Entretenimiento

Locales como Café Kracovia y Opa! ofrecen platillos del este de Europa

La dulce amistad de la cocina polaca

Actualizado el 13 de febrero de 2015 a las 12:00 am

Entretenimiento

La dulce amistad de la cocina polaca

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Delicia. Las pierogi son de pasta rellena con puré de papa, queso, hongos o carne. En Café Kracovia se usa papa, y se saltea con mantequilla y tocineta. Jorge Arce

El ingrediente secreto de la cocina polaca es la hospitalidad. De su amor por las celebraciones y la paciencia que dedican a sus platillos, los cocineros de Polonia han creado una cocina popular en Europa y Norteamérica que, tras larga espera, empieza a abrirse espacio en la mesa de Costa Rica.

Carnes, pastas, panes y papa son el núcleo de la cocina de Polonia, así como las variadas preparaciones de vegetales que las acompañan. Las sopas, compañeras indispensables para el frío ambiente del norte de Europa, exhiben una variedad envidiable: las de tomate, remolacha y eneldo son algunas de las más queridas, y forman parte del menú que ahora seduce al paladar tico.

Café Kracovia , un local que por 10 años ha promovido comida saludable en San Pedro, incluyó recetas polacas cuando amplió su horario para incluir cenas. Son, además, las recetas de la familia.

Rico. La sopa de remolacha, o    barszcz  , preparada en Café Kracovia, es uno de los clásicos de la cocina polaca, con fuertes acentos hogareños. Jorge Arce
ampliar
Rico. La sopa de remolacha, o barszcz , preparada en Café Kracovia, es uno de los clásicos de la cocina polaca, con fuertes acentos hogareños. Jorge Arce

“La comida polaca es asimilable por los costarricenses. Son sabores diferentes, pero no tan exóticos como la asiática. Aquí, tratamos de rescatar lo más típico”, dice Marek Adamski, uno de los hermanos fundadores del café.

Los pierogi , populares en el mundo, están hechos de pasta de harina rellena de puré de papa, con queso y cebolla morada. Se saltean con mantequilla y tocineta, y se sirven acompañadas con el tradicional repollo fermentado ( sauerkraut ). En Polonia, también hay rellenos con repollo agrio, en lugar de puré de papa, queso fresco, y otros dulces, rellenos con arándanos o fresas.

Otra buena introducción son las zapiekanki , suerte de “comida rápida” de Polonia, que consisten en baguettes cortados a la mitad con queso, hongos y salami. En Kracovia, los vegetales provienen de su finca en Llano de Grande de Cartago, y el pan se prepara en el local.

“También tenemos la barszcz : es una sopa de remolacha que se prepara con remolacha, otros vegetales y vinagre”, añade. Para Adamski, apenas es una parte de platillos polacos que desean añadir al menú.. “Una de las más tradicionales es la zurek , una sopa con un fermento de harina de centeno que se prepara con salchicha polaca”, explica.

Justo hace unas semanas, Opa! Café inauguró su primer local en Los Yoses . Con un menú basado en la gastronomía de Polonia, Patryk Jara Krasinski, chef y socio, espera seducir al paladar tico con esta comida “gustosa y natural”. “Es algo no esperado, pero, a la vez, son ingredientes que conocemos muy bien. Son salchichas, papa, natilla, vinagre, pero resultan sorprendentes”, afirma. Por ejemplo, uno de sus platillos es la zalewajka , sopa con papa, salchicha blanca y vegetales del centro de Polonia. En Opa! se usan preparaciones polacas de carne, pero servias en sándwich. “Siempre empiezas con sopa, plata fuerte, café y postre”, señala.

PUBLICIDAD

Según dice el chef, en Polonia, la mejor formar de mostrar cariño y respeto es con comida, y la hospitalidad se prueba con la costumbre de mantener un plato servido por si llega un invitado extra a una cena con invitados.

“Mi abuela decía que el secreto de la cocina son buenos ingredientes, mucho amor y tiempo”, dice. Una zupa pomidorowa , de tomate, puede tomar seis horas; las carnes, usualmente, son curadas o ahumadas.

En casa, uno de sus platillos preferidos es un estofado con sauerkraut , el bigos , denominado también “plato de los cazadores”. “Me preparo el bigos con ciruelas, carne de res, salchicha de res, hongos silvestres; yo me lo como con pan, mantequilla y vodka”, dice Jara. El calor del hogar y de los platillos resguarda del invierno polaco; en Costa Rica, sabe a amistad.

Café Kracovia. Está 50 m al norte de la Facultad de Derecho de la UCR en San Pedro. Tel. 2253-9093. Horario: lunes, de 10:30 a. m. a 9 p. m.; de martes a sábado, abre de las 10:30 a. m. a las 11 p. m. Opa! Café. Opa! Café está ubicado en la torre Sigma Business Center, en Los Yoses, 300 m al norte de Grupo Q. Tel. 2280-0162. Horario: de lunes a viernes, 8 a. m. a 8 p. m.; sábado, de 11 a. m. a 5 p. m.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

La dulce amistad de la cocina polaca

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Fernando Chaves Espinach

fernando.chaves@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Coeditor del suplemento Viva de La Nación. Productor audiovisual y periodista graduado por la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre literatura, artes visuales, cine y música.

Ver comentarios
Regresar a la nota