Entretenimiento

Decenas de niños disfrutaron la mañana del sábado eligiendo las lecturas de su preferencia

Feria del libro cautivó a niños de gran imaginación

Actualizado el 04 de septiembre de 2016 a las 12:00 am

Afluencia. La Antigua Aduana recibió a muchos pequeños curiosos e ilusionados por explorar nuevos mundos a través de las letras

Entretenimiento

Feria del libro cautivó a niños de gran imaginación

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Ilusión. Isabelle y su hermana Elisa observaban con detalle los libros que más llamaron su atención Jeffrey Zamora

El reloj marcaba las 10:50 a. m. La historia de Juanito y los frijoles mágicos que estaba contando Kembly Aguilar, acompañada por el clarinete de Jonathan Albuja, había empezado hacía 20 minutos.

Sin embargo, los agitados papás seguían llegando a la gran carpa blanca –protectora del inclemente sol– ubicada entre la Antigua Aduana y la Casa del Cuño, en la que a lo largo de la mañana, y en el marco de la Feria del Libro, se estarían realizando actividades infantiles.

De la mano de esos apurados padres iban los pequeños ilusionados a ver el espectáculo que presentaba el Teatro La Bicicleta. Su día apenas iniciaba.

LE PUEDE INTERESAR: Feria Internacional del Libro comenzó este viernes en la Antigua Aduana

“Colorín colorado, este cuento se ha acabado”, dijo Aguilar, cuando terminó de contar la historia de Juanito, la gallina de los huevos de oro y del ogro (que en otros cuentos es un gigante).

Pero el día no terminaba para muchos de los pequeños que vieron terminar la representación con títeres de esta historia. Para algunos venía lo mejor del día: ir a escoger libros, ya fuera para que mamá o papá se los leyeran por la noche o para devorarlos por sí solos.

Risas. Juanito y los frijoles mágicos fue el preámbulo perfecto Jeffrey Zamora
ampliar
Risas. Juanito y los frijoles mágicos fue el preámbulo perfecto Jeffrey Zamora

Gusto propio. “Chicas, tómense su tiempo; escojan los que más les gusten”, decía desde un estand vecino Emma Tristán a sus pequeñas Elisa e Isabelle Hunt Tristán.

En el espacio de la editorial La Jirafa y Yo están las pequeñas de ocho y seis años ,respectivamente. De lejos se veían dos cabelleras rubias sumergidas en un libro cada una.

LEA TAMBIÉN: La agenda de la Feria Internacional del Libro festeja las letras hasta el 11 de setiembre

De cerca se observaban dos pares de ojitos claros que brillaban más de la cuenta. Las pequeñas hacían caso a su mamá y elegían la lectura de su preferencia.

Isabelle no quiso hablar; ella prefería detallar bien las páginas de su posible nueva adquisición. Elisa sí se animó y le contó a Viva qué es lo que más le gusta de los libros. “Me gusta leer porque a veces uno aprende de los libros. Te enseñan que no hay que pelear, es bueno leer. Los libros son muy importantes porque así aprendés a leer cuando estés grande”, contó la niña de ocho años.

PUBLICIDAD

Entre la elección de Elisa estaba el texto El toro y yo , del escritor costarricense Héctor Gamboa, quien, justamente, estaba en el puesto de libros.

“Yo creo que escribir para niños es un compromiso para su desarrollo. El libro tiene que retarlos, emocionarlos y enamorarlos. Lo principal en la literatura de los niños es que los haga crecer y que los divierta, porque los niños aprenden jugando”, contó Gamboa, quien miraba como, poco a poco, los niños se soltaban de la mano de sus papás e iban a tomar el ejemplar que más llamara su atención.

Imaginación. Sebastián Arias de 9 años eligió su favorito Jeffrey Zamora
ampliar
Imaginación. Sebastián Arias de 9 años eligió su favorito Jeffrey Zamora

En medio de jóvenes, adultos y adultos mayores que miraban la variedad literaria, sobresalían los ojitos curiosos que buscaban los dibujos más llamativos y títulos acorde a sus gustos.

Entre la afluencia se observaban los negros rizos de la pequeña Aurora Mujica de dos años; ella tomó un libro que puso en la mano de su mamá, parecía que ese era el de su preferencia.

“En la casa tenemos un librero parecido a este. Ella desde ya se está acostumbrando a que le leamos todas las noches”, contó Victoria Ferris, la mamá.

En ese instante, llegó Eduardo Mujica acompañado de su hijo Emilio, de cinco años, mientras el pequeño se acercaba a su hermana Aurora. Su papá sostenía una bolsa que contenía varios libros que Milo había escogido.

“Traemos a nuestros hijos porque nos encanta. Desde que son pequeños les leemos, siempre se acuestan con cuentos y piden que les leamos”, contó Mujica.

Ellos, y muchos otros niños llegaron a la feria con sus papás, pero hubo algunos excepciones en las que los infantes fueron llevados por sus abuelos.

Ese fue el caso de Luciana Beeche, a quien su abuela, la exprimera dama de la República, Gloria Bejarano, llevó a disfrutar.

“Comprar libros es una maravilla. Esta feria es especial porque permite tener acceso a tanta variedad de temas y de libros mágicos que incentivan la imaginación y que ayudan a abrir su mente a nuevos horizontes y a nuevos planteamientos. Yo a mis nietos les digo que leer les permite viajar sin moverse de un sillón”, comentó Bejarano.

PUBLICIDAD

Desde ayer Elisa, Isabelle, Aurora, Emilio y Luciana tienen un nuevo vehículo para viajar hasta donde su imaginación se los permita a través de los libros.

LEA: Mary Jo Bang, poeta invitada a la FIL: “La poesía es un juego y me gusta jugarlo”

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Feria del libro cautivó a niños de gran imaginación

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota