Entretenimiento

Un cronomegáfono que funcionó por última vez en Costa Rica subastado en 1,2 millones de euros

Actualizado el 07 de junio de 2015 a las 03:20 pm

Entretenimiento

Un cronomegáfono que funcionó por última vez en Costa Rica subastado en 1,2 millones de euros

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El cronomegáfono pesa casi media tonelada. Estuvo en Costa Rica en 1913. (AFP)

Tours, Francia

Un modelo rarísimo del ancestro del cine parlante, el cronomegáfono, inventado por Léon Gaumont en 1902, fue vendido este domingo por 1.240.000 euros en una subasta en Tours (centro de Francia) a un representante de la sociedad Gaumont, según el responsable del remate.

"Es una locura, es el récord mundial, en todas las categorías, de un aparato de cine", comentó Aymeric Rouillac, tras la venta realizada en el castillo de Artigny, cerca de Tours.

Este aparato es "el único que queda íntegramente conservado y con todos sus accesorios: las maletas y su contenido, carteles y 14 'fonoescenas', siete de ellas con discos, y una decena de películas mudas", explicó antes de la venta.

Comprado a comienzos de 1912 por 8.330 francos oro (el equivalente a dos millones de euros actuales), el cronomegáfono estaba tasado en un millón de euros.

Repartido en cuatro maletas con un peso total de unos 450 kg, el ingenio se encontraba hasta ahora en posesión de la familia de su comprador original de Tours, Charles Proust. Éste tenía la ambición en la época hacer fortuna realizando giras por ciudades de México para mostrar sus "fotoescenas". Este modelo funciona con corriente continua de 70, 110 o 220 voltios.

El sonido, registrado en un fonógrafo y amplificado gracias a una bomba de aire, está sincronizado con la imagen de la película por un aparato bautizado "director de orquesta". Sólo se fabricaron en Francia medio centenar de cronomegáfonos, que fueron exportados inmediatamente a Europa, Canadá, Estados Unidos, México, India, Australia y Japón, según el inventor francés Léon Gaumont.

Charles Proust realizó su sueño en México con este cronomegáfono hasta que puso fin a su aventura a causa de la Revolución mexicana. El equipo del primer cine parlante en América Latina partió el 30 de setiembre hacia Cuba y luego a Costa Rica el 7 de marzo de 1913.

Este cronomegáfono fue llevado de regreso a Francia donde quedó guardado en sus cajas hasta su reciente venta, más de un siglo después de sus aventuras latinoamericanas.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Un cronomegáfono que funcionó por última vez en Costa Rica subastado en 1,2 millones de euros

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota