Entretenimiento

Revista sacó su primera edición en los 70

PLAYGIRL : abdominales que no lograron conquistarlas

Actualizado el 18 de octubre de 2014 a las 12:00 am

Esta publicación fue en un principio la salvación para las mujeres que querían una revista solo para ellas; al final, se convirtió en la obsesión de los hombres

Entretenimiento

PLAYGIRL : abdominales que no lograron conquistarlas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Las revistas Playboy y Penthouse mantenían satisfecho al público masculino: allí, mujeres con cuerpos envidiables, no solo se fotografiaban sensualmente en ropa interior, sino que también se desnudaban todos los meses para ellos.

Mientras que los hombres coleccionaban los números de esas publicaciones, algunas chicas entrecruzaban los brazos, fruncían el ceño y volteaban la cara porque no tenían una revista que fuera “solo para ellas”.

Los productores de la empresa Drake Publishers vieron un nicho descuidado y no tardaron en frotarse las manos de solo pensar en el negocio que tenían en sus narices. Así, hace casi cinco décadas, nació Playgirl , con la misma temática de aquellas revistas masculinas.

En la primera portada de esa publicación apareció semidesnudo el actor Lyle Waggoner, cuando tenía 38 años. El estadounidense –que participó en la serie La mujer maravilla – dejaba ver sus brazos tonificados y era abrazado por una pelirrubia.

Además de las fotos, también había notas de cultura y famosos. Esa mezcla, entre la sensualidad y la farándula, caló entre las mujeres, quienes compraron miles de ejemplares de esa edición en los Estados Unidos.

Para desdicha de algunas, la luna de miel duró tan solo unas 60 ediciones porque, al parecer, las mujeres no suelen comprar mucho porno y eso obligó a la revista a abrir su mente para llegar a todo tipo de público, según escribió The Washington Post .

Fuera o no esa la razón, Playgirl ponía oídos sordos a esos comentarios y se puso tras el modelo homosexual Brian Dawson, sin pensar siquiera en la posibilidad de que eso ‘espantaría’ a muchas de las seguidoras que tenía.

“No es por una cuestión de homofobia ni nada por el estilo. Es solo que si vas a comprar una revista y ves a un hombre gay en la portada, te va a chocar, porque no es una invitación a tu propio erotismo, no es atractivo. Sencillamente, no es el tema de las mujeres y no van a tener interés”, explicó la psicóloga María Esther Flores.

A pesar de eso, la revista creía hacer lo correcto y pensó que eso no lo afectaría ni a mediano ni largo plazo. Siguió trayendo a más modelos homosexuales: Jim Waldrop (1981), quien es una superestrella del porno gay; Dirk Shafer (1990), uno de los actores gais más conocidos del mundo del espectáculo, y Scott Merritt (2003), la cara del 30 aniversario de la revista.

PUBLICIDAD

“Este tipo de decisiones no son del todo bien vista por las chicas, quienes estaban sedientas de ver hombres que estuvieran a su alcance. Si les ponen a personas homosexuales, se desinteresan porque saben que ellas no son la prioridad de ellos y eso las aleja del producto. Fue una mala jugada, ahora ese nicho volvió a estar descuidado”, explicó un crítico en The Huffington Post , en el 2005.

Esa preferencia se refleja en los números. En el 2003, el entonces editor de Playgirl , Michele Zipp, reconoció que la revista también atrae a muchos gais. “Es entretenimiento para mujeres porque no hay ninguna otra revista disponible que atiende a las mujeres como lo hacemos nosotros, pero los hombres componen un 30% de todos los seguidores. Eso, que quede claro, no significa que sea una revista homosexual”, explicó al diario Las Vegas Sun .

Sin embargo, en ese mismo año, Mark Graff, presidente de Trans Digital Media, la empresa de gestión de marca de Playgirl TV, desmintió los datos dados por Zipp. “En realidad, un 50% de los adictos de la publicación son gais”, puntualizó a The New York Times .

Mientras que en el 2010, el portavoz Daniel Nardico confirmó a la agencia AP que los seguidores que tiene la revista son mayoritariamente hombres. “Hay mujeres que nos siguen; nuestro objetivo de mercado es el mismo: divertir”, comentó.

Un avance. Si algo hay que reconocer, es que Playgirl rompió tabúes y lo sigue haciendo casi más de cinco décadas después. En un comienzo, mostró desnudos frontales masculinos y, con el paso del tiempo, han añadido en sus páginas fotografías de erecciones y penes con aretes.

Sin embargo, lo que la hizo ser la líder de las revistas para ellas en los años 70 fue su ingenio para convencer a los actores de moda para que se desnudaran o para que, al menos, posaran con ropa interior.

Después de Lyle Waggoner, la lista de actores se hizo extensa, en donde sobresalen los actores Steve Bond, Christopher Reeve, Jack Nicholson, Robin Williams y Michael Douglas. Eso sí, unos vestidos, otros sin camisa y otros en bóxer.

Luego vinieron los años en donde los cantantes quisieron mostrar sus dotes de modelo. Entre ellos están Steven Tyler, de Aerosmith; el roquero Brett Michaels; el rapero Brian Austin Green, y los cantantes Chayanne y Ricky Martin.

PUBLICIDAD

No hay datos exactos que indiquen cuánto dinero les pagaron, pero portales extranjeros aseguran que la suma superó los $50.000.

Hubo otros que, por el contrario, ni la cantidad de dinero logró convencerlos de posar –con o sin ropa– en la portada o en las páginas internas de la Playboy . El caso más reciente es el de Rob Kardashian, hermano de Kim, Kourtney y Khloé, quien recibió la oferta en el 2011 cuando tenía un físico llamativo.

Sin duda alguna, el más polémico de los rechazos fue cuando le propuso a Carlos, príncipe de Gales, $45.000 por aparecer desnudo para la revista en 1990. Por su figura política o por moral, no aceptó.

Playgirl no solo tuvo que lidiar con el humor de los famosos, sino que también tuvo que afrontar una difícil situación legal.

En el 2000, la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos presentó cargos contra la empresa Drake Publishers (después conocido como Crescent) por fraudes con tarjetas de crédito por Internet de más de $180 millones.

Fue declarada culpable, por lo que tuvo prohibido hacer negocios por Internet durante cinco años.

Eso sí, apenas pudo utilizar de nuevo su página web como quería, volvió como los grandes, tanto así que, en el 2008, la revista anunció que descontinuaría la publicación de ediciones impresas a partir del 2009.

La publicidad los obligó a volver al papel porque el sitio de Internet no se mantenía solo. En el 2010 regresó la edición impresa con, nada más y nada menos, que el padre del nieto de la política estadounidense Sarah Palin, Levi Johnston.

Así las cosas, Playgirl logró colocarse: ya sea en el gusto de los hombres o de las mujeres, pero supo llegar y así cumplir lo que dice su eslogan: “Entretenimiento para todos”.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

PLAYGIRL : abdominales que no lograron conquistarlas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Katherine Chaves R.

katherine.chaves@nacion.com

Periodista de Sucesos

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Bachiller en Periodismo en la Universidad San Judas Tadeo.

Ver comentarios
Regresar a la nota