Entretenimiento

Costa Rica también bailó el Harlem Shake

Actualizado el 26 de febrero de 2013 a las 12:00 am

Entretenimiento

Costa Rica también bailó el Harlem Shake

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

No tardaron en llegar los videos del Harlem Shake a YouTube para que los costarricenses empezaran a compartirlos en páginas como Facebook y Twitter. Rápidamente, múltiples centros de trabajo empezaron a pelotear la idea de confeccionar sus propias versiones.

Los muchachos de la agencia Fire Advertisement subieron su video apenas el fenómeno iba calentando, el 12 de febrero. Le siguió el canal de música VM Latino, que hizo varias ediciones , y la agencia de publicidad Jotabequ (con casi 15.000 reproducciones).

El Harlem Shake también se vivió en las oficinas de la emisora de radio Los 40 Principales , que se unió al fenómeno el 15 de febrero.

Sin duda, el más famoso aquí ha sido el de la Orquesta Filarmónica de Costa Rica , en el que los músicos de cámara bailan desquiciados al lado de un Marvin Araya, director, con una peluca de afro. Este video ha sido visto más de 52.000 veces.

Otra oficina en la que se montaron en esta tendencia fue la de Canal 9, que muestra a sus periodistas con máscaras y pelucas bailoteando en media redacción.

Un usuario de YouTube llamado CostaCrazaRica ha publicado, hasta la fecha, 13 versiones diferentes del Harlem Shake , pasando por la playa, un cuarto de juegos, unas escales y hasta un bus.

YouTube muestra a estudiantes, peluqueros, bandas y hasta centros religiosos locales rompiendo la rutina y bailando.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Costa Rica también bailó el Harlem Shake

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Alessandro Solís Lerici

alessandro.solis@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Periodista de la Revista Dominical de La Nación. Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica. Escribe sobre temas sociales, internacionales, generaciones jóvenes, crónicas, problemáticas culturales.

Ver comentarios
Regresar a la nota