Entretenimiento

Espectadores muestran su ilusión y felicidad antes y después de ver las funciones

Lágrimas, risas, suspiros... todo es válido cuando se vive el Circo del Sol

Actualizado el 03 de junio de 2013 a las 12:00 am

Ambiente mágico Hacienda Espinal, en San Rafael de Alajuela, se convirtió, según los visitantes, en un lugar donde no corre el tiempo

Entretenimiento

Lágrimas, risas, suspiros... todo es válido cuando se vive el Circo del Sol

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Elena Cañas no hablaba mucho, su mirada estaba fija y una que otra lágrima bajaba por su rostro. Ella estaba totalmente impresionada por el espectáculo que acababa de ver.

Cañas, quien es vecina de San José, fue a ver la función que dio el Circo del Sol ayer al mediodía y aseguró, con una voz entrecortada, que el show , llamado Varekai , es para nunca olvidar .

Mientras se limpiaba las lágrimas con su mano derecha, ella comentó: “Ya sabía que el Circo del Sol es de lo mejor, pero sencillamente no me puedo contener”.

Era la primera vez que Cañas, quien iba acompañada por su esposo, veía una función de la prestigiosa canadiense y apuntó que, si el grupo volviera, iría de nuevo.

Así como ella, todos aquellos que salían de la gran carpa azul con amarillo tenían una sonrisa de oreja a oreja y, muchos, los ojos aguados, lo cual dejaba más que claro la gran satisfacción e impresión que causó el Circo del Sol .

Luis Jiménez, otro espectador, contó que es fiel seguidor de este circo. Sin embargo, ayer tuvo la oportunidad de vivir, en carne propia, la emoción de verlos en vivo.

“El espectáculo cumplió mis expectativas. De hecho, me dio de más. Estoy sin palabras”, aseguró.

La emoción también se notaba en los rostros de los más pequeños. Ana Romero contó que su nieto Carlos Bonilla, de 5 años, estaba muy impaciente. “Hace una semana le dijimos que íbamos a venir y se puso como loco. Está emocionadísimo”, comentó la señora, mientras el niño le jalaba la blusa para llamar su atención.

El regocijo hizo de las suyas en el público que, tras salir de la función, no temió en asegurar que, en Hacienda Espinal (en San Rafael de Alajuela), el tiempo se detiene, como por arte de magia.

Al público. La alegría y el entusiasmo fueron los principales invitados de la función que dieron los acróbatas del Circo del Sol a las 8 p. m. del sábado.

Nuri Sánchez, vecina de Ciudad Neilly, fue una de las primeras personas en salir al concluir la presentación. Ella, con una sonrisilla, resumió en una frase todo el sentimiento que tenía: “No hay palabras”.

PUBLICIDAD

Al igual que Sánchez, la mayoría de los espectadores de la noche tenían la misma reacción.

“Lo mejor de todo fue el cierre, ¡espectacular!”, gritó un hombre, mientras corría de la mano de una joven hacia el parqueo.

Hasell Saborío y Arnoldo Morales, de Santa Ana, explicaron que era la primera vez en sus vidas que veían algo tan impactante. Para ellos, los malabaristas fueron los que se robaron el show .

El Circo del Sol ofrecerá funciones hasta el 30 de junio.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Lágrimas, risas, suspiros... todo es válido cuando se vive el Circo del Sol

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Katherine Chaves R.

katherine.chaves@nacion.com

Periodista de Sucesos

Periodista en la sección de Sucesos y Judiciales. Bachiller en Periodismo en la Universidad San Judas Tadeo.

Ver comentarios
Regresar a la nota