Entretenimiento

Segunda eliminatoria de la competencia Jeunes Chef Rôtisseurs

Talentos jóvenes buscan su pase a Hungría en competencia gastronómica

Actualizado el 16 de abril de 2015 a las 12:00 am

Prueba en la cocina. Ayer, en la Universidad Latina en Heredia, se realizó la segunda de tres fechas del concurso gastronómico que enviará a un tico a Europa

Entretenimiento

Talentos jóvenes buscan su pase a Hungría en competencia gastronómica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

“La comida se pasó de sal”; “el risotto está muy duro”; “cuidado con el término de cocción de la carne” y “la miel de la manzana se queda pegada entre los dientes” fueron algunas críticas que lanzaron ayer los jueces, durante la segunda fecha del concurso Jeunes Chef Rôtisseurs, en la Universidad Latina de Heredia.

En esta sesión, que se realizó de 8 a. m. a 3 p. m., los jueces se pusieron más exigentes que en la primera fase, con el fin de perfilar al ganador de esta competición.

Este concurso reúne a estudiantes de Gastronomía y es organizado por la Chaîne des Rôtisseurs (asociación de chefs profesionales y no profesionales). De los 28 jóvenes, se elegirá a uno para enviarlo al concurso mundial en Hungría, el 11 de setiembre.

“Cada alumno entra a cierta hora, sino hay penalidades. Todo está cronometrado. Nos fijamos en las técnicas de cocina, cómo preparan los platos, la higiene, el profesionalismo; cómo usan los ingredientes y, sobre todo, los obligatorios (que vienen en una canasta sorpresa)”, detalló Alexa Quirós. El chef Carlos Di Bartolo y ella son los jueces de piso; es decir, quienes están dentro de la cocina vigilando el proceso.

Cada estudiante tenía tres horas y media para preparar una entrada, un platillo fuerte y un postre, que luego fueron servidos a los cuatro jueces de degustación: Miguel Casafont, Manuel Jiménez, Keylor Sánchez y Alain Taulere –presidente de la Chaîne des Rôtisseurs en Costa Rica–.

En la competencia se calificó, por supuesto, el sabor, la presentación del plato y la originalidad.

Catalina Salazar, de 25 años y vecina de Sabana Sur, fue la primera estudiante en someterse a la evaluación de los conocedores. Se sintió cómoda a pesar del estrés de tener al reloj en contra.

“Uno siempre se estresa porque quiere hacer las cosas bien. Aproveché hasta el último minuto. Para mí fue más relajado ser la primera porque tenía toda la cocina y utensilios para mí. Supe que la gente del primer sábado estuvo un poco floja con sus platos, y ahora son más exigentes”, dijo.

El concurso internacional reunió el año pasado a 55 países; Canadá ganó. Esta es la primera vez que se enviará un delegado de Costa Rica.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Talentos jóvenes buscan su pase a Hungría en competencia gastronómica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota