Entretenimiento

Trajes comenzaron a elaborarse desde noviembre

Milo Junco vestirá de drama y realismo a la ópera nacional

Actualizado el 17 de junio de 2013 a las 12:00 am

Creador El experto se encargó de elaborar el vestuario y la escenografía de Cavalleria Rusticana e Pagliacci

Entretenimiento

Milo Junco vestirá de drama y realismo a la ópera nacional

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Milo Junco tiene muy claro que no existe mejor conexión con el público que aquella que se establece cuando se le ofrece un espectáculo de calidad. Es esto, quizá, lo que lo ha convertido en un vestuarista y escenógrafo perfeccionista, de esos mismos que no temen ocultar esa virtud ante el mundo.

“Mi compromiso siempre ha sido que todo lo que esté en el escenario sea la verdad. Los acontecimientos y sus protagonistas tienen que ser lo más fieles posibles a su historia”, afirmó Junco.

Eso es, precisamente, lo que busca darles a aquellas personas que asistan a la Temporada 2013 de la Compañía Lírica Nacional, que en esta edición presentará las obras Cavalleria Rusticana y Pagliacci , a partir del jueves 20 de junio, en el Teatro Nacional.

Junco sabe que el público se vuelve cada vez más exigente, por lo que sentía un gran compromiso al encargarse, nuevamente, de la elaboración del vestuario y la escenografía de estos montajes.

“Después del éxito que obtuvimos con Tosca , sabía que el compromiso sería mucho mayor. Siempre hay que intentar superarse a uno mismo y siento que en esta oportunidad todo el equipo lo ha logrado”, aseguró.

Fiel a su estilo, Junco se dio a la tarea, desde hace unos nueve meses, de investigar y leer las anécdotas de Ruggero Leoncavallo y Pietro Mascagni, creadores de las producciones líricas Pagliacci y Cavalleria Rusticana , respectivamente. Recabar libros e imágenes también resultó fundamental, pero en el camino tuvo una ayuda “casi celestial”.

“Tengo una amiga que es italiana y me facilitó un álbum que data de 1800, en donde se puede ver cómo eran los pueblos. Ellos me hablaron de las costumbres rudimentarias que tienen”, explicó.

Los materiales para elaborar el vestuario fueron traídos, en su mayoría, desde México. Se encargaron algunos encajes con patrones específicos, pues para Junco, los detalles son esenciales en cada una de las prendas.

En esta oportunidad se utilizaron telas como la estameña, algodón grueso y con brocado, terciopelo, moiree , tafetán, seda y lana pura. La gama de colores utilizados van desde el negro, rojo, dorado, hasta llegar al rosado.

“Los encajes no pueden faltar y aquí están hechos a mano. Por ejemplo, Mamma Lucía usará una mantilla enorme, que fue hecha en Italia, más o menos en 1800”, dijo.

PUBLICIDAD

Según comentó, cada una de las óperas tiene su estilo propio en la ropa, esto por la diferencia de años y las circunstancias en las que ambas se desarrollan.

“Hay una gran distancia de conceptos. Por ejemplo, Cavalleria Rusticana , es más remota y la ropa que utilizaban eran más simples, pero en días de fiesta, como es el caso de los personajes de Santuzza y Mamma Lucía, eran mucho más serios”, expresó Junco.

Destacó que el peinado y maquillaje en esa época era muy sobrio. En cuanto a los zapatos, estos fueron hechos a la medida, ya que para ese entonces se utilizaban forrados en tela de seda, algo que se representará en esta temporada.

En el caso de Pagliacci , al estar inspirado en la comedia del arte –movimiento que tiene como protagonista a Pierrot, Colombina y Arlequín, y que reflejan el comportamiento del ser humano– tienen detalles como que las prendas tienen muchos remiendos.

“Los personajes de esta historia son miembros de una compañía muy pobre, por lo que sus trajes deben lucir un poco más desgastados. Su ropa refleja como la comedia del arte es triste siempre, aunque quiera ser alegre”, sostuvo.

Un total de 180 trajes forman parte de los dos montajes y comenzaron a fabricarse desde el pasado mes de noviembre.

Escenografía. Para recrear el ambiente de fiesta que se vive en Pagliacci , Junco decidió basarse en la escenografía original de la primera vez que se montó dicha ópera en Italia.

“Tenemos el teatrín, que era el lugar en el que ellos ofrecían su espectáculo. En ese entonces, todo era muy pobre, así que hasta el telón tiene remiendos”, afirmó.

Árboles de más de ocho metros de altura fueron construidos para este montaje, elaborados a base de cartón moldeado. Cada uno de ellos contrasta con el paisaje rocoso.

En el caso Cavalleria Rusticana , el escenógrafo se centró en el hecho de que era una ciudad muy rústica, con grandes piedras a su alrededor, y su infaltable iglesia.

“En este en particular hay una cosa muy curiosa: un arco con una fuente, que es conocido como la puerta del perdón. Quienes pasan por debajo de él, se les perdona cada uno de sus pecados”, comentó entre risas.

PUBLICIDAD

Para elaborar cada uno de los elementos del decorado se usó una gran cantidad de madera, estereofón, pinturas y telas de gasa.

Su talento se ha visto plasmado en el trabajo hecho en más de 76 obras. Sin embargo, cuando habla de estos montajes en particular, en la voz de Milo Junco se denota esa satisfacción del deber cumplido.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Milo Junco vestirá de drama y realismo a la ópera nacional

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Lysalex Hernández A.

lysalex.hernandez@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Coordinadora editorial en la Revista Teleguía de La Nación. Licenciada en Periodismo Social por la Universidad Internacional de las Américas. Escribe sobre documentales, series de TV y streaming y todo lo relacionado al mundo del entretenimiento.

Ver comentarios
Regresar a la nota