| Aniversario de un crack de la pantalla

Robert de Niro, el camaleón de Hollywood, llegó a las siete décadas

Uno de los grandes Sin señales de retiro, el 17 agosto cumplió años una de las leyendas vivas de la actuación estadounidense

Últimas noticias

Brian de Palma fue su mentor, Francis Ford Coppola su catapulta y Martin Scorsese su padrino cinematográfico. Robert de Niro fue, sin duda, la estrella de ese trío de cineastas y el actor se aprovechó muy bien de su refinado estatus.

1980. | EN LA PIEL DEL BOXEADOR,   JAKE LA MOTTA, DE NIRO LOGRA SU ÚNICO ÓSCAR A MEJOR ACTOR PRINCIPAL. HABLAMOS DEL FILME   TORO SALVAJE , DE  MARTIN SCORSESE.
1980. | EN LA PIEL DEL BOXEADOR, JAKE LA MOTTA, DE NIRO LOGRA SU ÚNICO ÓSCAR A MEJOR ACTOR PRINCIPAL. HABLAMOS DEL FILME TORO SALVAJE , DE MARTIN SCORSESE. ampliar

De Niro, actor de origen neoyorquino, simplemente revolucionó Hollywood cuando su star system estaba en punto muerto.

Lejos de aquellos tiempos en los que se ganó el título de leyenda, pero con una vigencia que no vislumbra por ningún lado el retiro, el pasado 17 de agosto Robert De Niro cumplió 70 años de edad, de los cuales 50 los ha dedicado a ser un camaleón de la pantalla grande.

Personajes como Travis Bickle, en Taxi Driver (1976), el veterano de guerra en el El cazador (1978) y el mítico Jack La Motta, en Toro Salvaje (1980), conforman la mejor muestra de lo que fue su mayor aporte al cine: personajes violentos y atormentados con los que se comprometía hasta el tuétano.

Para esculpir a Travis, De Niro trabajó tres meses como taxista en Nueva York, en Toro Salvaje ganó casi 30 kilos para meterse en la piel del boxeador y, en El Padrino II (1974), vivió en Sicilia para aprender italiano, pero con el acento que requería su Vito Corleone.

“Era un actor camaleónico, tenía una capacidad increíble para hacer diversos personajes sin que ninguna se pareciera a otro. Sus papeles eran intensos”, opinó Erick Fallas, crítico de cine.

Dos de esos papeles le valieron a De Niro los dos premios Óscar que ha ganado en su carrera –mejor actor de reparto por El Padrino II, y mejor actor principal por Toro Salvaje –. En ese instante, el star system había esculpido su nueva joya.

“El fue parte de un relevo generacional del que se esperaba mucho, pues otras grandes estrellas ya habían cumplido su rol y escaseaban los referentes. Él y otros actores, tales como Dustin Hoffman, sacaron la cara”, agregó Fallas.

Luego de tocar la gloria, en el filme El rey de la comedia (1982), fue la primera vez que De Niro demostró sus dotes para hacer reír, pero también fue en la época en que se perfiló para uno de su papeles más oscuros: el de Al Capone en Los intocables de Eliot Ness (1987).

En los años 90 siguió acumulando reconocimientos. De Niro se hizo grande en papeles como el mafioso Jimmy Conway, en Uno de los nuestros (1990), el catatónico paciente de Robin Williams en Despertares (1990) y el vengativo Max Cady de El cabo del miedo (1991).

Por esos años también se estrenó en la dirección de cine, una hasta ahora breve carrera que empezó con Una historia del Bronx (1993). Luego continuó con El buen pastor (2006), un proyecto del que varias veces anunció secuelas, pero que hasta ahora nunca han visto la luz.

Cambio de hábito. Nadie lo hubiera imaginado, pero los atentados del 11 de setiembre del 2001 y el cambio de siglo, cambiaron la vida actoral de De Niro.

En esa época, el actor se volcó a la creación del Festival de Cine de Tribeca, con el objetivo de tratar de revitalizar el sur de Manhattan. Su programa ofrece a los asistentes una gran variedad de filmes independientes, incluyendo documentales, cortometrajes y largometrajes narrativos, y películas aptas para toda la familia.

La necesidad de fondos para financiar el proyecto le empujó a embarcarse en una serie de proyectos no siempre de calidad.

Fue así como De Niro se convirtió en el suegro insoportable de Ben Stiller en Meet the Parents (2000), y sus secuelas, Meet the Fockers (2004) y Little Fockers (2010).

Además, De Niro firmó trabajos mucho más cuestionados profesionalmente, como Las aventuras de Rocky y Bullwinkle (2000) o Showtime (2002), entre otros más .

En los últimos tiempos, el otrora ‘toro salvaje’ dejó patente su predilección por las comedias, y con una de las más recientes, Los juegos del destino ( Silver Linings Playbook , 2012), volvió a las candidaturas de los Óscar. Punto a favor.

Por ese filme, en el que encarnó al histérico padre de un joven con transtorno bipolar (interpretado por Bradley Cooper), fue nomimado a mejor actor de reparto, contienda que finalmente perdió ante Christoph Waltz, por Django desencadenado (2012).

“En pantalla grande, De Niro no ha estado tan vivo y emocionalmente tan involucrado en años”, dijo tras ver ese filme David Rooney , de The Hollywood Reporter.

Sin embargo, para Fallas, desde hace unos 15 años, De Niro solo “cumple, pero no ha hecho ningún papel que lo rete”.

“No es que actualmente De Niro sea mal actor, es que simplemente dejó de sorprendernos”, agregó el especialista tico.

Futuro. Será comedia también la que De Niro estrenará este año, de la mano de Luc Besson y con Michelle Pfeiffer como esposa. El filme se llamará The Family , en la que interpretará al líder paterno de un clan de delicuentes.

2012. | LUEGO DE  COMEDIA   MEET THE PARENTS  Y SUS SECUELAS, DE NIRO ACTÚA EN    LOS JUEGOS DEL DESTINO , CINTA DONDE  LOGRA SU MÁS RECIENTE NOMINACIÓN A UN ÓSCAR DE REPARTO.
2012. | LUEGO DE COMEDIA MEET THE PARENTS Y SUS SECUELAS, DE NIRO ACTÚA EN LOS JUEGOS DEL DESTINO , CINTA DONDE LOGRA SU MÁS RECIENTE NOMINACIÓN A UN ÓSCAR DE REPARTO. ampliar

En el 2014 estrenará Last Vegas , filme que lo reunirá con Morgan Freeman y Michael Douglas.

Otros proyectos lo pondrán otra vez en el ring , pues volverá al boxeo en Grudge Match , junto a Silvester Stallone, y compartirá créditos por cuarta vez con Meryl Streep en The Good House .

Sin embargo, uno de los proyectos que más interés despierta entre sus fanáticos es el que prepara para el canal de televisión HBO. Allí, De Niro retratara la vida del exfinanciero Bernard Madoff, condenado a 150 años de cárcel por la mayor estafa de la historia.

La larga lista de proyectos deja claro que el neoyorquino no tiene intención de parar, no importan los resultados, al fin y al cabo ya es leyenda y eso nadie se lo quita.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Nación: Robert de Niro, el camaleón de Hollywood, llegó a las siete décadas