Entretenimiento

Coronadas en noviembre y el mes pasado

Destituciones de dos reinas de belleza provocan demandas

Actualizado el 04 de agosto de 2016 a las 12:00 am

Miss Florida y Miss Puerto Rico reclaman la devolución de sus títulos y fuertes indemnizaciones económicas

Entretenimiento

Destituciones de dos reinas de belleza provocan demandas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Alegato. Génesis Dávila fue la única finalista de Miss Florida que no había sido entrenada por Pageant Ready, patrocinador de ese certamen. AP

Destronar a Miss Florida y a Miss Puerto Rico pasó una cara factura a las reputaciones de las organizaciones de los respectivos certámenes.

El caso más reciente es el de Génesis Dávila, una puertorriqueña de 23 años, representante de Miami Beach, quien fue coronada el 16 de julio como Miss Florida.

Sin embargo, seis días después vio desvanecerse su sueño de participar en Miss USA, cuando vio en Facebook una fotografía de Linette de Santos –la dominicana que había quedado en segundo lugar– portando una banda y una corona iguales a las de ella.

“Para mí era todo confusión; no entendía cómo era posible que ella tuviera mi corona y mi banda si en esos momentos yo tenía mi corona y mi banda en mi falda en el carro e iba camino a la oficina a firmar el contrato para representar a Florida en el Miss USA y nadie de la organización me había dicho nada; no sabía lo que estaba pasando”, relató Dávila al diario El Nuevo Día .

Según una demanda presentada por la reina de belleza ante un juzgado estadounidense, la destitución se debía a que el productor del concurso, Grant Gravitt, la acusaba de haber contado con maquillista y peinador en su hotel, lo que estaba prohibido por la organización del certamen.

Gravitt utilizó como prueba una fotografía que Dávila colgó en su cuenta de Instagram, en la que aparece con su maquillista.

Al respecto, Dávila aclaró que esa imagen es del 9 de julio, una semana antes del concurso. Al mismo tiempo, hizo saber al juzgado que la organización del concurso había cuestionado su estatus migratorio, pese a que, por ser puertorriqueña es ciudadana estadounidense.

En la demanda, en la que la boricua exige la devolución de su título y una indemnización de $15 millones, se menciona que Gravitt habría querido favorecer al patrocinador Pageant Ready, empresa que entrenó a cuatro de las cinco finalistas, a excepción de Dávila.

“Hemos presentado una demanda de contenido múltiple. Estamos persiguiendo que se paguen daños por difamación y por estrés emocional y que nuestra cliente sea reintegrada a su posición”, confirmó su abogado, Richard Wolfe.

PUBLICIDAD

El otro caso es el de la modelo Kristhielee Caride, quien se coronó como Miss Puerto Rico Universe en noviembre.

No obstante, su título le fue retirado cuatro meses más tarde. Según el portal de People en español , los organizadores del certamen tomaron la decisión al considerar “que incumplía con sus responsabilidades luego de conceder una entrevista con un medio puertorriqueño en la que no parecía muy comunicativa y dijo que no le gustaban las cámaras”.

LEA MÁS: Miss Puerto Rico pierde la corona por decir que no le gustan las cámaras

Según el diario puertorriqueño Metro , Caride sufrió tal depresión que intentó lanzarse desde un quinto piso.

“Me quitaron lo que yo más quería en ese momento. Hablaron mal de mí”, dijo la muchacha en el inicio de un juicio en el que solicita una indemnización de $3 millones.

Desde mayo, un juez ordenó restituir a Caride el adiestramiento necesario para su preparación para Miss Universo 2016, mientras se determina si procede o no la destitución como reina.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Destituciones de dos reinas de belleza provocan demandas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Gloriana Corrales

gloriana.corrales@nacion.com

Periodista de Revista Dominical

Periodista en la Revista Dominical de La Nación. Es graduada de Ciencias de la Comunicación Colectiva con énfasis en Periodismo de la UCR. 

Ver comentarios
Regresar a la nota