Entretenimiento

Crítica de cine

Tierra e infierno

Actualizado el 22 de septiembre de 2014 a las 12:00 am

Terror en París Torpeza de película

Entretenimiento

Tierra e infierno

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Por su carácter claustrofóbico, parece interesante una película cuya trama es un largo viaje por catacumbas abajo de las calles de París. Su título es Así en la Tierra como en el Infierno (2014), filme dirigido por John Erick Dowdle , quien gusta de rodar dentro del género del terror.

Sin embargo, esta película se va y se va en título y resulta más bien convencional con un tema de horror que, según la publicidad, pretende conectarnos con el rostro de lo infernal en medio del glamour , o sea, París.

Con su trama, el filme resulta enmarañado en conceptos y en sucesos. Así, nunca queda claro qué es lo que mueve a Scarlett, joven y bella investigadora, a caminar por viejos laberintos, extrañas catacumbas y sitios dantescos con tal de encontrar la piedra filosofal en alguna parte.

Bien encarnada por la actriz Perdita Weeks, Scarlett es terca y “embarca” a otros en esa aventura de la que solo ella conoce el sentido. Scarlett se parece a Caronte en las aguas mitológicas, pero sin bote. Ella lleva a su gente por sitios de almas perdidas, monstruos indefinidos y coros extraños.

Todo eso confunde y más con la torpeza de la realización. La película le da cuerpo a su trama con efectismo cada vez más predecible, mientras siguen los coros, como aquel perverso orfeón de ángeles que no le fueron rebeldes ni fieles a Dios, ¿los recuerdan?: Dante habló de ello .

Advertencia. Mientras los “sustos” de la película cada vez asustan menos, mientras las secuencias se parecen cada vez más a las anteriores (como si repitieran el rollo, habríamos dicho antes), Scarlett y los suyos llegan a la temida puerta con advertencia escrita en su dintel: ¡Vosotros los que entráis, abandonad toda esperanza!

Así es: las referencias dantescas siguen sin ton ni son. Uno es quien pierde la esperanza de que la película mejore. Los golpes visuales más bien aburren. Allí, de terror, buen terror, nada de nada.

Con su baja calidad, el filme se copia a sí mismo, sin ningún misterio en lo que pregona su título original: As above, So below , algo así como afirmar que lo ocurre en cualquier estado físico o emocional también ocurre en los demás. Los hermetistas decían: “Como es arriba, es abajo”, alquimia.

En la peli lo infernal se mezcla sin razón alguna con la alquimia y lo dantesco con la piedra filosofal. Nada resulta. La pomada canaria es puro placebo. Lo peor es que el filme está realizado con el timo del “documental recreado”. Esto permite desarticular lo visual a cada momento y marear con la cámara en mano.

El manejo de esta técnica es pésimo en Así en la Tierra como en el Infierno : es ilógico, descuidado, incoherente y el filme se pierde ante su propia estrategia de una cámara que filma los sucesos. ¡Qué torpe! Dado el caso, lo más torpe sería recomendar esta película. ¡Para nada!

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Tierra e infierno

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

William Venegas

Crítico de cine y teatro

Filólogo y educador. También estudió Teatro, Estética, Historia del Arte, Filosofía del Arte y Semiótica para hacer lo que quería: crítico de cine y teatro. Fue profesor de Literatura y Apreciación Cinematográfica en la UNA. Escribe para La Nación desde 1991.

Ver comentarios
Regresar a la nota