Entretenimiento

Gracias a sus perros, César Millán no se suicidó

Actualizado el 05 de noviembre de 2013 a las 12:00 am

Entretenimiento

Gracias a sus perros, César Millán no se suicidó

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Lección de vida. César Millán vive por y para los perros. Hace tres años, cuando el famoso encantador de perros pasaba por una fuerte depresión –crisis que incluso lo motivó a intentar suicidarse– fueron sus mascotas los que lo ayudaron a recobrar el instinto y la fe que había perdido.

“Creo que el aprendizaje más grande que me han dejado los perros es que aunque unas manadas te rechazan, hay otras que te aceptan. Ser aceptado es difícil y, gracias a ellos (los perros), pude recobrar la fe y el instinto con los que llegué hace 23 años a Estados Unidos, siendo un inmigrante y sin un dólar en la bolsa” , dijo Millán durante una conferencia realizada ayer, lunes, en la capital mexicana.

Testimonio. César Millán defiende abiertamente a los inmigrantes como él. Eyleen Vargas / archivo
ampliar
Testimonio. César Millán defiende abiertamente a los inmigrantes como él. Eyleen Vargas / archivo

Originario del estado norteño de Sinaloa, Millán recordó que cuando era un niño su padre solía decirle que los hombres no lloran.

“Mi padre no me inculcó el lado emocional, pero sí el lado de la fe. El éxito no llega solo, siempre conlleva bajas, así que los perros me ayudaron a recobrar la fuerza y las ganas de vivir ” , señaló el popular psicólogo de perros.

“El hecho por el cual algunas personas no llegan al éxito es porque se les baja el ánimo, cuando estás en ‘la planta baja’ es cuando te haces más sabio en la vida, te vuelves un guerrero, y entonces entiendes que tus sueños son más importantes que el sentirte víctima”, agregó el presentador de TV.

Gracias a la fe y la espiritualidad inculcada en su familia y a la enseñanza que su abuelo le transmitió para canalizar la energía de los animales, el presentador del programa televisivo El líder de la manada hizo de su historia un ejemplo de cómo un latino puede alcanzar el llamado “sueño americano”.

Millán cruzó a Estados Unidos desde la ciudad de Tijuana, al norte de México, hace 23 años, después de varios intentos fallidos y tras ser víctima de acoso por parte de integrantes de la patrulla fronteriza.

“Viví debajo de un puente en California, después de dos duras semanas para cruzar la frontera. (...) Luego me detuvo la patrulla fronteriza, y los policías me asustaban, me decían que me tirarían en Guatemala”, recordó.

PUBLICIDAD

Hoy, la realidad del entrenador es radicalmente distinta. Su trabajo le permitió construir una exitosa empresa familiar. Su programa se transmite en 120 países, y en su cartera de clientes figuran celebridades como Will Smith y el presidente Barack Obama.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Gracias a sus perros, César Millán no se suicidó

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota