Entretenimiento

Descubra todas las posibilidades que hay para prepararla

La experiencia de la buena berenjena

Actualizado el 17 de mayo de 2013 a las 12:00 am

Entretenimiento

La experiencia de la buena berenjena

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Echar a perder una berenjena es lo más fácil del mundo; lograr una receta deliciosa, no tanto. Vilipendiada, incomprendida y, por ello, muy agradecida cuando sale bien.

Es un vegetal polémico (o ignorado) de este lado del mundo, pero es un ingrediente central en la cocina árabe y mediterránea.

Para vencer el miedo a la berenjena, conversamos con chefs y conocedores de la planta. “La berenjena, si no está bien cocinada, va a saber muy feo. No hay punto medio. Es horrible o deliciosa”, sentencia Jan Adamski, de El Búho Vegetariano (San Pedro).

¿Cómo evitar ese temido sabor amargo de una berenjena mal cocinada? Adamski explica que dejarla en sal, de media hora a una hora antes de cocinarla, extrae los compuestos que le dan el sabor amargo. Además, este baño de sal evita que absorba demasiado aceite, lo cual suele ser otro problema.

“Hay dos opciones: cortás y cocinás de inmediato en parrilla, sartén u horno; también podés cortarlas, rociarlas con sal y dejar que el líquido decante”, aconseja Patricio Courbis, de El Jardín del Parque (San José).

¿Cómo elegir esa berenjena que no fallará? Como todo producto fresco, debe sentirse pesada y sus hojas y cuerpo deben tener un buen color. A su vez, Courbis recomienda comprar las que provienen de zonas cálidas.

“A veces puede estar maciza pero entre una berenjena brillante casi negra y una más morada, las que están más negras tienden a estar mejor”, aconseja Carlos Saborío, del mercado orgánico Viandas (San José). “Son bastante delicadas y lo ideal es consumirla lo antes posible”, recomienda.

Una vez sorteado el primer obstáculo, al cocinero aficionado lo asaltarán las dudas sobre qué hacer con la berenjena. Flexible y versátil, puede servir como la base de muchos platillos como la mousaka griega y el ratatouille .

Una buena idea es cocinarla a la parrilla, con un poco de sal y pimienta, un chorrito de aceite balsámico y aceite de oliva. Luego, combinada con queso parmesano o ricotta y como compañía para pita o pan, funciona muy bien.

Courbis recomienda acompañarlas con salsa de tomate, cebolla, papas o zucchini para una sencilla y rica guarnición.

PUBLICIDAD

Para Adamski, quemar la berenjena fue una revelación. “Hay que ponerla directamente en las llamas hasta que se desinfle”, aconseja. Así se puede unir con el zucchini o el ayote, también rostizados, para realzar sus sabores. Otra opción es prepararla con miel y tahini .

Pamela Wetta, de Mantras Veggie Café, sugiere saltearlas con ajo, cebollín y especias secas para usar en wraps o ensaladas. Wetta da recomendaciones para rostizar el vegetal: “No se pela; solo se lava y se deja sobre el disco a fuego alto hasta que se rostice”. Una vez quemada por todas partes, se retira del fuego y se puede utilizar la carne.

¡Pruebe en su cocina y juegue con las posibilidades que le ofrece la sabrosa berenjena!

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

La experiencia de la buena berenjena

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Fernando Chaves Espinach

fernando.chaves@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Coeditor del suplemento Viva de La Nación. Productor audiovisual y periodista graduado por la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre literatura, artes visuales, cine y música.

Ver comentarios
Regresar a la nota