Entretenimiento

Proyecto audiovisual costarricense

Caída libre despliega su trama desde tres plataformas distintas

Actualizado el 06 de enero de 2013 a las 12:00 am

Diferentes medios Un cortometraje tico que se estrenará en enero, se nutre de relatos escritos y una serie de audioartes para construir su fantasía

Entretenimiento

Caída libre despliega su trama desde tres plataformas distintas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Valorado en aproximadamente $30.000, el cortometraje tico Caída libre , de Andrea Morales, se estrenará el 25 de enero. Este proyecto utiliza tres plataformas audiovisuales para contar la historia de Ramón, un niño que sueña con ser astronauta.

La propuesta de Morales, catalogada como “transmedia”, consta de 16 capítulos escritos, que pueden leerse en la web; cinco audioartes y un cortometraje de 17 minutos.

En Caída libre , los tres recursos se apoyan entre sí para ahondar en las ilusiones infantiles de Ramón, que todas las noches se tira de clavado en una piscina para experimentar lo que se siente al flotar.

Todo eso sucede “hasta que un salto al agua oscura lo enfrenta con la realidad de sus ilusiones”, dice la sinopsis del proyecto.

La parte escrita, el audio y el corto pueden visualizarse y entenderse por separado; sin embargo, es en la unión de las partes donde se experimenta la profundidad de la historia. “Hay personajes que apenas se mencionan en los capítulos escritos, pero que en el audio hasta tienen diálogos. Esto permite que se puedan dar a conocer de mejor manera”, explicó Morales.

“Ya en el cortometraje, la gente conoce físicamente a los personajes y es donde se desarrolla el gran final de la historia, el desenlace”, agregó la realizadora.

El corto, que se mostrará gratis por Internet, llama la atención por contar con varias tomas realizadas bajo el agua y de noche.

“Fue difícil; para grabar bajo el agua tuvimos que utilizar una especie de concha para consumir la cámara, iluminar desde afuera de la piscina y cuidar que los cables no se mojaran”, recordó Morales.

Las tomas “mojadas” de Caída libre se realizaron durante dos días en el Colegio Humboldt, en horarios de madrugada y con temperaturas de hasta 10°C. Un traje de astronauta, hecho a mano, fue el elemento más caro y llamativo del rodaje, y costó unos ¢100.000.

“Hacía mucho mucho frío, pero lo superé con la ayuda de la gente. Pienso que el tema es muy importante pues hace ver que los sueños sí se pueden hacer realidad”, dijo Gabriel Reyes, de 13 años, quien interpreta a Ramón.

“Un sueño mío, por ejemplo, es ser un buen actor y espero conseguirlo”, agregó Reyes, quien ha tenido participación varios cortometrajes y un papel secundario en el filme tico Princesas Rojas , que se estrenará en este 2013.

PUBLICIDAD

Complementos. Los 16 capítulos escritos de Caída libre , ya se pueden leer en el sitio web conteoregresivo.com .

Los relatos, creados por la misma realizadora, cuentan con llamativas ilustraciones y son estratégicamente cortos.

“ Fue un proyecto muy nostálgico para mí, pues las ilustraciones muestran esa visión infantil, mágica y fantasiosa que tiene Ramón, pero que quizá tuvo uno mismo cuando era niño”, dijo Alejandro Ramírez, ilustrador del proyecto.

“Traté de que los dibujos fueran impersonales, donde no se mostrara del todo la identidad del protagonista”, agregó Ramírez.

En el caso de los cinco audioartes, disponibles en el sitio web caidalibrefilm.bandcamp.com , usted podrá escuchar a los personajes dialogar, en medio de una atmósfera musical diseñada especialmente para el proyecto.

Si quiere echarle un vistazo al proyecto Caída libre, recuerde que el tráiler ya está disponible en YouTube .

El adelanto del cortometraje muestra a Ramón (Reyes), en unas de sus primeras, místicas y alucinantes zambullidas.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Caída libre despliega su trama desde tres plataformas distintas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Alexánder Sánchez

asanchez@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Periodista del suplemento Viva de La Nación. Bachiller en Periodismo de la Universidad de Costa Rica. Su formación académica la complementó con trabajos estudiantiles en medios de comunicación universitarios.

Ver comentarios
Regresar a la nota