Entretenimiento

Aniversario

El Joker: la loca carcajada de la maldad

Actualizado el 11 de mayo de 2015 a las 12:00 am

Pieza clave del universo de Batman, el príncipe payaso del crimen, el hombre que solo desea ver el mundo arder, está de aniversario

Entretenimiento

El Joker: la loca carcajada de la maldad

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

“ Si yo no estuviera loco, no podría ser tan brillante”. La cita es llamativa, pero adquiere mayor gravedad cuando se identifica al dueño de las palabras, uno de los villanos más grandes de la cultura pop: el Guasón (el Joker ).

Es el príncipe payaso del crimen; alguien que solo quiere ver el mundo arder; causante de la muerte de Jason Todd, el segundo Robin; asesino de los padres de Bruce Wayne (según Batman, la película de 1989 de Tim Burton ).

Una jugada del destino quiso que debutase justo cuando el murciélago obtenía su propia historieta, tras aparecer por un año como parte de otro cómic.

En Batman #1 , edición de primavera de 1940, aparecida el 25 de abril de ese año, se dio el primer encuentro entre ambos.

Se suponía que iba a ser un delincuente de medio pelo, que moriría de una puñalada, pero...

Whitney Ellsworth, entonces editor de Detective Comics, le vio potencial al personaje y le dio una segunda oportunidad.

La decisión fue todo un acierto y cambió el curso la historia. Son palabras trilladas, pero las más adecuadas: hoy el universo de Batman sería inimaginable sin el morboso carisma y retorcido sentido del humor del Guasón.

Desde entonces, uno es la antítesis del otro; los estrictos códigos morales del héroe contra el caos y la anarquía del villano; están destinados a ser antagonistas y, a la vez, a estar juntos para siempre, como bien advierte el inquietante Joker en The Dark Knight, de Christopher Nolan.

El Joker cumple 75 años de su aparición en las historietas
ampliar
El Joker cumple 75 años de su aparición en las historietas (José Salazar Ferrer)

“¿Qué haría yo sin ti? Tú me completas. No hables como uno de ellos porque no lo eres, aunque quisieras serlo. Para (la gente de Ciudad Gótica) eres solo un fenómeno..., como yo”, le espeta el payaso en su duelo verbal.

Si bien el encapotado es el héroe, el Joker es un personaje tan bien construido que termina seduciendo a los fanáticos, quienes se sienten apegados a él.

Cada aparición (o reaparición del archicriminal) –en historieta televisión, cine o videojuego– siempre se espera con ansias.

Así pasó semanas atrás, al revelarse la primera imagen de Jared Leto como el bufón para el Escuadrón suicida (película que se estrenará en el 2016).

PUBLICIDAD

Origen. Bob Kane, Bill Finger y Jerry Robinson lo diseñaron, inspirados en el personaje Gwynplaine, interpretado por el alemán Conrad Veidt en El hombre que ríe , película muda de 1928, basada en una novela de Víctor Hugo.

No obstante, el origen del personaje nunca se estableció del todo en los cómics. Al payaso le gusta mentir y confundir: “A veces lo recuerdo de una forma, a veces de otra. Si voy a tener un pasado, prefiero que sea múltiple opción”, afirma en una historieta.

Sin embargo, en 75 años de existencia del personaje, sí hay versiones de su procedencia.

La primera se publicó en Detective Comics 168, de 1951.

Era un comediante de pacotilla, con una mujer embarazada y sueldo de hambre, al que le ofrecen tomar la identidad del criminal Capucha Roja por dinero y dar un asalto a una fábrica.

El golpe sale mal; él trata escapar de  Batman, pero cae en un estañón de químicos. Sale con la piel blanca, pelo verde, con una psique deformada y esa risa...

La versión más aceptada (y aplaudida) está en The Killing Joke ( La broma asesina), la aclamada novela gráfica de 1988, de Allan Moore.

Acá, el Joker es un comediante fracasado, que se hace pandillero para mantener a su familia. Esta es asesinada antes de su primer gran crimen y Jack (así se llama) es forzado a seguir.

Desgraciadamente, cae a una piscina de deshechos químicos: saldrá con pelo y piel desteñidos y mentalmente transformado.

“Basta con un mal día para que el hombre más cuerdo del mundo enloquezca.  A esa distancia está el mundo de mí: a un mal día”. El Guasón.

“Basta con un mal día para que el hombre más cuerdo del mundo enloquezca.  A esa distancia está el mundo de mí: a un mal día”, asegura el Joker en La broma asesina.

En ella, recupera el tono siniestro: le dispara a Bárbara Gordon, la Batichica, y la deja paralítica; además, tortura a su padre, el comisionado James Gordon.

Enemigo mío. Un gran héroe es definido por sus adversarios. En este caso es tan cierto, que el Joker eclipsa a todos los demás héroes y villanos.

También es capaz de poner a Batman en serias encrucijadas morales, como apunta, con dos ejemplos, el libro Los superhéroes y la filosofía, de Tom y Matt Morris.

PUBLICIDAD

El primero es El Joker: abogado del diablo. En ese cómic , el arlequín del odio está en “el corredor de la muerte” a la espera de ser ejecutado..., por un crimen que no cometió. Batman tiene las pruebas que lo exculpan, a pesar de que esa muerte evitaría daños más grandes a la sociedad; sin embargo, sería una injusticia y el murciélago no permite que su archienemigo termine muerto por esa circunstancia.

En The Dark Knight Returns –clásica novela gráfica de Frank Miller de 1986– , el encapotado tuvo la oportunidad de matarlo y no lo hizo; hacia el final, se siente culpable por las muertes causadas por el Joker: pudo evitarlas de haber ajusticiado a su némesis.

“Tú y yo estamos destinados a hacer esto para siempre”, le dice el Guasón a Batman mientras cuelga de cabeza en el vacío en The Dark Knight.

El ángel bueno (y oscuro) contra el ángel caído. Los dos hijos de Ciudad Gótica frente a frente hasta el final de los cómics.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

El Joker: la loca carcajada de la maldad

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota