Entretenimiento

La tribuna del idioma

Nuevas reflexiones en torno al voseo

Actualizado el 23 de junio de 2013 a las 12:00 am

Entretenimiento

Nuevas reflexiones en torno al voseo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Hace bastantes años, hablé en esta columna sobre el voseo, modalidad morfosintáctica, basada en el empleo del arcaico pronombre personal vos, que domina en Argentina, Uruguay, Paraguay y América Central; coexiste con el tuteo en Ecuador, Colombia y Chile, y respira aún en la lengua popular de zonas de México, Panamá, Venezuela, Perú y Bolivia.

La peculiar pervivencia del antiguo vos español (que desapareció en la península Ibérica junto con el Siglo de Oro) en vastas regiones de la América hispanohablante es un hecho único, insólito: es la historia casi épica de una resistencia cultural heroica frente a influencias técnicas, presiones escolares y desdenes académicos. Por mucho tiempo, la Gramática de la Academia pasó por alto cualquier referencia a este vos criollo (el ilustre Andrés Bello, venezolano, había dicho que “es una vulgaridad que debe evitarse”). El DRAE (en su vigésima edición, nunca antes) registra esta modalidad del vos ultramarino, aunque se lo asigna en exclusiva a Argentina. Es el Esbozo (1973) el que hace, por fin, justicia al tema y le dedica un par de páginas. La actual edición del DRAE (22.ª) establece: 2. pron. person. Arg., Bol., C. Rica, El Salv., Nic., Par., Ur. y Ven. Forma de 2.ª persona singular. Cumple la función de sujeto, vocativo y término de complemento. Su paradigma verbal difiere según las distintas áreas de empleo. En México, u. c. rur. El Diccionario panhispánico, por su parte, ofrece, entre muchas otras, estas explicaciones: 2.3. Extensión del voseo. El voseo se da en la mayor parte de Hispanoamérica, aunque en diferente grado. Su consideración social también varía de unas regiones a otras. A grandes rasgos, puede decirse que son zonas de tuteo exclusivo casi todo México, las Antillas, la mayor parte del Perú y de Venezuela y la costa atlántica colombiana; alternan tuteo como forma culta y voseo como forma popular o rural en Bolivia, norte y sur del Perú, el Ecuador, pequeñas zonas de los Andes venezolanos, gran parte de Colombia, Panamá y la franja oriental de Cuba; coexisten el tuteo como tratamiento de formalidad intermedia y el voseo como tratamiento familiar en Chile, en el estado venezolano de Zulia, en la costa pacífica colombiana, en Centroamérica y en los estados mexicanos de Tabasco y Chiapas; y son áreas de voseo generalizado la Argentina, el Uruguay y el Paraguay.

PUBLICIDAD

Y la reciente (2011) Nueva gramática académica (16.7.2c), expone también el voseo: “Más compleja e inestable aún es la situación sociolingüística del voseo. De haber estado sujeto a una fuerte presión normativa y haber sido combatido por la enseñanza, ha pasado a ser, en algunas áreas, la forma general del trato de confianza…”.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Nuevas reflexiones en torno al voseo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota