Entretenimiento

El capítulo final de El patrón del mal se transmitirá el viernes 24 de mayo

Escobar: una "ficción" muy bien contada

Actualizado el 18 de mayo de 2013 a las 12:00 am

A dos décadas de su muerte, el continente revivió el reinado de terror del capo Pablo Escobar , en una historia jamás contada que, ciertamente, removió heridas, pero también alcanzó un éxito monumental

Entretenimiento

Escobar: una "ficción" muy bien contada

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

“Quien no conoce su historia, está condenada a repetirla”. Con esta frase como estandarte, la producción de El patrón del mal decidió sortear el riesgo que implicaba recrear una historia que tendría, sí o sí, que hundir el dedo en la llaga más dolorosa de la historia de Colombia.

Un año después, Latinoamérica y la comunidad hispana en Estados Unidos han dado un rotundo espaldarazo a la teleserie, según los datos de audiencia y la andanada de premios con los que ha arrasado la ambiciosa producción.

Y es que hasta los críticos más exigentes, en el seno de la propia prensa colombiana, aceptaron, desde que atisbaron los primeros capítulos, que se trataba de una historia que debía contarse y que, efectivamente, se había logrado “una ficción muy real”, como lo describió en su momento la prestigiosa revista Semana .

Justo cuando muchos daban por acabada la saga de las “narconovelas”, que tuvieron su clímax con series colombianas como El capo o El cartel de los sapos , la cadena Caracol decidió apostar el todo por el todo y eligió llevar a la pantalla chica la historia Pablo Escobar, un hombre tenebrosamente emblemático en la historia del narcotráfico de Colombia, de América y hasta del mundo entero.

El resto es historia y, en Costa Rica , el telón de esa historia caerá justo el viernes 24 de mayo, cuando Repretel transmita el capítulo final de la teleserie.

En ese contexto, el actor Christian Tappan, quien interpreta en la serie a Gonzalo Gaviria, el primo, socio y mejor amigo de Escobar, habló largo y tendido con Teleguía –la entrevista se publicará mañana– sobre los riesgos y disyuntivas que él y el resto de los actores tuvieron que asumir para involucrarse en roles tan escabrosos.

Lo cierto es que hubo varios elementos que quizá no son tan conocidos y que, sin duda, contribuyeron a que la serie se asumiera prácticamente como un documental, se apegara a la realidad y se alejara de cualquier tipo de apología hacia el mundo narco.

Por ejemplo, la prestigiosa escritora y productora, Juana Uribe, no tuvo que asirse de historias de otros para contar la verdad, pues ella vivió en carne propia los horrores del reinado de Pablo Escobar: su madre, Maruja Pachón, fue parte del grupo de personalidades que Escobar secuestró en noviembre de 1990, con el fin de usarlos como cartas de negociación para evitar la extradición.

PUBLICIDAD

Su madre estuvo cautiva siete meses y, según dijo Juana al sitio primerahora.com , consideró justo revivir esa época violenta de su país para, en especial, honrar a las víctimas (varios secuestrados fueron asesinados).

“Tenemos que verlo y que nos duela para que no vuelva a pasar, porque esos Pablo Escobar están ahí latentes”, dijo la también vicepresidenta de Caracol TV, quien además es sobrina política de Luis Carlos Galán, candidato presidencial de Colombia asesinado por sicarios de Escobar en agosto de 1989, en uno de los crímenes políticos más repudiados en la historia de todo el continente.

Uribe ha contado a la prensa de su país que su madre está muy orgullosa por la calidad de la producción, pero que quedó tan traumatizada por el episodio de su secuestro que le da miedo ver a Escobar personificado por el actor Andrés Parra.

Otro de los responsables de la creación de la serie es nada menos que Camilo Cano, hijo de Guillermo Cano, director del diario El Espectador y quien fue asesinado el 17 de diciembre de 1986 como represalia por su férrea posición editorial contra el narcotráfico.

Los protagonistas de la serie han tenido que lidiar con sus propios demonios. Andrés Parra contó recientemente en el espacio Al rojo vivo , que soñaba con Escobar todo el tiempo, tuvo que recurrir a terapia psicológica y hasta a tratamientos de desintoxicación con rituales de de velas y aromaterapia... nada daba resultado, hasta que una madrugada, harto de Escobar, lo increpó directamente: “Lo mandé para el carajo, le dije que me dejara en paz, que cada uno de los dos está donde tiene que estar: él en el cementerio y yo aquí. Y hasta ahí...”.

Parra ha insistido, como todos los demás, en que su deber como actor era contar la historia, y contarla bien.

Y aunque dice repudiar a Escobar y todo lo que hizo, ha admitido que se sintió halagado cuando John Jairo Velásquez Vásquez, sicario estrella del grupo de Escobar, quien lleva 20 años en prisión, le dijo a la prensa que se había quedado mudo de la impresión cuando vio a Parra vestido de Escobar.

PUBLICIDAD

“Es impresionante, son como dos gotas de agua”, ha dicho Popeye, el hombre que quizá conoció más al Patrón que nadie más, al menos ninguno que haya vivido para contarlo.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Escobar: una "ficción" muy bien contada

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Yuri Lorena Jiménez

yjimenez@nacion.com

Editora de la Revista Dominical

Periodista de la Revista Dominical desde 1992. En setiembre del 2010 asumió como editora de Teleguía. Premio a la Mejor Crónica a nivel latinoamericano otorgado en el 2001 por la Sociedad Interamericana de Prensa.

Ver comentarios
Regresar a la nota