Entretenimiento

Crítica de cine de Pixels: ‘sosomanía’

Actualizado el 29 de julio de 2015 a las 12:00 am

Donkey Kong y Pacman, entre otros, sin quererlo, atacan a la Tierra

Entretenimiento

Crítica de cine de Pixels: ‘sosomanía’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La flamante Real Academia de nuestra lengua castellana prefiere el uso de la voz píxel (con tilde; plural: píxeles) por razones etimológicas y, por eso, usaré esa voz en la traducción al español de la película titulada en inglés Pixels (2015) , dirigida por Chris Columbus.

Desaprovechada. El género fantástico fue insuficiente.  Columbia Pictures para LN.
ampliar
Desaprovechada. El género fantástico fue insuficiente. Columbia Pictures para LN.

Dicho filme nos refiere a tiempos del Atari (la marca impuso el nombre), por los años 70 y 80, cuando el concepto “arcade” devino en término genérico para máquinas de videojuegos.

Algunos personajes son icónicos de esa época: Donkey Kong, Breakout, Out-Run (el descapotable con la mujer rubia de acompañante) y Pacman, entre otros. Todo ello es rememorado por la película en cuestión.

La trama unificadora se desarrolla a partir de unos extraterrestres, quienes reciben señales de guerra. Bueno, eso es lo que ellos interpretan; más bien, las señales son de los mentados juegos “arcade” (no confundir con árcade –con tilde- gentilicio de la Arcadia griega).

Con dichos juegos, como modelos de asalto, así es la invasión a la Tierra. Esto se basa en el brevísimo y homónimo corto francés del director Patrick Jean, del 2010, cuando la ciudad de Nueva York es “pixeleada” en un ataque.

El largometraje de hoy comienza bien, la verdad que sí, dentro del estilo mejorcito de Chris Columbus; así, hasta que aparece el pésimo actor Adam Sandler, como las vacas, con fingida y tonta cara de “yo no fui”.

Sandler encarna a un personaje llamado Sam, diestro en juegos de consola, quien dirige la resistencia a la invasión alienígena. Por dicha, Sam necesita de un aliado y este papel le fue dado a un actor inteligente: el conocido y admirado Peter Dinklage (sí, el de Juego de tronos ).

Dinklage evita que esta película sea peor que el hundimiento del Titanic, por el paladar con que asume su personaje y por la entereza cómica con que nos lo revierte. Cada secuencia con Peter Dinklage es secuencia salvada.

Igual, podemos darle méritos al actor Josh Gad, aunque desperdicia algunas buenas secuencias por su tendencia a sobreactuar, sin que nadie le ponga control alguno a su exceso cómico.

Chris Columbus hizo lo suyo al principio del filme. Después, él es solo un director al servicio de Sandler, quien manda en el desafortunado desarrollo del argumento, llevado con todo el narcisismo sandleriano del caso.

PUBLICIDAD

Incluso, el muy predecible romance entre Sam y la guapa heroína del caso, encarnada de manera fría por la actriz Michelle Monaghan, resulta nada creíble por culpa de las poses de cartón del señor Sandler.

Podemos aceptar que los personajes emblemáticos de los juegos mentados están bien metidos en el desarrollo del filme, para luego aclarar que estamos ante un filme tan soso o más que su propio actor principal.

Píxeles cansa con sus repetidos efectos especiales, agota cuando su ritmo no tiene pausa ni compás, aburre con sus escenas sin acción y falla como cine “retro”. Sus chistes no es que no se entiendan por “agringados”, es que no tienen mayor gracia.

Lo mejor es comprobar que el crítico argentino Carlos Schilling tiene razón cuando escribió: “Peter Dinklage, cuyo talento actoral es inversamente proporcional al tamaño de su cuerpo.”.

CRÍTICA DE cine

‘Píxeles’ Calificación: Dos estrellas

EE.UU.2015

GÉNERO:FANTÁSTICO

DIRECCIÓN:Chris Columbus

ELENCO:Adam Sandler, Michelle Monaghan.

DURACIÓN:105 Minutos

CINES:CCM Cinemas, Cinépolis, Cinemark, Nova, Citi cinemas

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Crítica de cine de Pixels: ‘sosomanía’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

William Venegas

Crítico de cine y teatro

Filólogo y educador. También estudió Teatro, Estética, Historia del Arte, Filosofía del Arte y Semiótica para hacer lo que quería: crítico de cine y teatro. Fue profesor de Literatura y Apreciación Cinematográfica en la UNA. Escribe para La Nación desde 1991.

Ver comentarios
Regresar a la nota