Entretenimiento

Filme biográfico

Hitchcock :la psicosis de hacer una película

Actualizado el 28 de febrero de 2013 a las 12:00 am

Entretenimiento

Hitchcock :la psicosis de hacer una película

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Entre el delirio mental, la escasez de dinero y un amor lastimado, para Alfred Hitchcock no fue nada sencillo alcanzar la gloria. Con la actuación de Anthony Hopkins, un filme pone al maestro del suspenso en el suplicio fílmico más grande de su vida.

Hoy la cartelera tica les presenta a Alfred –Hitch, para sus amigos– tan excéntrico y misterioso como el alma misma de sus películas.

Las obsesiones, las alegrías y hasta los miedos de un genio del cine, son la sustancia pura de Hitchcock (2012), película que dibuja, sin censura, un periodo crítico y crucial en la vida del maestro del suspenso.

La nueva producción de Sacha Gervasi –hasta ahora muy mal criticada por los expertos y con una pésima recaudación en la taquilla mundial–, es en realidad una biografía de Psicosis ( Psycho, 1960), el éxito cinematográfico más importante en la carrera de Hitch.

En un carrusel de altibajos, en cuyos vagones viajan el amor matrimonial, frenéticas fantasías y varios pasajes de su vida profesional, se descifra lo que para muchos es desconocido: Psicosis puso en un peligroso jaque la vida de Hitchcock, interpretado en la nueva película por Anthony Hopkins.

Fue un periodo duro; sí, muy estresante, pero un pasaje que a costa de gritos en las butacas, un cuchillo amenazador y una ducha sangrienta, llevó a Hitchcock a la gloria inmortal del celuloide.

Según la película, basada en el libro Alfred Hitchcock and The Making of Psycho (1990), de Stephen Rebello, Psicosis era una película de la que todos dudaban, pero que terminó por levantar a Hitchcock del polvo de la incertidumbre a las nubes del éxito.

El filme, que posee una triste calificación de 5,5 (de 10) en el promedio del sitio Metacritic.com y que para diarios como The Guardian es “superficial e ingenuo”, intenta plasmar detalles minuciosos de lo que sucedió entre un contrariado Hitchcock y su amada Psicosis .

Por ejemplo, el filme muestra un enfermizo interés del cineasta por el asesino real Ed Gein –aficionado a conservar cadáveres en su casa–; la elección de los intérpretes Janet Leigh y Anthony Perkins para los papeles protagónicos del filme y el nacimiento de la perversa secuencia de la ducha.

PUBLICIDAD

Precisamente, con esa escena, el ataque mortal al personaje de Janet Leigh (Scarlett Johansson) en la ducha de un motel, Gervasi muestra la pasión desbordada de Hitchcock por Psicosis , su amor por el espectáculo, su vanidad, sus sentimientos reprimidos y hasta su compulsiva ansiedad.

“Probablemente era vanidoso; le encantaba ser el centro de atención, ser una celebridad, firmar autógrafos, pero era (también) un hombre distante”, dijo Hopkins sobre su personaje.

A pesar de todo lo anterior y las dudas expresadas por Paramount Pictures, el filme llevó a Hitchcock a amasar una fortuna de $32 millones en 1960, con un costo de producción de tan solo $800.000.

Esos números contrastan con la película de Gervais, que desde su estreno en noviembre solo ha recaudado $14 millones de taquilla .

Amor. ¿Pero qué hubiera sido de Hitchcock sin su esposa?; sin duda, Alma Reville (Helen Mirren) es eje central de la nueva película. En esa mujer, tan persistente y aguantadora, Hitch desvía todas sus frustraciones y encuentra a su socia más productiva.

“Tenían una activa, compleja, contradictoria, hermosa y dolorosa relación, que no era solo la de un matrimonio, sino la de una auténtica asociación creativa”, dice Gervasi en las notas de producción de la película.

“Me interesaba mucho cómo dos personalidades con tan firme determinación vivieron y crearon juntas. Sin Alma a su lado, Hitchcock no habría sido tan brillante, o no habría podido llevar a cabo Psicosis ”, agregó el director.

Todo ello, a pesar de la conocida fijación de Hitchcock por las actrices rubias y la obvia molestia de su cónyuge. El filme bucea en los celos mutuos, especialmente los de Alma hacia Leigh.

En la vida real, Alma le hacía sugerencias a Hitchcock, editaba guiones y hasta llegó a sustituirle en algún momento en la dirección de Psicosis .

“Creo que entendí a Alma y me gustó. Creo que el éxito de Psicosis es que muchas veces el gran arte viene después de una gran resistencia”, dijo Mirren.

Lo que señala Mirren es la síntesis de la película: Hitchcock es la narración de un hombre que intenta reinventarse a sí mismo en un medio que solo quería más de lo mismo. El precio fue alto, pero la dolorosa apuesta fue ganada.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Hitchcock :la psicosis de hacer una película

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Alexánder Sánchez

asanchez@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Periodista del suplemento Viva de La Nación. Bachiller en Periodismo de la Universidad de Costa Rica. Su formación académica la complementó con trabajos estudiantiles en medios de comunicación universitarios.

Ver comentarios
Regresar a la nota