Entretenimiento

Bares y cantinas tuvieron un tenue festín electoral

Actualizado el 03 de febrero de 2014 a las 12:00 am

Impredecible: Contrario a lo que se podría suponer, la venta de alcohol en estos recintos no fue muy aprovechada por los costarricenses

Entretenimiento

Bares y cantinas tuvieron un tenue festín electoral

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
A media tarde, el bar El Faro estaba a más no poder. Tal llenazo fue bien aprovechado por un mariachi, el cual puso a temblar el suelo. Fotografía: Ronald Pérez.

Un equipo de La Nación realizó un recorrido por varios bares y cantinas de San José y Heredia, durante la tarde del domingo, en aras de presenciar el ambiente –entre copas– de las elecciones. Tibios, la mayoría de recintos mostró un panorama alejado del que se vio en las calles.

En el puro corazón de la provincia de San José, en el legendario bar El Faro, la celebración tuvo gran ímpetu, con tres alargadas mesas llenas de personas de distintos partidos, bocas y bebidas, y unas cuantas mesas menores, las cuales inyectaban más calor humano.

En El Faro, pasadas las 4 p. m., un grupo de músicos complació a los presentes con unas cuantas tonadas rancheras, mientras varios abstencionistas y simpatizantes del Frente Amplio se desgalillaban y bailaban en medio bar.

Maricruz Granados y Andrea Robles, abstencionistas, contaron que fueron a pasar la tarde en el bar para curar “el dolor con el alcohol”, alegando que ninguno de los aspirantes a presidente las representa.

A su lado, Noelia Murillo y Mariela Fúster, seguidoras del partido Frente Amplio, veían difícil que su elección pudiera superar a Liberación Nacional en la contienda. “¡Pero que se sepa que los comunistas también podemos ser felices!”, dijo Murillo, quien se manifestó cansada de que esa afición política sea harto “satanizada” en el país.

Bulevar: Uno de los bares clásicos del centro de Heredia colmó sus pantallas con la transmisión del Super Bowl. Aquí, cerca de las 5 p. m., las elecciones no eran una prioridad. Fotografía: Ronald Pérez.
ampliar
Bulevar: Uno de los bares clásicos del centro de Heredia colmó sus pantallas con la transmisión del Super Bowl. Aquí, cerca de las 5 p. m., las elecciones no eran una prioridad. Fotografía: Ronald Pérez.

Tranquilo. A diferencia de El Faro, otros bares de San José y Heredia fallaron en representar la emoción que ha generado en los costarricenses esta fiesta electoral.

Recordemos que esta es apenas la segunda vez que no hay ley seca en el país para unas elecciones, aunque varias municipalidades sí decidieron prohibir la venta de alcohol durante el domingo.

En el bar Rafa’s, en barrio La California, los parlantes tiraban clásicos musicales de los años 80, mientras las pantallas se dividían entre distintos deportes. Un grupo de amigos, entre ellos Pablo Arguedas y Francisco Alfaro, llegaron al lugar temprano en la tarde, luego de ejercer su derecho al voto.

En Heredia, el bar Bulevar parecía un terreno alienado del resto del país, puesto que ni uno solo de los televisores transmitía asuntos relacionados con las elecciones, sino que todos estaban conectados al juego de futbol americano Super Bowl, realizado en Estados Unidos.

PUBLICIDAD

En el marco de las elecciones, los bares no lograron cautivar tantos clientes como podría suponerse. Eso sí: las licoreras de ambas provincias cumplieron durante todo el día con pedidos hiperbólicos, dado que muchos costarricenses prefieren echarse sus cervezas en la casa, mientras ven noticias y resultados de las elecciones en televisión

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Bares y cantinas tuvieron un tenue festín electoral

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Alessandro Solís Lerici

alessandro.solis@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Periodista de la Revista Dominical de La Nación. Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica. Escribe sobre temas sociales, internacionales, generaciones jóvenes, crónicas, problemáticas culturales.

Ver comentarios
Regresar a la nota