Entretenimiento

Concierto con Celedón y Debbie Nova

Carlos Vives, el gozo de ser colombiano

Actualizado el 11 de julio de 2014 a las 12:00 am

Desde que el artista salió a escena, nadie pudo regresar a su asiento; el sabor de sus vallenatos, aderezados con imágenes de su tierra natal, derrocharon emociones en el Real Intercontinental

Entretenimiento

Carlos Vives, el gozo de ser colombiano

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Dupla. Carlos Vives y el acordeonista Egidio Cuadrado se encargaron de llenar de sabor la música de todas las regiones de Colombia. Luis Navarro

D e pie y agitando los cuerpos durante 90 minutos, así tuvo Carlos Vives a quienes se dieron cita el miércoles, en un concierto que destiló puro sabor colombiano.

Tras una exitosa participación de Jorge Celedón, quien cantó para el público por casi dos horas, y un intermedio con el equipo de Pelando el Ojo, las luces se apagaron.

Energía. En escena, Carlos Vives bailó, cantó, saltó, se tomó   selfies  con el público durante casi dos horas. Luis Navarro
ampliar
Energía. En escena, Carlos Vives bailó, cantó, saltó, se tomó selfies con el público durante casi dos horas. Luis Navarro

Como si fuera una invocación, un video llevó al público a lo interno de las montañas colombianas, donde un chamán le hablaba a Vives y le decía que su misión en esta vida era llevar la esencia de su país por el mundo.

Lo cumplió. El concierto destiló la esencia cafetera con música e imágenes de barrios, ciudades y costas, que hicieron que más de un colombiano bailara las notas de Quiero verte sonreír, apretándose el pecho, como si se imaginara de nuevo en casa.

Y es que, aunque se suponía que este era un concierto íntimo, este samario no dejó nada en casa.

De la mano de una banda en la que brilló la participación del acordeonista Egidio Cuadrado, no hubo cuerpo que se resistiera a agitarse ni garganta que osara a no cantar temas como Déjame entrar, Como le gusta a tu cuerpo , o el clásico Pa Maité.

“¡Profesor Pinto!”, con esa exclamación, Vives saludó al director técnico de la Selección Nacional que se encontraba entre el tumulto. Todos lo ovacionaron.

Ahí calló La gota fría , interpretada en una versión mucho más extensa y con una sabrosa instrumentación. Vinieron después temas como Bailar contigo y el Pollo vallenato , una composición de Luis Enriquez Martínez, amigo cercano a la familia de Vives.

El hermoso sonido de las gaitas colombianas, sumado a las maracas y las cuerdas de las guitarras rasgándose a toda velocidad, anunciaron la llegada de otro de los éxitos del artista: Fruta fresca.

Invitado especial. Jorge Luis Pinto disfrutó como un  fan más. Vives lo saludó y estrechó su mano. Luis Navarro
ampliar
Invitado especial. Jorge Luis Pinto disfrutó como un fan más. Vives lo saludó y estrechó su mano. Luis Navarro

El concierto estaba en lo más y mejor. El que no iba acompañado, bailaba solo, y el que quería pareja, con bebida en mano, hasta cruzaba del área preferencial al general con tal de conquistarla, al ritmo de La foto de los dos .

PUBLICIDAD

Un tributo a los artistas colombianos fue rendido con el rock vallenato Como tu , que se interpretó en medio de fotografías gigantes de artistas como la banda Aterciopelados, Juanes, Shakira, Fonseca y hasta de la Selección Nacional de Colombia.

La unión entre nacionales y suramericanos fue celebrada con La tierra del olvido, un tema interpretado a dúo por Debbie Nova y Carlos Vives.

“Muchas gracias por todos estos años; es un honor y un deber trabajar por todos”, dijo el artista.

Las emociones del momento se exaltaron cuando en medio del coro que dice Tu tienes la llave de mi corazón , aparecieron fotografías de Jorge Luis Pinto, la Selección Nacional y la Bandera de Costa Rica.

El reloj llegaba a la medianoche cuando comenzó la despedida con En el mar de sus ojos y Quiero casarme contigo.

“Somos felices en Costa Rica. Para no olvidar nuestros encuentros. Gracias”, dijo el artista, en medio de una lluvia de papelitos color plata.

Aunque las luces se apagaron y muchos salieron en estampida, los más entusiastas se agruparon frente a la tarima y pidieron más.

Como un buen encuentro entre paisanos, todos los cantantes del encuentro fueron citados a escena. Fue así como Celedón, Vives y Debbie Nova cantaron Matilde Lina y El cantor de Fonseca, que puso cierre definitivo al concierto.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Carlos Vives, el gozo de ser colombiano

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios

Más sobre este tema

Regresar a la nota