Entretenimiento

La sangría española, una exquisitez imperdible

Al gusto: Delicia refrescante de frutas y vino

Actualizado el 31 de mayo de 2013 a las 12:00 am

Entretenimiento

Al gusto: Delicia refrescante de frutas y vino

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

No se puede decir que es un coctel ni un ponche de frutas. Compararla con alguna otra bebida sería como faltarle al respeto porque la sangría tiene su propia tradición, así que para poder hablar de ella hay que conocerla.

La revista National Geographic en español asegura que su origen se dio en el siglo XIX, “es una bebida típica de España y Portugal, y debido a la inmigración española a partir de 1860 su consumo se expandió a América Latina”, dice la revista.

En Costa Rica, varios restaurantes españoles la presentan ante el paladar de los ticos. La mayoría se enamora desde el primer sorbo.

Dar una receta paso a paso y con ingredientes fijos sería otra falta de respeto (aunque sí le daremos un consejo). La bebida es tan noble que acepta varias combinaciones, tantas como quiera elegir.

La hay de vino tinto –la más conocida–, pero también se puede preparar con vino blanco. La mezcla de las frutas es a elección, pero las más usadas son la manzana, naranja, piña, mango, cereza y limón. La variedad es amplia.

Para enriquecer aun más el sabor de las frutas y del vino también se le agregan otro tipo de licores. Por ello es que la bebida tiene un alto grado de alcohol, aunque el sabor refrescante de las frutas lo disfraza un poco, y por esta razón no se considera una bebida embriagante. Claro, debe tomarse con moderación, como cualquier bebida con licor.

Se usa el amaretto , el brandy y hasta el aguardiente colombiano para hacer la mezcla, que debe estar preparada previamente para que los licores se complementen.

Los expertos recomiendan que las frutas deben partirse varias horas antes y guardarse en un recipiente juntas, donde no les entre aire para evitar la oxidación.

No se debe revolver la fruta picada con la mezcla de licores y vino, pues hay que evitar que la fruta se fermente. La mezcla se hace unos minutos antes de servirse.

“La maceración de las frutas en el líquido da el resultado del sabor y el olor característicos; en fin, es una bebida que impacta y sorprende al paladar”, aseguró Fernando Chaves, propietario del restaurante Olio en Barrio Escalante, lugar famoso en San José por su especialidad en sangría.

PUBLICIDAD

Chaves asegura que también se le puede agregar, para los amantes de las especias, un poquito de clavo de olor, canela, pimienta o anís.

Buena compañía. Al ser una bebida tan refrescante, es común acompañarla con comida, aunque un buen pichel de sangría puede tomarse solo.

Con la de vino tinto se puede comer, por ejemplos, hongos madrideños, una deliciosa paella o una buena tapa española de jamón serrano.

La de vino blanco se puede acompañar con calamares a la plancha, una tortilla española o unas croquetas de queso blanco.

Por lo general se sirve en un pichel grande con la mezcla de licores y la fruta, bastante hielo y se adorna con rodajas de naranja o limón o con trozos de manzana.

Se toma en una copa estilo tulipán en la que se aprecien bien los ingredientes.

“La sangría es una bebida informal y relajada que se sirve por lo general en restaurantes casuales. Es muy popular”, comentó Chaves.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Al gusto: Delicia refrescante de frutas y vino

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Jessica Rojas Ch.

jessica.rojas@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Bachiller en periodismo de la Universidad Internacional de las Américas. Cubre temas de música nacional e internacional, además de informaciones de entretenimiento.

Ver comentarios
Regresar a la nota