Entretenimiento

Pincelada del concierto

Steel Pulse, ¡onda rasta hasta morir!

Actualizado el 30 de junio de 2013 a las 12:00 am

Encanto puro Ayer por la madrugada, en el club Vértigo, el grupo británico sedujo en una mágica y auténtica tertulia de reggae roots

Entretenimiento

Steel Pulse, ¡onda rasta hasta morir!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Steel Pulse en Costa Rica (Olman Hernández)

Dreadlocks gruesos y con historia, ¿qué no contaría esa cabellera? David Hinds, voz de la banda británica Steel Pulse, salta al escenario, sonríe con herencia caribeña y la fiesta simplemente se desborda. ¡Llegó el reggae desde el Viejo Continente!

¡Qué figura!  David Hinds, sus    dreadlocks  y su muy llamativo atuendo. Así lució la voz de Steel Pulse, en un concierto de madrugada que llenó todas las expectativas de  sus fieles fanáticos.  Olman Hernández
ampliar
¡Qué figura! David Hinds, sus dreadlocks y su muy llamativo atuendo. Así lució la voz de Steel Pulse, en un concierto de madrugada que llenó todas las expectativas de sus fieles fanáticos. Olman Hernández

Ayer por la madrugada, en el club Vértigo, Steel Pulse brindó una velada con todos los ingredientes rasta: denuncia negra, baile ‘matizado’ y todo el sentimiento que proyecta el género.

A la 1 a. m, luego de aproximadamente una hora de retraso, los fans que abarrotaron Vértigo pudieron ver, al fin, a Hinds y sus secuaces. Arrancaron su fiesta con el tema Worth His Weight in Gold , tema que se desprende de uno de sus discos emblema, True Democracy .

Los ánimos apenas se prendían cuando las notas de una vieja, pero conocida lírica inundaron de sentimiento a la audiencia: era Roller Skates . El tema, tan rico en mensaje social como en calidad sonoro, unió en un solo coro a quienes gozaron ayer en el club josefino.

La buena vibra continuó, los veteranos músicos lograron mantener más que despiertos a los fans, brindando una cantidad incontenible de éxitos de las décadas de los ochenta y noventa.

Piezas como Chant a Psalm , Bodyguard , Blues Dance Raid y Steppin Out recordaron a los ticos la trayectoria del grupo, quienes entre otros premios ganaron un premio Grammy en la categoría mejor álbum de reggae , con Babylon the Bandit (1986).

La gente quería más, entre el público se escuchaban las peticiones de un sin número de canciones muy bien conocidas.

Sin embargo, Steel Pulse tenía otra idea y dejó en claro que vino al país a entregar nuevas pruebas de su arte; es decir, nuevas piezas.

Steel Pulse  no solo es Hinds. Durante lapsos del   show ,  el bajista, el guitarrista y el tecladista  del grupo se convirtieron en el centro de atención.  Olman Hernández
ampliar
Steel Pulse no solo es Hinds. Durante lapsos del show , el bajista, el guitarrista y el tecladista del grupo se convirtieron en el centro de atención. Olman Hernández

Combinaciones de reggae , rap y dub anestesiaron las ansias de los incansables fans, quienes bailaron en un ambiente tan natural como el relajante humo que los rodeaba. Así aplaudieron, cantaron y bailaron sin signos de querer detenerse.

El concierto terminó luego de casi dos horas de fuerte reggae . Al final del show, los músicos se acercaron a los fans para conversar y tomarse fotos junto a ellos.

Aunque Steel Pulse dejó por fuera algunas de sus piezas más populares, para los rastas europeos no hubo reproches, solo empatía.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Steel Pulse, ¡onda rasta hasta morir!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Alexánder Sánchez

asanchez@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Periodista del suplemento Viva de La Nación. Bachiller en Periodismo de la Universidad de Costa Rica. Su formación académica la complementó con trabajos estudiantiles en medios de comunicación universitarios.

Ver comentarios
Regresar a la nota