Entretenimiento

En el mercado se pueden encontrar dos tipos de cervezas

Aprenda cómo ligar una rubia

Actualizado el 09 de noviembre de 2012 a las 12:00 am

Entretenimiento

Aprenda cómo ligar una rubia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Se disfruta tanto en una cena elegante como en una salida informal con amigos, en un restaurante a la luz de las velas, como en pleno carnaval; esa es la cerveza, una bebida que, combinada de la forma adecuada, puede hacer que el comensal disfrute de toda una experiencia gastronómica.

Para poder sacarle provecho a su sabor hay que conocerla.

Alfredo Echeverría, director del Club de la Gastronomía Epicúrea, explicó que lo primero que hay que saber es que dos de los tipos más comunes de cerveza son la Ale, de un sabor más complejo y frutal, y las lager, favoritas en el mundo por ser livianas y fáciles de degustar.

Estas últimas se dividen en tres grupos: las lupuladas, que son más amargas; las malteadas, que tienen un amargor más sutil, y las balanceadas, que como su nombre lo dice, son un punto intermedio entre las dos anteriores.

Teniendo estos conceptos en cuenta, explica Echeverría, podemos saber qué papel jugará ella a la hora de comer.

“Un sabor cítrico en la comida incrementará el sabor amargo en la cerveza, lo que se producirá al combinar, por ejemplo, un ceviche peruano con una cerveza lupulada”, dijo Chavarría, quien explicó que, en cambio, si este tipo de bebida se combina con un plato de sabor liviano, el sabor de la bebida predominará.

El conocedor aseguró que si se trata de un plato dulce, su sabor será estimulado si se combina con una cerveza malteada, mientras que las balanceadas pueden acompañar platillos de sabor medio, por ejemplo, un pollo a la plancha, o pastas con ajo y aceite, entre otros.

“La cerveza es sumamente flexible y puede entrar en territorios en los que el vino se vería afectado, por ejemplo, en el caso de los sabores picantes y los aderezos y vinagretas”, aseguró.

Ciro Genova, chef desde hace más de 25 años y con una década de estar frente al restaurante L’Ancora, asegura que las mejores comidas para acompañar una cerveza son las pizzas, los mariscos y las carnes, pues acentúan el sabor de cada uno de sus ingredientes.

“Todas las ocasiones son buenas para tomar una cerveza, lo mejor de ella es que quien la consume puede jugar con sus sabores; por ejemplo, puede tomar una de un tipo como aperitivo, y acompañar su comida con otra”, destacó.

PUBLICIDAD

¿Cómo tomarla? Si de acompañar una de estas bebidas con su comida favorita se trata, tome en cuenta estas consideraciones.

Una de ellas es pensar si mi bebida irá en función de lo que voy a degustar, o a la inversa.

“La selección de la comida y la bebida debería de hacerse teniendo en mente la experiencia total y evitar hacerlo solo por satisfacer la sed o el hambre. La decisión dependerá de lo que la persona desea; uno debería preguntarse “¿será que hoy deseo degustar un plato específico , o me atrae degustar una buena cerveza como primera motivación sensorial y gastronómica?”, enfatizó Echeverría.

Añadió: “Lo importante es conocer la relación entre comida y bebida de manera que, cualquiera sea la puerta por la que ingrese a la experiencia, esta sea la correcta y la maximice. Ahora bien, si lo hago de la forma tradicional, entonces primero decidiría qué comer y después escogería la bebida”.

Una vez que llega la hora de disfrutar, uno de los puntos claves es asegurarse que la temperatura de la cerveza sea la indicada.

“Se recomienda que si se va a degustar con comida tomemos la cerveza a una temperatura que permita sentir los sabores (entre tres y cinco grados); de lo contrario el frío dormirá las papilas gustativas y no sentiremos nada, ni el sabor de la cerveza ni el de la comida”, dijo.

Aclaró que, si lo que busca es calmar la sed, o se está en una ocasión de consumo vinculada al entretenimiento y la fiesta, lo ideal es tomarla a temperaturas bajo cero.

Además de este dato, a la hora de tomar cerveza hay otras recomendaciones, como consumirla inmediatamente luego de abrirla y servirla de manera correcta, es decir, colocando el vaso o copa en un ángulo de 45 grados y llenar hasta la mitad.

Cuando eso sucede se debe colocar la copa en posición vertical y terminar de rellenar sirviendo hacia el centro de la copa, hasta producir una corona de espuma de dos o tres centímetros.

Recuerde al beber alcohol que la prudencia y la moderación siempre deben estar presentes.¡Salud!

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Aprenda cómo ligar una rubia

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota