Entretenimiento

Artista creó más de 300 personajes y 200 canciones infantiles

Cri-Cri, el grillito que amó a los niños

Actualizado el 19 de diciembre de 2015 a las 12:00 am

El 14 de diciembre de 1990, falleció Francisco Gabilondo Soler, Cri-Cri, el cantautor mexicano responsable de entretener a los más pequeños de la casa con su música e historias de fantasía

Entretenimiento

Cri-Cri, el grillito que amó a los niños

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

'El ratón vaquero' (Tomado de YouTube)

Un ratón vaquero de carácter muy fuerte está encerrado en contra de su voluntad.

Envalentonado trata de convencer a su captor para que lo deje libre bajo la promesa de reformarse.

Un día de calor, un chorrito en una fuente estaba de muy mal humor. Se hacía grandote, se hacía chiquito. En ese trajín le salpicó las chapitas a una hormiga quien por más que intentó recogerse las enaguas, no lo pudo evitar.

Por la noche tres cochinitos muy pobres, pero de gran corazón, se iban a la cama a dormir despedidos por el beso de su mamá.

Mientras ellos se dejaban llevar por las maravillas de sus sueños llenos de esperanza, había una muñeca fea escondida por los rincones de la habitación para que nadie viera que tenía su carita con hollín y un brazo roto.

Ilustración: Alex Salazar
ampliar
Ilustración: Alex Salazar

Un mundo lleno de tiernas fantasías encontró en la creatividad del cantautor mexicano Francisco Gabilondo Soler la oportunidad para enriquecer la infancia de millones de niños en todo el mundo. Con canciones como El Ratón Vaquero , El chorrito , Los tres cochinitos y La muñeca fea , quedó grabado en el corazón de muchos pequeños.

Cri-Cri, [[BEGIN:INLINEREF LNCVID20151218_0011]]El Grillito Cantor[[END:INLINEREF]], como se le conocía, no escatimó en darle rienda suelta a su imaginación, la cual se fue convirtiendo en animaciones casi vivas para los niños.

Este 14 de diciembre se cumplieron 25 años del fallecimiento del padre de todos estos cuentos cantados. Cri-Cri murió a los 82 años por una falla cardiaca.

A pesar de que oficialmente dejó los escenarios profesionales en 1961 –tras 30 años de cantar– la obra de Cri-Cri sigue intacta en el gusto de los chicos y, ¿por qué no?, también en el de los más grandes a quienes de vez en cuando nos da por bailar al ritmo de la Marcha de las letras o de Caminito de la escuela .

'Los cochinitos dormilones' (Tomado de YouTube)

Creativo. Cri-Cri ideó más de 300 personajes y compuso aproximadamente 240 canciones derivadas de ellos.

La patita, La negrita Cucurumbé, El jinete aguamielero y tantos otros más quedaron en el imaginario colectivo de América Latina y también de otros lares de la Tierra.

PUBLICIDAD

[[BEGIN:INLINEREF LNCVID20151218_0010]]Gabilondo[[END:INLINEREF]] se dedicó a entretener a los infantes y a ayudar en la enseñanza de ellos. Con las letras de sus canciones difundió mensajes didácticos.

La temática que abarcaba era tan diversa como los protagonistas de las historias.

Desde el Ché Araña que mostraba que la pobreza no era impedimento para explotar las aptitudes artísticas, hasta la Patita que hacía lo imposible por darle de comer a sus patitos a pesar de que tenían como papá a un pato sinvergüenza y perezoso.

La música siempre estuvo presente en la carrera de Cri-Cri, su pasión se desarrolló cuando desde muy pequeño aprendió de forma autodidacta a tocar el piano. El amor por el tango, el foxtrot y el danzón están impresos en sus obras, a modo infantil, claro está.

Del público. Comenzó su vida pública al formar parte de un programa radial dedicado a la chota política y a la crítica social. En la emisora XYZ. en 1932, fue apodado como el Guasón del Teclado”.

Sin embargo, su amor por “la gente menuda” lo llevó a insistir en usar su ingenio para cantarle a los niños.

'La patita' (Tomado de YouTube)

En 1934 vio la luz un programa radial que duraba apenas 15 minutos, en la estación XEW La Catedral del Radio.

El espacio se dedicaba a cuentos infantiles acompañados por las notas musicales interpretadas por El Grillito Cantor.

El paso a la [[BEGIN:INLINEREF LNCVID20151218_0006]]televisión[[END:INLINEREF]] llegó muchos años después. Cri-Cri fue patrocinado por la empresa de juguetes mexicana Plasti Marx y su programa se transmitía en el canal XHGLC.

Fue a mediados de la década de los 50 cuando la voz del Grillito tuvo rostro y los niños conocieron a su ídolo en imagen blanco y negro. Gabilondo no necesitó de disfraces: muy elegante, con saco y corbata interpretaba sus más grandes éxitos.

Hoy por hoy, el trabajo y la herencia cultural de Cri-Cri en la educación y el entretenimiento infantil todavía da réditos. La fundación que lleva su nombre es la dueña de los derechos de la obra artística del mexicano.

Un grande que amaba a los pequeños, así fue Cri-Cri, quien hoy, 25 años después de su fallecimiento, todavía emociona a los chiquitines.

PUBLICIDAD

Como dijo Chespirito, otro gigante mexicano: “Cri-Cri, los niños venimos aquí, a darte las gracias a tí”.

infografia
  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Cri-Cri, el grillito que amó a los niños

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Jessica Rojas Ch.

jessica.rojas@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Bachiller en periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Cubre temas de música nacional e internacional, además de informaciones de entretenimiento.

Ver comentarios
Regresar a la nota