41 pm

Precisión y entrega. Magnífico balance

Entretenimiento

Crítica de música: La Sinfónica responde a su director titular

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El pianista Benjamin Pasternack fue el solista del Concierto N.° 4, de Beethoven. Carl St. Clair dirigió este concierto de la Orquesta Sinfónica Nacional. (Carlos González para LN)

Nunca me ha gustado el término música académica, para referirse a la música clásica. Sin embargo, en esta ocasión, considero que podría ser el más apropiado para definir la interpretación del pianista Benjamin Pasternack del Concierto N.° 4 , de Beethoven. No obstante, debo destacar la grácil digitación y agradable sonido que el solista consiguió en el tercer movimiento.

La opacidad en la ejecución del concierto bien podría haberse acentuado por el hecho de que Pasternack prefirió el piano Steinway and Sons del Teatro Nacional, de sonoridad bastante modesta, dejando de lado el Fazioli, que compró la Sinfónica hace poco tiempo. ¿Qué sucede con este instrumento por el que se pagó un precio muy elevado?

Una vida de héroe es una de las piezas emblemáticas del repertorio orquestal poswagneriano, el cual se caracteriza por composiciones de enorme arquitectura sonora. Por esta razón y por su carácter autobiográfico, este poema sinfónico le ha valido a Strauss, a lo largo del tiempo, acusaciones de megalomanía relacionadas con el concepto del superhéroe prusiano.

Sin embargo, en este caso, el protagonista no es más que un compositor y la música se torna con mucha frecuencia íntima, personal y delicada. Estos contrastes intensos, y muchas veces abruptos, son los que le dan complejidad a la obra, de la cual Carl St. Clair nos presentó una versión enérgica, pero, a la vez muy cuidada, en detalles, matices y texturas.

Calidad interpretativa. Es admirable ver la precisión con la que la orquesta responde a los gestos de su nuevo director titular y la entrega que este logra de sus integrantes, algo que no se había vuelto a ver en Costa Rica desde los tiempos de Irwin Hoffman.

Memorable también, fue el solo de violín a cargo del concertino de la agrupación, José Aurelio Castillo, que demostró encontrarse en muy buena forma en un papel de dificultad interpretativa, ya que representa los intempestivos cambios en la personalidad caprichosa, que Strauss creía encontrar en su mujer. Juguetón, insolente, sosegado, frívolo, regañón, con dulzura y enojado, son algunas de las indicaciones que contiene la parte de violín solista.

Un magnífico balance entre secciones permitió una audición placentera de la gran cantidad de detalles que contiene esta música. Aunque, ante una clara desventaja numérica, los arcos tuvieron que emplearse a fondo para no verse cubiertos por el enorme aparato sonoro de los instrumentos de viento, que el compositor demanda.

¿No debería la orquesta poner en práctica un sistema de elegibles para reforzar, en casos como este, las filas de cuerdas? Por medio de becas se podría contar con un grupo de jóvenes talentosos que estén disponibles y preparados con antelación para incorporarse a la orquesta cuando se ejecutan obras de gran formato.

Explicaciones. Vale la pena destacar también el esfuerzo realizado por parte del director para explicar, con inteligentes ejemplos musicales, el programa que subyace en Una vida de héroe .

Este tipo de aclaraciones previas, cuando se hacen bien, son cada día más importantes en nuestro medio.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Crítica de música: La Sinfónica responde a su director titular

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota